Qui­que Wolff Pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo

El pe­rio­dis­ta y ex­ju­ga­dor ar­gen­tino con­ver­só ca­ra a ca­ra con Gen­te Ca­ri­be de EL HE­RAL­DO en su re­cien­te vi­si­ta a la ciu­dad. Por su­pues­to, el te­ma del fút­bol no pu­do fal­tar en el ameno diá­lo­go que sos­tu­vo con no­so­tros.

Gente Caribe - - Ín­di­ce - TEX­TO Ale­jan­dro Ro­sa­les Man­ti­lla Twit­ter: @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Qui­que Wolff es fút­bol. Con él, ca­si que de ma­ne­ra in­cons­cien­te, to­dos los ca­mi­nos con­du­cen a ha­blar de “la pe­lo­ta”, co­mo él la lla­ma. Re­cien­te­men­te es­tu­vo de vi­si­ta en Ba­rran­qui­lla pa­ra co­no­cer, en el te­rreno, el es­ta­do de las obras en los es­ce­na­rios de­por­ti­vos que aco­ge­rán a los de­por­tis­tas en los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be 2018.

En un al­muer­zo en el res­tau­ran­te La Gua­cher­na jun­to a va­rios co­le­gas es­pe­cia­li­za­dos en pe­rio­dis­mo de­por­ti­vo, lo­gré co­lar­me por in­vi­ta­ción de Er­nes­to He­rre­ra. Allí, en­tre anéc­do­tas del fút­bol, que él tie­ne por mon­to­nes, va­rias con ju­ga­do­res co­lom­bia­nos, lo­gré abs­traer­lo por unos mi­nu­tos pa­ra con­ver­sar un po­co del En­ri­que Er­nes­to Wolff Dos San­tos que no es Sim­ple­men­te fút­bol, el Qui­que Wolff que es­cu­cha mú­si­ca ca­da vez que pue­de, que tie­ne 45 años de ca­sa­do, cin­co hi­jos y nue­ve nie­tos. “Es­pe­ra­mos más por­que los nie­tos que ten­go son so­lo de tres de mis hi­jos. So­mos muy fa­mi­lia­res, en nues­tros asa­dos hay bas­tan­te car­ne”, re­sal­ta, se­gun­dos an­tes de sol­tar una car­ca­ja­da so­no­ra.

Y es que pa­ra los que no lo sa­bían es­te ex­ju­ga­dor de la se­lec­ción Ar­gen­ti­na, Ra­cing Club, Ri­ver Pla­te, Unión De­por­ti­va Las Pal­mas, Real Madrid, Ar­gen­ti­nos Ju­niors y Club Atlé­ti­co Ti­gre, su vi­da pro­fe­sio­nal no gi­ra so­lo en torno al ca­nal ESPN. Wolff es di­rec­tor de la ca­rre­ra de Pe­rio­dis­mo De­por­ti­vo en la Fun­da­ción Ua­de, “una de las uni­ver­si­da­des más im­por­tan­tes de la Ar­gen­ti­na”, y ade­más dic­ta con­fe­ren­cias de li­de­raz­go en di­fe­ren­tes par­tes del pla­ne­ta, so­bre to­do en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Al fi­nal, y co­mo lo ex­pre­sé en un prin­ci­pio, la con­ver­sa­ción lle­gó al fút­bol, pa­ra mí, el de­por­te que brin­da 90 mi­nu­tos del me­jor es­pec­tácu­lo del mun­do.

SU FA­MI­LIA... “Ten­go 45 años de ca­sa­do, cin­co hi­jos, nue­ve nie­tos y es­pe­ran­do mu­chos más por ve­nir”.

Uno en­cien­de el te­le­vi­sor, P sin­to­ni­za ESPN y us­ted siem­pre es­tá ahí. ¿Có­mo ma­ne­ja el tiem­po pa­ra po­der es­tar con su fa­mi­lia y com­par­tir mo­men­tos agra­da­bles? R Siem­pre me que­da tiem­po, no es­toy cons­tan­te­men­te en el tra­ba­jo. Ha­go Sport Cen­ter, Sim­ple­men­te Fút­bol, co­men­to los par­ti­dos y siem­pre me que­da tiem­po pa­ra com­par­tir con mi fa­mi­lia, eso es al­go que uno de­be ha­cer ha­bi­tual­men­te pa­ra po­der sen­tir­se bien. No es­toy to­dos los días de la se­ma­na en el tra­ba­jo, aun­que de­bo con­fe­sar que vi­vo en Buenos Aires muy cer­ca de ESPN, a unos 15 mi­nu­tos.

¿Qué le gus­ta ha­cer pa­ra di­ve­rP tir­se en sus ra­tos li­bres? R Voy al ci­ne, al tea­tro, dis­fru­to de to­do lo que pue­do, ca­da vez que se me da la opor­tu­ni­dad via­jo mu­cho con mi fa­mi­lia, ese es uno de mis pla­nes fa­vo­ri­tos.

¿Qué mú­si­ca es­cu­cha? P R To­da, la mú­si­ca me gus­ta to­da, yo es­tu­dia­ba con mú­si­ca, es ne­ce­sa­ria, en el au­to de­bo siem­pre es­cu­char mú­si­ca. Me gus­ta la clá­si­ca, el tan­go, la cum­bia, no hay un gé­ne­ro que yo di­ga que no lo pue­do es­cu­char. La vi­da de­be te­ner mú­si­ca pa­ra po­der tran­si­tar­la.

¿Cuán­tas ve­ces ha es­ta­do de P vi­si­ta en Ba­rran­qui­lla? R Mu­chas ve­ces, he ve­ni­do a tra­ba­jar co­mo pe­rio­dis­ta, al­gu­nas con muy ma­los re­cuer­dos co­mo cuan­do le ga­na­ron al equi­po del Co­co Ba­si­le 2 a 1 y lue­go en Buenos Aires 5 a 0. Otras dan­do con­fe­ren­cias pa­ra tra­ba­jo de li­de­raz­go en equi­po, char­las de mo­ti­va­ción pa­ra mu­chas em­pre­sas co­mo Col­ga­te, el BBVA, son mu­chas ve­ces en Colombia y Ba­rran­qui­lla.

¿Có­mo sien­te el am­bien­te car­naP va­le­ro en la ciu­dad? R Fan­tás­ti­co, no­so­tros allá no te­ne­mos es­te am­bien­te car­na­va­le­ro. La ver­dad es que cuan­do uno ve el co­lo­ri­do y to­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra lo que van a dis­fru­tar me pa­re­ce ge­nial. Que la gen­te es­té ale­gre es lo más lin­do que nos pue­de pa­sar, así lo creo.

Y el fút­bol co­lom­biano, ¿có­mo ve P el ni­vel ac­tual? R Hay que ver, si me es­tás ha­blan­do del cam­peo­na­to lo­cal o a ni­vel in­ter­na­cio­nal con la Se­lec­ción. El cam­peo­na­to es pe­lea­do, lu­cha­do, con buenos equi­pos. Atlé­ti­co Na­cio­nal ha de­mos­tra­do que ha he­cho una muy bue­na campaña en la úl­ti­ma eta­pa, lle­gan­do a tan­tas fi­na­les. Los equi­pos tie­nen en­tre­na­do­res muy ca­pa­ces, tie­nen muy buenos ju­ga­do­res. Por el la­do de la Se­lec­ción tie­ne aho­ra una di­fi­cul­tad im­por­tan­te co­mo la te­ne­mos en Ar­gen­ti­na y Chile, que es ver si po­de­mos cla­si­fi­car­nos al cam­peo­na­to Mun­dial. Eso, cuan­do no es­tás en el me­jor mo­men­to, evi­den­te­men­te ge­ne­ra preo­cu­pa­ción. En es­te mo­men­to Colombia la tie­ne igual que Ar­gen­ti­na y Chile. Te­ne­mos tres equi­pos que prác­ti­ca­men­te es­tán arri­ba que son Brasil, Uru­guay y Ecua­dor. Ecua­dor es un equi­po que es muy di­fí­cil ga­nar­le de lo­cal, si se man­tie­ne co­mo en otras eli­mi­na­to­rias con esa po­si­bi­li­dad, si se da eso, ya hay ca­si tres cla­si­fi­ca­dos. Pa­ra el Mun­dial se cla­si­fi­can cua­tro y uno va al repechaje y es­ta­mos ha­blan­do de tres se­lec­cio­nes Ar­gen­ti­na, Colombia y Chile que van a te­ner que pe­lear por esa po­si­bi­li­dad.

La pe­lea es a muer­te… P A muer­te no, di­fí­cil, muy di­fí­cil. R

EL AM­BIEN­TE DE LA CIU­DAD... “En Ar­gen­ti­na no te­ne­mos es­te am­bien­te car­na­va­le­ro. La ver­dad es que cuan­do uno ve el co­lo­ri­do y to­do es­tá pre­pa­ra­do pa­ra lo que van a dis­fru­tar me pa­re­ce ge­nial”.

Qui­que Wolff po­só pa­ra nues­tro len­te en La Gua­cher­na Res­tau­ran­te ‘Show’, an­tes de sa­lir pa­ra el Ae­ro­puer­to Er­nes­to Cor­tis­soz.

Una de las co­sas que más ad­mi­ra de Ba­rran­qui­lla el pe­rio­dis­ta ar­gen­tino es la ale­gría de la gen­te que vi­ve en la ciu­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.