Te amo y te lo de­mues­tro

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro

Va­lo­ra­mos lo que he­mos per­di­do y ya no po­de­mos go­zar. Llo­ra­mos a los que se han ido o re­ne­ga­mos la pér­di­da de las mis­mas co­sas que an­tes no va­lo­rá­ba­mos. Es la ma­nía de los hu­ma­nos en­ten­der el va­lor de las per­so­nas y de las co­sas cuan­do se han ido o aca­ba­do. Es en­ton­ces cuan­do nos la­men­ta­mos y re­co­no­ce­mos to­das las bon­da­des de esa reali­dad. Do­lo­ro­sa­men­te la ru­ti­na nos lle­va a acos­tum­brar­nos a las per­so­nas y a las co­sas que es­tán en nues­tra vi­da y co­rre­mos el ries­go de creer que no son im­por­tan­tes. Só­lo cuan­do ex­pe­ri­men­ta­mos su au­sen­cia y no nos da­mos cuen­ta to­do lo que nos apor­ta­ban va­lo­ra­mos su ser. Eso no nos pue­de se­guir más. No po­de­mos llo­rar en las sa­las de ve­la­ción a las per­so­nas que a dia­rio ig­no­rá­ba­mos y tra­ta­mos con in­di­fe­ren­cia. Por eso hoy te quie­ro in­vi­tar a to­mar la de­ci­sión de ha­cer­le sen­tir a esas per­so­nas que es­tán a tu la­do lo im­por­tan­te y va­lio­sa que son pa­ra ti, no es­pe­res que una en­fer­me­dad o la muer­te te pon­gan an­te su au­sen­cia. Va­rias ac­ti­tu­des a te­ner pre­sen­te:

1- ES­TAR ATEN­TO A ES­TAS PER­SO­NAS. Ha­cer­les sen­tir que lo que di­cen y ha­cen es va­lio­so pa­ra ti y por eso le de­di­cas to­da tu aten­ción. No de­jes que las ur­gen­cias de la vi­da te lle­ven a es­tar des­pis­ta­do en las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les, y cen­trar tu aten­ción en lo que no es fun­da­men­tal pa­ra la vi­da.

2- DEDÍCALE TIEM­PO Y MUÉSTRALES QUE SON PRIO­RI­DAD PA­RA TI. Es in­cohe­ren­te de­cir que al­guien es fun­da­men­tal en tu vi­da y de­di­car­le lo que te so­bra de tiem­po. Esas per­so­nas tie­nen que ser prio­ri­dad en tu agen­da y sa­ber que los mi­nu­tos que con ellos se com­par­tan son más pro­duc­ti­vos que los que se de­di­can a la tec­no­lo­gía y a la pro­duc­ción ma­te­rial.

3- EX­PRE­SAR TO­DO EL AFEC­TO QUE SE TIE­NE POR ELLOS. Hay que to­car­los, abra­zar­los, be­sar­los, de­cir­le lo va­lio­so que son. No ten­ga­mos mie­do a ex­pre­sar que son fun­da­men­ta­les en nues­tra vi­da y que los que­re­mos con to­da las fuer­zas del al­ma.

4- ENTENDAMOS QUE ES­TAR EN CON­TAC­TO NO REEMPLAZA LOS EN­CUEN­TROS. Una de las tram­pas de la nue­va tec­no­lo­gía en la co­mu­ni­ca­ción es que nos ha he­cho creer que po­der “wha­sa­pear”, leer­los en Fa­ce­book con las per­so­nas que amas reemplaza el en­cuen­tro, el abra­zo, el mi­rar­nos a los ojos. No re­ne­gue­mos de la tec­no­lo­gía pe­ro no crea­mos que bas­ta con ella pa­ra vi­vir unas bue­nas re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les. No hay com­pa­ra­ción en­tre un abra­zo y un men­sa­je en las re­des so­cia­les.

Na­da pue­de rem­pla­zar las ter­tu­lias en las que re­pe­ti­mos las mis­mas co­sas y nos vol­ve­mos a di­ver­tir con los mis­mos chis­tes. Los abra­zos nos for­ta­le­cen y nos dan las ener­gías que ne­ce­si­ta­mos pa­ra se­guir ade­lan­te. Sen­tir la mi­ra­da y la ter­nu­ra de las per­so­nas que ama­mos nos ha­ce con­fiar más en no­so­tros y nos ge­ne­ra el con­tex­to de con­fian­za pa­ra se­guir ac­tuan­do. La vi­da es­tá sos­te­ni­da por esos de­ta­lles que pa­re­cen in­sig­ni­fi­can­tes pe­ro son su­bli­mes por­que nos ali­men­tan el al­ma y así nos pre­pa­ran pa­ra vi­vir fe­li­ces. Me gus­ta ce­le­brar los días con las per­so­nas que amo y no es­pe­rar los cumpleaños que son tan dis­tan­tes. Me emo­cio­na sen­tir­me va­lo­ra­do y ama­do por esas per­so­nas que no tie­nen tí­tu­los de la reale­za, ni son los más adi­ne­ra­dos pe­ro son los que me aman y va­lo­ran en la sen­ci­llez de las re­la­cio­nes. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.