Ser hos­pi­ta­la­rios

Gente Caribe - - Los Temas Del Padre - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Me gus­ta ca­mi­nar las ca­lles del Ca­ri­be co­lom­biano y en­con­trar la hos­pi­ta­li­dad de sus ha­bi­tan­tes. Es co­mo si el co­ra­zón de los ca­ri­bes fue­ra del gran­de del co­ra­zón del mar que a dia­rio ven. Me emo­cio­na sen­tir que abren las puer­tas de su ca­sa y las puer­tas del co­ra­zón pa­ra re­ci­bir­lo a uno y ha­cer­le sen­tir el ca­ri­ño que sa­na y li­be­ra de to­do mie­do y de to­da ti­mi­dez. No hay re­pa­ros en las di­fe­ren­cias que nos ca­rac­te­ri­zan sino que se en­fo­can en to­do lo que nos ha­ce igua­les y nos ha­ce te­ner las mis­mas de­bi­li­da­des y ne­ce­si­da­des.

No po­de­mos de­jar que la di­ná­mi­ca de las nue­vas prác­ti­cas so­cia­les se lle­ven la hos­pi­ta­li­dad y nos ha­gan sen­tir ex­tra­ños. No te­ne­mos que ce­der a la in­vi­ta­ción de de­cla­rar pe­li­gro­so a aquel que no po­da­mos iden­ti­fi­car en los pri­me­ros tres se­gun­dos de ha­ber­lo vis­to. Ni de­be­mos de­jar que la in­di­fe­ren­cia sea la ma­ne­ra de re­la­cio­nar­nos con los que lle­gan a nues­tra ca­sa bus­can­do tra­tar un diá­lo­go con no­so­tros. Sa­be­mos sa­lu­dar a to­dos, ha­cer­les sen­tir bien y com­par­tir con los que lle­gan lo que te­ne­mos sin mie­do a que­dar­nos sin na­da. El otro no es un enemi­go, no es un com­pe­ti­dor sino uno que nos acom­pa­ña por el ca­mino de la vi­da y con quien, so­li­da­ria­men­te, va­mos en­tre­te­jien­do com­pli­ci­da­des, ayu­das, si­ner­gias.

Por mi mi­nis­te­rio pres­bi­te­ral son mu­chas las ve­ces a las que ten­go que lle­gar a un pue­blo que no co­noz­co, hos­pe­dar­me en una ca­sa de per­so­nas con las que no he com­par­ti­do nun­ca an­tes, sen­tar­me a la me­sa con los que ama­ble­men­te me aco­gen y siem­pre ex­pe­ri­men­to la hos­pi­ta­li­dad tier­na y la ca­li­dad de to­dos los que me re­ci­ben. Son mu­chas las anéc­do­tas que he re­co­pi­la­do en es­tas ex­pe­rien­cias de vi­si­tar a los her­ma­nos, rea­li­zan­do la mi­sión de evan­ge­li­zar, y en to­das ellas he po­di­do sen­tir el co­ra­zón hos­pi­ta­la­rio de los que abren su ca­sa a nues­tro tra­ba­jo.

La­men­to que aho­ra es­té de mo­da no sa­lu­dar, no en­ta­blar con­ver­sa­cio­nes con quien no es nues­tro vie­jo ami­go, no res­pon­der­le la pre­gun­ta a quien es­tá per­di­do y ne­ce­si­ta una pis­ta pa­ra orien­tar­se por­que es­to lo úni­co que de­mues­tra es que es­ta­mos per­dien­do nues­tra hu­ma­ni­dad y nos es­ta­mos vol­vien­do ci­fras que se agru­pan en una fría es­ta­dís­ti­ca. En­tien­do que en mu­chos ca­sos es­tas ac­ti­tu­des son con­se­cuen­cias de la in­se­gu­ri­dad en la que vi­vi­mos y que los otros se pue­den apro­ve­char de nues­tra hos­pi­ta­li­dad pe­ro me nie­go a creer que ten­dre­mos que vi­vir co­mo enemi­gos pa­ra po­der es­tar bien. Si­go pen­san­do que só­lo se pue­de ser fe­liz si nos tra­ta­mos co­mo her­ma­nos y nos re­ci­bi­mos hos­pi­ta­la­ria­men­te.

Por na­tu­ra­le­za soy tí­mi­do y su­fro mu­cho pa­ra to­mar la ini­cia­ti­va de en­ta­blar un diá­lo­go con quien no co­noz­co, por eso va­lo­ro mu­cho cuan­do esa per­so­na es la que rom­pe to­dos los es­que­mas y me ha­ce sen­tir ami­go, com­pa­ñe­ro, her­mano. Creo que la hos­pi­ta­li­dad es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas más fuer­tes del cris­tia­nis­mo. No se pue­de ser cris­tiano si no se es hos­pi­ta­la­rio. Ne­gar­se a aco­ger al otro es una ma­ne­ra de de­cir que no cree­mos que Dios es nues­tro Pa­dre y que no acep­ta­mos la pro­pues­ta exis­ten­cial de Jesús.

Mi in­vi­ta­ción es a que si­ga­mos sien­do hos­pi­ta­la­rios, a que co­rra­mos el ries­go del des­pre­cio y de la in­di­fe­ren­cia pe­ro si­ga­mos sa­lu­dan­do y mos­trán­do­nos ami­ga­bles con aque­llos que ape­nas co­no­ce­mos pe­ro que mues­tran la ne­ce­si­dad de ser re­co­no­ci­dos co­mo her­ma­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.