Beatriz To­ro An­tro­pó­lo­ga

La la­bor so­cial de Beatriz To­ro ‘ali­men­ta’ la fun­da­ción CE Ca­mi­lo, que des­de el ba­rrio La Paz, en Barranquil­la, be­ne­fi­cia a más de 300 ni­ños y jó­ve­nes de es­ca­sos re­cur­sos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO In­guel Ju­lieth De La Ro­sa Ven­ce in­guel.de­la­ro­sa@el­he­ral­do.co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

ABea­triz To­ro la an­tro­po­lo­gía le des­per­tó “la sen­si­bi­li­dad so­cial” y le en­se­ñó a en­ten­der al otro, a po­ner­se en el lu­gar de los de­más. No lo di­ce de dien­tes pa­ra afue­ra. Una con­ver­sa­ción con ella bas­ta pa­ra sa­ber cuán­to le in­quie­ta la reali­dad hu­ma­na que vi­ven cien­tos de ni­ños en Barranquil­la, cu­yos es­ca­sos re­cur­sos no les per­mi­ten ha­cer­le fren­te a su si­tua­ción de dis­ca­pa­ci­dad.

Na­ció en Bo­go­tá y fue allá don­de Beatriz se hi­zo pro­fe­sio­nal en An­tro­po­lo­gía, en la Uni­ver­si­dad de los An­des. Con­ser­va su acen­to ro­lo pe­ro ya se sien­te con “ciu­da­da­nía ba­rran­qui­lle­ra” lue­go de ha­ber­se ra­di­ca­do en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co con su es­po­so, el em­pre­sa­rio cos­te­ño Her­nán Maes­tre, y de ha­ber te­ni­do a sus tres hi­jos en es­ta ciu­dad.

Ya hoy son más de 20 años en Barranquil­la y una dé­ca­da com­ple­ta en la Fun­da­ción CE Ca­mi­lo. Ahí, con su sencillez y ca­ris­ma, se vin­cu­ló cuan­do co­no­ció al pa­dre Ci­ri­lo Swin­ne, que li­de­ra, en­tre otros, es­te cen­tro de edu­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción pa­ra ni­ños y jó­ve­nes.

En pro­cu­ra que “el mun­do sea más lle­va­de­ro y ase­qui­ble pa­ra to­dos”, Beatriz tra­ba­ja por la in­clu­sión de los pe­que­ños, des­de el mis­mo uso del len­gua­je.

“Se di­ce que la dis­ca­pa­ci­dad no es una con­di­ción, es una si­tua­ción que afec­ta a to­da la fa­mi­lia, por­que cuan­do un miem­bro tie­ne una dis­ca­pa­ci­dad otro de­be de­jar de tra­ba­jar o es­tu­diar pa­ra cui­dar­lo”, ex­pre­sa en un ama­ble tono acla­ra­to­rio, con­fia­da en que mu­chos de es­tos ca­sos “pue­den ser su­pe­ra­bles has­ta cier­to pun­to con tra­ba­jo, te­ra­pia y re­cur­sos, con la ayu­da de ca­da uno de no­so­tros”.

Es así co­mo día a día, hom­bro a hom­bro con su equi­po, Beatriz lu­cha por la con­se­cu­ción de re­cur­sos que per­mi­tan desa­rro­llar las cla­ses y las te­ra­pias de reha­bi­li­ta­ción de los más de 300 ni­ños y jó­ve­nes be­ne­fi­cia­dos.

Los re­sul­ta­dos sal­tan a la vis­ta. El re­co­rri­do que Beatriz nos ha­ce por las ins­ta­la­cio­nes del CE Ca­mi­lo es su­fi­cien­te pa­ra com­pren­der el al­can­ce de su la­bor y la de sus com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo, en­tre esos, vo­lun­ta­rios que ha vin­cu­la­do des­de que se in­cor­po­ró a la fun­da­ción.

Los ni­ños y jó­ve­nes es­tán agru­pa­dos se­gún su si­tua­ción. Re­ci­ben

SO­BRE LA AN­TRO­PO­LO­GÍA... “Lo que más te en­se­ña es­ta pro­fe­sión es a po­ner­te en el lu­gar del otro y eso es al­go esen­cial”.

te­ra­pias de psi­co­lo­gía, fo­no­au­dio­lo­gía, ocu­pa­cio­nal y fi­sio­te­ra­pia. Tam­bién hay dis­po­ni­ble una pis­ci­na pa­ra hi­dro­te­ra­pias gru­pa­les. Los ni­ños con pa­rá­li­sis ce­re­bral, por ejem­plo, re­ci­ben es­ti­mu­la­ción sen­so­rial con luz, so­ni­dos y tex­tu­ras pa­ra adap­tar­se al con­tex­to, ade­más de ayu­da en su mo­vi­li­dad.

Por cier­to, CE Ca­mi­lo tam­bién cuen­ta con un ta­ller or­to­pé­di­co, cer­ti­fi­ca­do es­ta se­ma­na por el In­vi­ma. Allí ela­bo­ran pró­te­sis y ór­te­sis, adi­ta­men­tos téc­ni­cos or­to­pé­di­cos que sir­ven pa­ra co­rre­gir de­for­mi­da­des, res­ta­ble­cer fun­cio­nes, brin­dar apo­yo, sos­tén y co­mo­di­dad en la mar­cha, se­gún las de­fi­cien­cias que pre­sen­ten los usua­rios.

Cuan­do ya son jó­ve­nes fun­cio­na­les se les eva­lúan sus ha­bi­li­da­des so­cia­les an­tes de in­gre­sar a los ta­lle­res de car­pin­te­ría, pin­tu­ra, mo­dis­te­ría o pa­na­de­ría, que tam­bién es­tán dis­po­ni­bles en la fun­da­ción con los equi­pos ne­ce­sa­rios.

To­do es­to ha si­do po­si­ble, en par­te, por la ges­tión de Beatriz y sus ini­cia­ti­vas, a tra­vés de ac­ti­vi­da­des que van des­de bin­gos has­ta tor­neos de pó­quer, ex­po­si­cio­nes de ar­te y la carrera Co­rre Co­rre Car­na­val, cu­yo 70% del re­cau­do va di­ri­gi­do a CE Ca­mi­lo y la Cruz Ro­ja, te­nien­do en cuen­ta que el ob­je­ti­vo es ne­ta­men­te be­né­fi­co.

“Co­rre Co­rre Car­na­val es de las ac­ti­vi­da­des que más me gus­tan, por­que es una ma­ne­ra de per­ci­bir re­cur­sos y de­jar­le al­go a la ciu­dad, per­mi­tien­do que la gen­te se ejer­ci­te, re­cree y co­noz­ca la fun­da­ción”, di­ce, ex­ten­dien­do la in­vi­ta­ción pa­ra que la ciu­da­da­nía se dis­fra­ce y co­rra es­te do­min­go 12 de fe­bre­ro. “Co­rra­mos por quie­nes no pue­den co­rrer ni ca­mi­nar”.

Beatriz com­par­te con al­gu­nos ni­ños be­ne­fi­cia­dos por el cen­tro de edu­ca­ción y reha­bi­li­ta­ción, ubi­ca­do en el ba­rrio La Paz.

Beatriz po­sa de­lan­te de los jó­ve­nes del ta­ller vo­ca­cio­nal de pa­na­de­ría, de la fun­da­ción CE Ca­mi­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.