“Me for­ta­le­ció y me eli­gió”

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Pa­blo de Tar­so es­cri­be a Ti­mo­teo, miem­bro de su equi­po de pas­to­ral ( He­chos 18,5), que es­tá en­car­ga­do de la igle­sia de Efe­so pa­ra ani­mar­lo y ayu­dar­le a com­pren­der su li­de­raz­go fren­te a esa co­mu­ni­dad. Ti­mo­teo es un hom­bre en­fer­mi­zo y tí­mi­do (1Tim 4,12; 5,23; 2Tim 1,8), que por la in­fluen­cia de su ma­má y abue­la tie­ne una gran preparació­n bí­bli­ca (2Tim 1,5-7). Pa­blo sos­tie­ne con él una re­la­ción epis­to­lar a tra­vés de la cual es­tá in­for­ma­do de lo que pa­sa en la co­mu­ni­dad de Efe­so y a la vez pue­de co­no­cer có­mo su “hi­jo en la fe” es­tá vi­vien­do ese tra­ba­jo en­co­men­da­do (1 Tim12; 2Tim 1,4). Es muy pro­ba­ble que Ti­mo­teo es­té vi­vien­do un mo­men­to de du­da y de desáni­mo fren­te a su mi­nis­te­rio; eso es lo que de­ja en­tre­ver la pri­me­ra car­ta que le es­cri­be. Ex­pe­rien­cia que te­ne­mos to­dos en al­gún ins­tan­te de la vi­da, nos cues­tio­na­mos: ¿so­mos ca­pa­ces de se­guir ade­lan­te? ¿Es­ta­mos ha­cien­do lo que es co­rrec­to? ¿Po­dre­mos al­can­zar nues­tros ob­je­ti­vos?

La res­pues­ta que Pa­blo le da es cla­ra y con­cre­ta. Su mi­nis­te­rio no es una de­ci­sión so­la­men­te su­ya, sino que es un en­car­go de Dios (1Tim 1,6-7). Es­to es, pa­ra po­der su­pe­rar los in­con­ve­nien­tes que te­ne­mos en el rol que desem­pe­ña­mos, te­ne­mos que tra­tar de com­pren­der­lo no so­lo co­mo la de­ci­sión que he­mos to­ma­do no­so­tros mis­mos, sino co­mo el en­car­go que Dios nos ha da­do. Por­que si Él nos en­car­gó se­gu­ro, Él nos ayu­da­rá a ven­cer esa si­tua­ción.

Me emo­cio­na mu­cho una ex­pre­sión de Pa­blo a su com­pa­ñe­ro de tra­ba­jo que quie­ro me­di­tar con­ti­go, por­que quie­ro que tú que me lees te lle­nes de áni­mo fren­te a las di­fi­cul­ta­des que tie­nes y sal­gas ade­lan­te ven­cien­do to­do pro­ble­ma: “Doy gra­cias a Cris­to Jesús, Se­ñor nues­tro, quien me for­ta­le­ció, se fio de mí y me to­mó a su ser­vi­cio a pe­sar de mis blas­fe­mias, per­se­cu­cio­nes e in­so­len­cias an­te­rio­res (1Ti­mo­teo 1,12)”.

Las tres for­mas ver­ba­les lle­na de fuer­za a cual­quie­ra que es­té vi­vien­do mo­men­tos de du­da y te­mor an­te su tra­ba­jo. Dios te for­ta­le­ció pa­ra desem­pe­ñar tu tra­ba­jo, su fuer­za es­tá en ti, Él te ha da­do el po­der de su Es­pí­ri­tu pa­ra que pue­das ven­cer to­do obs­tácu­lo, no pue­des se­guir te­mien­do, es el mo­men­to de sen­tir­te ca­pa­ci­ta­do pa­ra ha­cer­lo. Dios se ha fia­do de ti, te ha creí­do digno de con­fian­za, cree en ti. ¿Pue­des du­dar de ti si el que to­do lo pue­de y to­do lo sa­be ha con­fia­do en ti? Hoy tie­nes que sen­tir que Dios cree en tus ca­pa­ci­da­des y te im­pul­sa a se­guir ade­lan­te. Fue Él quien te to­mó a su ser­vi­cio, Él te lla­mó, te eli­gió, te in­vi­to a ser de los su­yos, que na­da te ha­ga du­dar y de­ser­tar de lo que te ha pues­to a ha­cer por­que se­gu­ro que po­drás ha­cer­lo ex­ce­len­te­men­te.

Pa­ra po­der ser fe­liz tie­nes que dis­fru­tar tu tra­ba­jo y pa­ra po­der­lo dis­fru­tar tie­nes que es­tar ani­ma­do y con­fia­do en tus ca­pa­ci­da­des. El desáni­mo, las du­das, los mie­dos que ex­pe­ri­men­tas fren­te a tu tra­ba­jo son fru­to de no sa­ber en­ten­der­lo des­de tu re­la­ción con Dios y de to­do lo que Él ha he­cho en ti.

Hoy te in­vi­to a creer en ti y po­ner tus ca­pa­ci­da­des y cua­li­da­des en las ma­nos de Dios y dis­po­ner­te a dar lo me­jor de ti en ca­da una de las ac­cio­nes que tie­nes que rea­li­zar. De­ja de es­tar tris­te y aníma­te en Dios pa­ra que si­gas ade­lan­te. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.