Car­los Vi­ves y su ma­yor fuen­te de ins­pi­ra­ción

El sa­ma­rio ha­bló con Gen­te Ca­ri­be so­bre los so­ni­dos ur­ba­nos que apa­re­cen en sus can­cio­nes, el tra­ba­jo so­cial que hace por su ciu­dad y la for­ma co­mo en­cuen­tra ins­pi­ra­ción.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla @ale­jo­ro­sa­lesm FOTOS An­drés Oyuela y Efe

EL CAN­TAU­TOR SA­MA­RIO, QUE ES­TA­RÁ EN EL CARNAVAL DE BA­RRAN­QUI­LLA, HA­BLA SO­BRE LOS SO­NI­DOS UR­BA­NOS EN SU SEN­CI­LLO ‘AL FI­LO DE TU AMOR’, LAS CO­SAS QUE MÁS LO INS­PI­RAN Y SU DE­FI­NI­CIÓN DE QUÉ ES SER GEN­TE CA­RI­BE.

E n Santa Mar­ta, Car­los Vi­ves ca­mi­na en chan­cle­tas, en­tra a una tien­da, pi­de una bo­te­lla de agua y con­ver­sa con cual­quie­ra que se le acer­que. Su fa­ma no lo gol­pea, no lo ha con­ver­ti­do en un ser pe­dan­te que mi­ra des­de un ca­rro con vi­drios po­la­ri­za­dos o lle­ga en ya­te a una pla­ya. Él an­da en bi­ci­cle­ta, jue­ga bo­la e’ tra­po y bra­sea en el mar so­bre una ta­bla de surf. Su so­ni­do tie­ne una iden­ti­dad, con o sin el beat ur­bano que se de­ja es­cu­char en al­gu­nas de sus can­cio­nes, co­mo su más re­cien­te éxi­to Al fi­lo de tu amor. Vi­ves, con su for­ma de en­ten­der el va­lle­na­to y en don­de in­ter­vie­nen gui­ta­rra eléc­tri­ca, ba­te­ría, ca­ja, gai­ta y por su­pues­to el acor­deón del maes­tro Egi­dio Cua­dra­do, le ha da­do la vuel­ta al mun­do en va­rias opor­tu­ni­da­des y aho­ra lo vuel­ve ha­cer. An­tes de su par­ti­ci­pa­ción en al­gu­nos con­cier­tos, en pleno Carnaval de Ba­rran­qui­lla, Car­los ha­bló con Gen­te Ca­ri­be, no so­lo de mú­si­ca, tam­bién de su res­pon­sa­bi­li­dad so­cial con Santa Mar­ta y so­bre lo que pa­ra él sig­ni­fi­ca ser Gen­te Ca­ri­be.

¿Có­mo fue la ‘quí­mi­ca’ con P Ariad­na Gu­tié­rrez en el ro­da­je del vi­deo­clip de ‘Al fi­lo de tu amor’, se pu­so ner­vio­so? R No, to­do lo con­tra­rio, me dio mu­cha con­fian­za, fue de­li­cio­so tra­ba­jar con ella, muy bue­na per­so­na, en­tre­ga­da a su tra­ba­jo, la ver­dad fue ca­ri­ño­sa, ca­ris­má­ti­ca, di­ver­ti­da, una mu­jer con mu­chas vir­tu­des.

¿Us­ted ha pa­sa­do fi­lo por P amor o por un mal de amo­res? R Ufff (ri­sas).

¿Com­po­ner can­cio­nes o poe­mas P ayuda en al­go a ali­viar esa pe­na? R Yo creo que sí, siem­pre fue la ma­ne­ra de ha­cer­lo, de los que ha­ce­mos can­cio­nes, de la gen­te que es­cri­be o es­cri­bió co­mo Alejo Du­rán. De­fi­ni­ti­va­men­te es una ma­ne­ra de, por lo me­nos, dis­mi­nuir el do­lor (ri­sas).

¿En al­gún mo­men­to de su ca­rreP ra ar­tís­ti­ca re­cuer­da ha­ber pa­sa­do fi­lo (ham­bre)? R Hom­bre, hay mo­men­tos di­fí­ci­les y en esos co­mien­zos por su­pues­to, y aun­que no se pa­sa­ba fi­lo fí­si­co sí ha­bía que tra­ba­jar du­ro, re­bus­cár­se­la. La ver­dad es que era la épo­ca del fi­lo.

Mez­clar su es­ti­lo con so­ni­dos P ur­ba­nos, nue­va­men­te, ¿es al­go con lo que se ten­drán que acos­tum­brar los que lo si­guen? R No siem­pre, no es una…có­mo se di­ce, no es una nor­ma. Lo he he­cho en las can­cio­nes en las que eso se da na­tu­ral­men­te. To­do el mun­do sa­be que tra­ba­jo con las per­cu­sio­nes co­lom­bia­nas, que tra­ba­jo con mú­si­ca or­gá­ni­ca. Mu­chas ve­ces ha­ce­mos una can­ción y hay pa­tro­nes de lo ur­bano, fue­ra del dan­cehall que hay, por ejem­plo, en La bi­ci­cle­ta, o esa tam­bo­ra en Al fi­lo de tu amor, que es muy al es­ti­lo sa­ma­rio, que cu­rio­sa­men­te ca­za­ba muy bien con un rit­mo, al fi­nal era el mis­mo rit­mo he­cho con má­qui­nas lo que le da el sen­ti­do ur­bano. Apa­ren­te­men­te pa­re­ce que uno es­tá ha­blan­do de co­sas di­fe­ren­tes, pe­ro real­men­te lo que pa­sa en mis can­cio­nes, y las ve­ces que he­mos mez­cla­do los so­ni­dos ur­ba­nos, es por­que se ha da­do de ma­ne­ra muy na­tu­ral.

¿Cuál fue el mo­men­to más emo­tiP vo del ro­da­je del vi­deo­clip de ‘Al fi­lo de tu amor’? R El en­cuen­tro de la pa­re­ja en Ti­mes Squa­re, ade­más es­tá­ba­mos co­rrien­do con­tra el tiem­po y la po­si­bi­li­dad de que nos des­cu­brie­ran muy rá­pi­do (los fans), per­dié­ra­mos el es­pa­cio y no pu­dié­ra­mos ter­mi­nar la fil­ma­ción. Ese mo­men­to fue muy emo­cio­nan­te el en­cuen­tro de ellos allí y des­pués él ex­tra­ñán­do­la en ese lu­gar, eso fue muy bo­ni­to. ¿Qué ca­ra po­nían los neo­yor­kiP nos cuan­do Egi­dio Cua­dra­do to­ca­ba el acor­deón en el me­tro? R (Ri­sas). Por su­pues­to que sí, so­mos un po­co ex­tra­ños, aun­que es­tos so­ni­dos más ur­ba­nos nos co­nec­tan mu­cho con ese so­ni­do neo­yor­kino. Egi­dio siem­pre lla­ma la aten­ción, de­fi­ni­ti­va­men­te es un per­so­na­je tan rai­zal, tan au­tén­ti­co, tan cam­pe­sino y si lo po­nes en una ciu­dad que con­tras­te co­mo Nue­va York se no­ta mu­cho.

Cam­bian­do un po­co de te­ma, P có­mo va el pro­yec­to del res­ca­te del Tea­tro Santa Mar­ta y en ge­ne­ral la ini­cia­ti­va ‘Tras la Perla de Amé­ri­ca’… R Con res­pec­to al tea­tro he­mos te­ni­do en va­rias opor­tu­ni­da­des, en 2016 y 2017, no­ti­cias que es­tá en ca­mino su tra­ba­jo de res­tau­ra­ción y re­cons­truc­ción ca­si to­tal (…) sa­be­mos que es­tán los fon­dos pa­ra una re­cons­truc­ción muy her­mo­sa y cos­to­sa. No sa­be­mos cuán­do ter­mi­na­rán el tra­ba­jo, es­ta­mos pen­dien­tes, siem­pre es­ta­mos pre­gun­tan­do. Con Tras la Perla creo que des­de el prin­ci­pio ayu­dó a que se con­so­li­da­rán co­sas que la ciu­dad es­ta­ba bus­can­do, esa unión con el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo de par­te de la ciu­dad pa­ra unir­se al pro­yec­to de ciu­da­des sos­te­ni­bles, que le per­mi­tan a Santa Mar­ta po­ner­se al día en mu­chos as­pec­tos, eso fue tam­bién mo­ti­va­do por nues­tra fun­da­ción. Acer­ca­mos al Ban­co con las en­ti­da­des sa­ma­rias y ha si­do ma­ra­vi­llo­so, es uno de nues­tros pro­yec­tos más per­so­na­les. Es­ta­mos apo­yan­do, le da­mos se­gui­mien­to a va­rias co­sas que tra­ba­ja­mos, es­pe­cial­men­te en la trans­for­ma­ción del ba­rrio Pescaíto, te­ne­mos ya un tra­ba­jo ade­lan­ta­do, que­re­mos ha­cer muy pron­to las obras fí­si­cas, pe­ro ya lle­va­mos va­rios años tra­ba­jan­do en la trans­for­ma­ción del ba­rrio y mu­chas ve­ces eso no se ve, es­ta­mos tra­ba­jan­do en el em­po­de­ra­mien­to de la co­mu­ni­dad pa­ra que en­tre to­dos lo­gre­mos una trans­for­ma­ción, que al mis­mo tiem­po sea au­to­sos­te­ni­ble pa­ra la mis­ma gen­te del ba­rrio. Hay mu­chos fren­tes, pe­ro es­te de Pescaíto es muy her­mo­so y nos tie­ne muy con­ten­tos el po­der tra­ba­jar pa­ra él.

¿Qué es pa­ra Car­los Vi­ves ser P Gen­te Ca­ri­be? R ¡Hom­bre!, so­mos los mis­mos: el Ca­ri­be es una her­man­dad, ser Gen­te Ca­ri­be es ser gen­te hu­ma­na, es vi­da. Nues­tra gen­te, en la cuen­ca del Ca­ri­be, ha­bla di­fe­ren­tes len­guas, pe­ro hay un sen­ti­mien­to que nos une co­mo ca­ri­bes y es esa for­ma de ser ca­ri­ño­sa, hu­ma­na, her­ma­na, solidaria, cá­li­da, eso es lo que sien­to. GC

SU SIG­NI­FI­CA­DO DE GEN­TE CA­RI­BE... “El Ca­ri­be es una her­man­dad, ser Gen­te Ca­ri­be es ser gen­te hu­ma­na, es vi­da”. TRA­BA­JAR CON ARIAD­NA GU­TIÉ­RREZ... “Es muy en­tre­ga­da a su tra­ba­jo, ca­ris­má­ti­ca, di­ver­ti­da, una mu­jer con mu­chas vir­tu­des”.

So­lo en la pla­ta­for­ma Ve­vo/youtu­be, la can­ción ‘Al fi­lo de tu amor’ tie­ne has­ta es­ta se­ma­na más de 12.690.355 vis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.