An­gé­li­ca Me­za Co­mu­ni­ca­do­ra so­cial

Es­ta co­mu­ni­ca­do­ra so­cial tie­ne su pro­pia em­pre­sa de co­mu­ni­ca­cio­nes en Bogotá. Ase­gu­ra que su for­ma de ser ca­ri­be es el plus que la di­fe­ren­cia en el mer­ca­do.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla Twit­ter: @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Orlando Ama­dor Ro­sa­les VES­TUA­RIO Go­retty Me­di­na

Alos 16 años, An­gé­li­ca Me­za Fran­co, nues­tra millennial­s de hoy, ate­rri­zó con sus pa­dres en Bogotá pa­ra su­pues­ta­men­te pa­sar unos días de va­ca­cio­nes. Lo que sus pro­ge­ni­to­res no sa­bían es que es­ta co­mu­ni­ca­do­ra so­cial ba­rran­qui­lle­ra no con­tem­pla­ba vol­ver con ellos a Car­ta­ge­na, ella que­ría cam­biar de­fi­ni­ti­va­men­te el ca­lor por la ‘ne­ve­ra’, sen­tía que en la ca­pi­tal es­ta­ba su pre­sen­te y su fu­tu­ro.

Pe­ro mu­chos se pre­gun­ta­rán: si so­lo era una ado­les­cen­te ¿por qué sus pa­dres se lo per­mi­tie­ron?, ¿no se­ría es­ta de­ci­sión el tí­pi­co ca­pri­cho de una ni­ña que sue­ña con vi­vir en

Bogotá por fue­ra del con­trol de sus tu­to­res?

A to­dos esos in­te­rro­gan­tes la me­jor res­pues­ta es su pre­sen­te. Hoy tie­ne una prós­pe­ra em­pre­sa, AMF Co­mu­ni­ca­cio­nes; cuen­ta con un ho­gar es­ta­ble al la­do de su hi­ja de 10 años y su es­po­so y, so­bre to­do, es “ab­so­lu­ta­men­te fe­liz”.

“Yo iba a en­trar a la uni­ver­si­dad en Car­ta­ge­na cuan­do mis pa­pás me di­je­ron que nos íba­mos pa­ra Bogotá de va­ca­cio­nes, des­de ahí tu­ve la cla­ra in­ten­ción de que me iba a que­dar en la ca­pi­tal. Así las co­sas, eché to­da mi ro­pa en la ma­le­ta. Es­tan­do allá les di­je que me iba a que­dar, que lo mío es­ta­ba en Bogotá, así que les pe­dí su ben­di­ción por­que de allá no me iba. El pri­mer se­mes­tre no lo­gré en­trar a es­tu­diar, pe­ro tra­ba­jé y co­no­cí más la ciu­dad. To­do esa ex­pe­rien­cia fue fun­da­men­tal pa­ra lo que hoy soy”.

Con esa mis­ma de­ter­mi­na­ción, An­gé­li­ca em­pe­zó a es­tu­diar Di­rec­ción y Pro­duc­ción de Ra­dio y Te­le­vi­sión, des­pués se cam­bió pa­ra Co­mu­ni­ca­ción So­cial. Fi­nal­men­te ter­mi­nó su ca­rre­ra en la uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na, con én­fa­sis or­ga­ni­za­cio­nal. An­tes de ter­mi­nar la uni­ver­si­dad em­pe­zó a tra­ba­jar con una com­pa­ñe­ra de es­tu­dio en el cam­po de las re­la­cio­nes pú­bli­cas y la ase­so­ría en co­mu­ni­ca­cio­nes. Des­de el co­mien­zo to­do pin­tó bien, co­mo ella mis­ma lo in­di­ca. Hoy día ese es el cam­po en el que se mue­ve co­mo pez en el agua, o más bien, en Bogotá, so­lo que la sociedad con la que em­pe­zó ya no exis­te.

EL DESA­RRO­LLO DE SU MAR­CA. Pa­ra An­gé­li­ca Me­za la prin­ci­pal ba­rre­ra al ha­cer em­pre­sa en Co­lom­bia es­tá en la ac­ti­tud de quien em­pren­de la idea.

“¿Có­mo ha­cer em­pre­sa sin ser ri­co o de fa­mi­lia mi­llo­na­ria? Es com­pli­ca­do, pe­ro creo que el obs­tácu­lo más gran­de es que tú creas que no se pue­de. Cuan­do tie­nes la dis­po­si­ción, la ener­gía y con­fías en lo que pue­des ha­cer, más tem­prano que tar­de lo vas a lo­grar. Hay que me­ter­le em­pe­ño y per­sis­ten­cia”, ex­pre­sa la ba­rran­qui­lle­ra des­pués de rea­li­zar la se­sión de fo­tos. AMF Co­mu­ni­ca­cio­nes es el nom­bre de su em­pre­sa, con es­ta tie­ne so­lo año y me­dio, pe­ro en to­tal ya son ca­si ocho “ha­cien­do la ta­rea” de ase­so­rar di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes en Co­lom­bia. “Hoy no ten­go que sa­lir a bus­car clien­tes, son ellos los que vie­nen a mí. A ve­ces lle­go a un pun­to don­de quie­ro se­guir cre­cien­do pe­ro ese va­lor agre­ga­do que las em­pre­sas han vis­to en mí, de aten­der­los per­so­nal­men­te, sien­to que a ve­ces me li­mi­ta. No pue­do mul­ti­pli­car­me pa­ra tan­tos, pe­ro ese ca­ri­ño que me ex­pre­san los clien­tes me ha­ce sen­tir or­gu­llo­sa de mi tra­ba­jo”.

An­gé­li­ca no du­da en agre­gar que la re­la­ción en­tre me­dios de co­mu­ni­ca­ción y las em­pre­sas “es fun­da­men­tal” por­que es a tra­vés de ese ca­nal que se di­fun­de la la­bor y pro­duc­tos de ca­da or­ga­ni­za­ción. Esa —de­fi­ne— “es la ma­yor he­rra­mien­ta pa­ra mos­trar lo que ha­ces, có­mo lo ha­ces y el im­pac­to que es­to tie­ne en la sociedad. “Hoy soy fe­liz sir­vien­do de puen­te en­tre am­bos”. GC

SO­BRE SU TRA­BA­JO... “Siem­pre es­toy al pie del ca­ñón pa­ra bus­car las me­jo­res so­lu­cio­nes a mis clien­tes”.

PA­RA SER EM­PREN­DE­DOR... “El obs­tácu­lo más gran­de pa­ra ha­cer em­pre­sa es que tú creas que no se pue­de”.

An­gé­li­ca, de 31 años, po­sa en la ca­sa de mo­das de Go­retty Me­di­na, en el nor­te de Ba­rran­qui­lla

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.