“Pa­ra ser ac­tor y presentado­r hay que sa­ber es­cu­char”: Ma­rio Es­pi­tia

El barranquil­lero ha­bla so­bre su pri­me­ra apa­ri­ción en ci­ne y to­do lo que ha vi­vi­do en su ca­rre­ra. Mien­tras va­ca­cio­na en su ciu­dad, re­cuer­da sus días de des­em­plea­do, sin des­co­no­cer que nun­ca ha re­ci­bi­do al­go a des­tiem­po.

Gente Caribe - - Sin Photoshop - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do FO­TOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les MA­QUI­LLA­JE Kelly Camacho LOCACIÓN Ju­nior Gó­mez

Ma­rio Es­pi­tia vi­ve en Bo­go­tá de­bi­do a sus pro­yec­tos la­bo­ra­les co­mo ac­tor y presentado­r, pe­ro no de­ja de sen­tir­se ena­mo­ra­do del Ca­ri­be co­lom­biano, de sus raí­ces, su fa­mi­lia y Dios, ese que lo ha ayu­da­do a en­fo­car­se y “en­de­re­zar” su vi­da.

En Co­lom­bia su fa­ce­ta co­mo presentado­r se le co­no­ció en La fi­la del ca­nal Ca­ra­col y en el pro­gra­ma de en­tre­vis­tas Lo úl­ti­mo del día, emi­ti­do por el ca­nal Tr3ce. Co­mo ac­tor se le re­cuer­da por su par­ti­ci­pa­ción en te­le­no­ve­las co­mo Oye bo­ni­ta, Tie­rra de can­to­res, Ra­fael Oroz­co, el ído­lo, y Si­nú, río de pa­sio­nes. Re­cien­te­men­te es­tu­vo en el elen­co de la pe­lí­cu­la Ex­pa­triot y la co­me­dia de Te­le­mun­do La fan.

Mien­tras va­ca­cio­na en su ciu­dad na- tal, el barranquil­lero ha­bla con Gen­te Ca­ri­be so­bre lo que ha si­do su tra­yec­to­ria la­bo­ral y có­mo es­tá su si­tua­ción sen­ti­men­tal.

¿En qué mo­men­to sur­gió el P gus­to por el Pe­rio­dis­mo? R An­tes de em­pe­zar a es­tu­diar Co­mu­ni­ca­ción So­cial y Pe­rio­dis­mo en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, yo te­nía

pen­sa­do es­tu­diar Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les, pe­ro es­ta­ba in­de­ci­so. Me de­ci­dí gra­cias a una tía que me su­gi­rió Pe­rio­dis­mo y Me­dios Au­dio­vi­sua­les, pues ella veía en mí po­ten­cial pa­ra te­ner con­tac­to di­rec­to con la gen­te. Cuan­do co­mien­zo a es­tu­diar­la me en­cuen­tro con que no era sen­ci­llo co­mo mu­chos de­cían y que era real­men­te apa­sio­nan­te.

¿Có­mo fue­ron esos pi­ni­tos en la P pre­sen­ta­ción? R Yo em­pe­cé en el ca­nal lo­cal por ca­ble, Te­le­ba­rran­qui­lla, en un pro­gra­ma don­de no ga­na­ba ni un pe­so, pe­ro me for­mó. Es­te era en di­rec­to to­dos los días y gra­bá­ba­mos con una cá­ma­ra. Ahí apren­dí a im­pro­vi­sar, a sa­ber ma­ne­jar el ver­bo, a en­ten­der que al prin­ci­pio uno tra­ba­ja por amor al ar­te, a go­zar­me ca­da co­sa mí­ni­ma y ha­cer que lo más pe­que­ño fue­ra gran­de, con el fin de que la gen­te se co­mie­ra el cuen­to.

¿Y la ac­tua­ción có­mo lle­gó? P R Cuan­do cum­plí 19 años en­tré a par­ti­ci­par en el reality Desafío 2014, lue­go re­gre­sé a Ba­rran­qui­lla a cul­mi­nar mi ca­rre­ra pro­fe­sio­nal y tu­ve la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar Ar­tes Dra­má­ti­cas en la es­cue­la que te­nía el ca­nal Ca­ra­col. De ahí sal­té a la te­le­vi­sión y em­pe­cé en Oye bo­ni­ta y pa­sé a la se­rie Tie­rra de can­to­res. Des­pués me que­dé sin tra­ba­jo du­ran­te un año y me­dio, an­tes del pa­pel de an­ta­go­nis­ta en Ra­fael Oroz­co, el ído­lo y de par­ti­ci­par en la co­me­dia La sue­gra y en Si­nú, río de pa­sio­nes.

¿Có­mo fue el tiem­po en el que P los pro­yec­tos no sur­gían? R Fue du­rí­si­mo. Yo me pre­sen­ta­ba en va­rios cas­tings, pe­ro las co­sas no sa­lían y yo le pre­gun­ta­ba a Dios ¿qué era lo que pa­sa­ba? Se­guía en Bo­go­tá, bus­can­do y en úl­ti­mas me le me­dí a tra­ba­jar en lo que fue­ra, por­que de­bía sub­sis­tir en la ca­pi­tal. Si ha­bía una pro­duc­ción de fo­tos, yo me le me­día a tra­ba­jar ayu­dan­do. Recuerdo que una vez me to­có ma­ne­jar la ca­mio­ne­ta de la gen­te de pro­duc­ción pa­ra po­der pa­gar el arrien­do. Des­pués, Dios me dio la res­pues­ta y em­pe­cé a sol­tar co­sas co­mo cam­biar de re­pre­sen­tan­te y dar­le fin a una re­la- ción que te­nía. Me que­dé so­lo pa­ra en­ten­der el apren­di­za­je de ese mo­men­to y me en­con­tré con mi mánager ac­tual que me aga­rró fuer­te y me di­jo: “yo te creo”. Ahí empezaron a llo­ver los sís.

¿Qué pa­só real­men­te con el proP gra­ma ‘La fi­la’? R El pro­gra­ma fi­na­li­zó al cum­plir un año y me­dio por­que era el tiem­po es­ti­pu­la­do pa­ra du­rar al ai­re. Los ru­mo­res que sur­gie­ron por­que no te­nía ra­ting son fal­sos, el pro­gra­ma de los sá­ba­dos en la tar­de era es­te por ser del pue­blo.

¿Qué tal la ex­pe­rien­cia en el P pro­gra­ma ‘Lo úl­ti­mo del día’? R Es­te fue un pro­yec­to con el que siem­pre so­ñé, lo es­cri­bí y se lo sus­ten­té al ge­ren­te del ca­nal y me dio el sí. Fi­nal­men­te lo­gré ha­cer­lo to­dos los sá­ba­dos y si­mul­tá­neo a es­to gra­ba­ba La sue­gra y el pro­gra­ma La fi­la, su plus era que so­la­men­te es­cu­chá­ba­mos a los in­vi­ta­dos. En es­te ma­ne­ja­ba un mor­bo es­con­di­do, por­que los ar­tis­tas cuan­do asis­ten a las en­tre­vis­tas, los je­fes de pren­sa lle­gan y le ad­vier­ten a uno que no van a ha­blar de dis­tin­tos te­mas, pe­ro al fi­nal ellos ter­mi­nan ha­blan­do. Fue­ron en to­tal 99 his­to­rias rea­li­za­das en tea­tros de Bo­go­tá, sin pú­bli­co. Te cuen­to que to­da la gen­te que en­tre­vis­té du­ran­te tres años me agra­de­ció el he­cho de que los su­pe es­cu­char.

Y aho­ra lle­gó al ci­ne... P R Sí, cuan­do me lla­ma­ron pa­ra la au­di­ción de la pe­lí­cu­la Ex­pa­triot, es­ta­ba un po­co asus­ta­do por­que mi in­glés no es per­fec­to, le fal­ta el ‘pe­li­to pa’ la mo­ña’, pe­ro me la ga­né, es­to pa­ra mí fue co­mo ga­nar­me un pre­mio Ós­car, por­que se­ría mi pri­me­ra apa­ri­ción en la pan­ta­lla gran­de, to­do ac­tor sue­ña con ha­cer ci­ne. En ese mo­men­to man­da­mos una au­di­ción pa­ra Te­le­mun­do y que­dé. Aquí el pro­ble­ma era la vi­sa, pe­ro pu­se to­do en ma­nos de Dios y di­je que si me te­nía que ir, pues lo ha­cía pa­ra sem­brar en otra tie­rra. Pa­ra mi sor­pre­sa, la vi­sa de tra­ba­jo me sa­lió en 15 días y me fui a Mia­mi, to­do fue rá­pi­do. Hi­ce una co­me­dia ma­ra­vi­llo­sa, lla­ma­da La fan, el per­so­na­je fue co­mo una bo­la e’ tra­po que se con­vir­tió en un ba­lón de fút­bol pro­fe­sio­nal, ya que lo­gra­mos co­ger­lo y ha­cer al­go be­llí­si­mo.

¿Qué ha apren­di­do has­ta el P mo­men­to? R El tiem­po en el que es­tu­ve des­em­plea­do me sir­vió pa­ra ser buen ad­mi­nis­tra­dor de lo que Dios me ha da­do, a amar mi tra­ba­jo, a no que­jar­me por más jor­na­das que ten­ga y a que si se quie­re ser ac­tor y pe­rio­dis­ta, es fun­da­men­tal sa­ber es­cu­char. Ade­más, agra­dez­co a Dios que en mi ca­rre­ra nun­ca he re­ci­bi­do al­go a des­tiem­po.

Fi­nal­men­te, ¿có­mo an­da su P si­tua­ción sen­ti­men­tal? R Es­toy sol­te­ro y tran­qui­lo. La ver­dad es muy di­fí­cil sos­te­ner una re­la­ción por es­ta pro­fe­sión. La dis­tan­cia com­pli­ca las co­sas. Te­nía una re­la­ción ma­ra­vi­llo­sa, pe­ro lle­gó a su fin por eso. GC

SU CREEN­CIA... “No val­go un pe­so si no cuen­to con Dios. Pa­ra mí Él es una per­so­na, por­que lo sien­to cer­ca de mí”. SO­BRE ÉL... “Ten­go mu­cho mor­bo, por­que me en­can­ta sa­ber to­do, aun­que de­mues­tro que no es así”.

Con su jo­co­si­dad y pi­car­día, Ma­rio Es­pi­tia po­sa an­te el atar­de­cer que cae en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

El barranquil­lero ama el Ca­ri­be co­lom­biano, por lo que siem­pre dis­fru­ta sus va­ca­cio­nes en La Are­no­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.