Raai­da Man­naa Co­mu­ni­ca­do­ra so­cial

La ba­rran­qui­lle­ra de 31 años es co­fun­da­do­ra y CEO de So­cial­baq, una com­pa­ñía mo­de­lo en el Ca­ri­be co­lom­biano.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Sa­ra Hernández C. FO­TOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

ARaai­da Man­naa le cues­ta ex­pli­car lo que ha­ce cuan­do la gen­te le pre­gun­ta. “A mí me en­can­ta­ría de­cir­te que trabajo en un ban­co, pe­ro no, en ese com­pli­que de mi la­bor es­tá el sa­bor de lo que ha­go”, ex­pli­ca. Ella pro­vie­ne de va­rias cul­tu­ras, tie­ne un es­pí­ri­tu in­quie­to, es per­sis­ten­te y sa­be cómo em­plear­lo.

La co­mu­ni­ca­do­ra so­cial y pe­rio­dis­ta tra­ba­ja hoy en Ba­rran­qui­lla, ma­ña­na des­de cual­quier par­te del mun­do. Hoy es­tá con una em­pre­sa y otro día con una ONG. Lo de ella es via­jar, co­no­cer per­so­nas, ase­so­rar pa­ra dar pa­so a la crea­ción o, de ma­ne­ra más exac­ta, pro­mo­ver la in­no­va­ción a tra­vés de los pro­ce­sos de di­se­ño en los seres humanos.

Así na­ció So­cial­baq, co­mo una idea que ges­tó jun­to al tam­bién barranquil­lero Ma­rio Va­rón, des­de ha­ce dos años. “Con él tra­ba­jé en me­to­do­lo­gías de di­se­ños pa­ra seres humanos. Le di­je que te­nía al­go pen­dien­te con Ba­rran­qui­lla y aun­que es­ta­ba aquí, sen­tía que no era así. Él me di­jo que sen­tía al­go si­mi­lar. Que­ría­mos re­tri­buir­le a la ciu­dad lo que ha­bía­mos apren­di­do”, ano­ta.

Pro­duc­to de sus an­te­rio­res ro­les ella es­tu­vo via­jan­do por el mun­do y gra­cias a eso, ella ha po­di­do ha­cer con­tac­tos en mu­chas par­tes que So­cial­baq po­ne a dis­po­si­ción de los em­pren­de­do­res.

Hoy tie­nen tres lí­neas de trabajo, for­ma­ción, fa­ci­li­ta­ción y fo­men­ta­ción. En la pri­me­ra lí­nea ayu­dan a gru­pos de em­pre­sas, ONG’S o gru­pos de uni­ver­si­da­des a desa­rro­llar ha­bi­li­da­des y des­cu­brir su po­ten­cial crea­ti­vo. La se­gun­da es con pro­ce­sos de con­sul­to­ría y con la ter­ce­ra le re­tri­bu­ye a La Are­no­sa. “Nos con­so­li­da­mos co­mo em­pre­sa so­cial por­que uti­li­za­mos el co­no­ci­mien­to y los re­cur­sos que te­ne­mos pa­ra apo­yar em­pren­de­do­res que quie­ren im­pac­tar so­cial­men­te. Los ca­pa­ci­ta­mos en sus pro­yec­tos, los apo­ya­mos y les ser­vi­mos de men­to­res”, cuen­ta Raai­da. Es­to sin nin­gún cos­to.

EN LO QUE ES­TÁ SO­CIAL­BAQ. Cuen­tan con el res­pal­do de otras en­ti­da­des co­mo la Cá­ma­ra de Co­mer­cio y las uni­ver­si­da­des. “Ellos va­li­dan lo que ha­ce­mos, lo que tie­ne un va­lor cla­ve”.

En Ba­rran­qui­lla han apo­ya­do al­re­de­dor de 20 pro­yec­tos de em­pren­di­mien­to en te­mas de for­ma­ción y tam­bién a rea­li­zar las co­ne­xio­nes ne­ce­sa­rias con in­ver­sio­nis­tas pa­ra apo­yar su cre­ci­mien­to. Ade­más, en su lis­ta­do in­clu­yen más de 15 pro­yec­tos in­ter­na­cio­na­les en con­sul­to­rías

y han for­ma­do a más de 20.000 per­so­nas en paí­ses co­mo Mé­xi­co, Pa­na­má, Es­ta­dos Uni­dos, Ita­lia, Ru­ma­nia y Gre­cia.

“No­so­tros cree­mos que hay una ma­ne­ra de re­plan­tear las co­sas que uno ha­ce, re­co­no­cer­las, re­di­se­ñar­las siem­pre pen­san­do en que nues­tros usua­rios son seres humanos”, ex­pli­ca so­bre la la­bor que ha­ce en so­cial­baq.

ASÍ DES­CU­BRIÓ SU LA­BOR. Ella siem­pre ha te­ni­do la fiel con­vic­ción de que cual­quier co­sa que ha­ga al­guien de­be ha­cer­la bus­can­do un im­pac­to. Por eso Raai­da sa­be dón­de pi­sar y dón­de pro­yec­tar sus pa­sos.

No siem­pre tu­vo es­te cam­po de ac­ción, en al­gún mo­men­to fue pe­rio­dis­ta. De sus an­te­rio­res ro­les ella des­ta­ca dos áreas: la co­mu­ni­ca­ción pa­ra el im­pac­to so­cial y los pro­ce­sos de in­no­va­ción cen­tra­dos en seres humanos. “Es ver la co­mu­ni­ca­ción co­mo una he­rra­mien­ta pa­ra in­no­var, co­nec­tar y re­fle­jar”.

Raai­da tra­ba­jó un par de años en pro­ce­sos de in­ter­na­cio­na­li­za­ción en la Uni­ver­si­dad del Nor­te mien­tras cul­mi­nó sus es­tu­dios. Lue­go se ga­nó la be­ca Jó­ve­nes Lí­de­res Ibe­roa­me­ri­ca­nos. “Por to­das las cul­tu­ras que me ro­dean siem­pre he si­do mul­ti­cul­tu­ral y es­ta fue la pri­me­ra opor­tu­ni­dad de en­ten­der que co­mo ba­rran­qui­lle­ros te­ne­mos la mi­sión de ex­por­tar lo que ha­ce­mos”.

Después ga­nó otra be­ca en pe­rio­dis­mo con el dia­rio El Mun­do, es­ta vez en la Uni­ver­si­dad San Pa­blo Ceo, en Es­pa­ña. Vol­vió a Ba­rran­qui­lla con la con­vic­ción de que lo su­yo era el pe­rio­dis­mo y lue­go cam­bió de pa­re­cer. “En­tré en una de esas cri­sis, no sa­bía lo que ha­cía, sa­bía que la pren­sa era im­por­tan­te pe­ro des­co­no­cía has­ta qué pun­to po­día per­mi­tir­me ex­plo­rar el im­pac­to so­cial y de­ci­dí pa­rar to­do”.

Así es ella, una mu­jer de de­ci­sio­nes, pa­ra quien ser ca­ri­be es ar­mar­se de los pe­da­zos, cons­truir­se a par­tir de la di­ver­si­dad, co­no­cer­se y re­co­no­cer­se a tra­vés de las di­fe­ren­cias y ex­por­tar­las. Así pa­só en su ca­so. Hoy bus­ca que las ideas que im­pul­sa se ges­ten y evo­lu­cio­nen, pe­ro, aho­ra, des­de La Are­no­sa pa­ra el mun­do. GC

Raai­da pro­vie­ne de una mez­cla de pa­rien­tes ará­bes, bra­si­le­ros y es co­lom­bia­na, lo que fue “un com­pli­que” cuan­do pe­que­ña, hoy es su “me­jor arma”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.