Judy Haz­bún Di­se­ña­do­ra

La re­co­no­ci­da di­se­ña­do­ra de mo­das se ha pro­cla­ma­do “em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad del Car­na­val” al ser­vir de guía an­te los tu­ris­tas y tra­ba­jar por el res­ca­te de la tra­di­ción los 365 días del año.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Inguel Julieth De La Ro­sa Ven­ce FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

“Si vas pa­ra el Car­na­val de Ba­rran­qui­lla y quie­res que te va­ya bien, allá tie­nes que pre­gun­tar por Judy Haz­bún”. Es­te fue el con­se­jo (por no de­cir la or­den) que re­ci­bió el pre­sen­ta­dor Iván La­lin­de cuan­do ve­nía por pri­me­ra vez a las má­xi­mas fies­tas del Ca­ri­be co­lom­biano. Más de 10 años han pa­sa­do des­de en­ton­ces, pe­ro el re­cuer­do de aque­lla pri­me­ra vez per­ma­ne­ce in­tac­to.

“Yo le caía gor­dí­si­ma (mal), él de­cía: ¡huy no, esa vie­ja tan har­ta! Pe­ro igual lle­gó aquí, lo dis­fra­cé de afri­cano, le pin­té la ca­ra y lo lle­vé a La Guacherna”, cuen­ta la di­se­ña­do­ra ba­rran­qui­lle­ra que de es­ta for­ma se ha pro­cla­ma­do “em­ba­ja­do­ra de bue­na vo­lun­tad del Car­na­val”, por­que lo ha­ce es­pon­tá­nea, ale­gre y sin es­pe­rar na­da a cam­bio, más allá de la acep­ta­ción y, por qué no, ex­pan­sión de su cul­tu­ra.

Y es que la ca­sa de Judy es de puer­tas abier­tas, co­mo bue­na ca­ri­be­ña. O que lo di­ga el tam­bién pre­sen­ta­dor de te­le­vi­sión Car­li­tos Var­gas, otro que has­ta ahí ha lle­ga­do con el ob­je­ti­vo de go­zar­se nues­tro folclor y su­mar­se a nues­tra tra­di­ción, in­te­grar­se al uni­ver­so ca­ri­be don­de Judy es­pe­ra co­mo una gran an­fi­trio­na.

“Los ba­rran­qui­lle­ros lo tra­tan a uno co­mo un rey”, nos con­ta­ba ha­ce unas se­ma­nas Car­li­tos Var­gas pa­ra una pa­sa­da edi­ción de Gen­te Ca­ri­be. Una gra­ta im­pre­sión que, pre­ci­sa­men­te, le ha de­ja­do al pre­sen­ta­dor de La red la re­co­no­ci­da di­se­ña­do­ra. Ella atien­de con folclor, gas­tro­no­mía, mo­da y des­par­pa­jo barranquil­lero.

“A mis in­vi­ta­dos, yo tra­to de lle­var­los a lo más au­tóc­tono, co­mo a la Pla­za de la Paz, a la Ca­sa del Car­na­val, al Ba­rrio Aba­jo, la Car­na­va­la­da, a que go­cen des­de el bordillo, por­que eso es real­men­te lo tra­di­cio­nal”, di­ce la mu­jer que cre­ció en el go­ce ca­lle­je­ro y que hoy mu­chos co­no­cen (y bus­can) co­mo “la gran an­fi­trio­na del Car­na­val”.

Por­que es­ta fies­ta de Ba­rran­qui­lla, Pa­tri­mo­nio In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad, siem­pre ha si­do y se­rá par­te de la vi­da de Judy Haz­bún. Así lo re­fie­re la cu­rram­be­ra que no ima­gi­na vi­vir “en nin­gu­na otra par­te del mun­do”, aun cuan­do va y vie­ne por to­do el pla­ne­ta.

Es una di­se­ña­do­ra de mo­das que se va­le de su pro­fe­sión pa­ra res­ca­tar la tra­di­ción, pa­ra enal­te­cer el ser ca­ri­be, crear con­cien­cia.

“An­tes de co­men­zar un pro­ce­so de in­terio­ri­za­ción del Car­na­val, yo sa­lía a las ca­lles, en las com­par­sas, me ha­cía el dis­fraz y ha­cía par­te de un gru­po de lo­cos de la ciu­dad. Pe­ro ha­ce sie­te años, por in­vi­ta­ción de Mer­ce Bo­te­ro, crea­mos el Co­lec­ti­vo Mar­ke­ting Cul­tu­ral. Soy la di­rec­to­ra crea­ti­va de un gru­po de psi­có­lo­gos, di­se­ña­do­res, em­pre­sa­rios y de­más, en­fo­ca­dos so­la­men­te en el backs­ta­ge del Car­na­val, sus dan­zas, ha­ce­do­res, to­do lo que es­tá, pre­ci­sa­men­te, de­trás de las fies­tas”, ex­pli­ca Haz­bún.

Ese pro­ce­so de in­terio­ri­za­ción, co­mo ella lo lla­ma, es el que la man­tie­ne los 365 días del año en fun­ción del Car­na­val, más que una épo­ca, la esen­cia de es­ta ciu­dad.

“La idea es tra­ba­jar, no so­lo go­zár­nos­lo co­mo tal, sino pa­ra man­te­ner nues­tras tra­di­cio­nes, pa­ra que no nos des­en­fo­que­mos. Es mos­trar­le a la gen­te que el Car­na­val es el que real­men­te nos ha­ce di­fe­ren­tes, es ca­ri­be. Di­ga­mos que eso es lo que he cons- trui­do al­re­de­dor de la mar­ca Judy Haz­bún, el ser, ser y ser, an­tes de te­ner, te­ner y te­ner”.

La co­lec­ción Va­cí­la­la, con las úl­ti­mas ca­mi­se­tas alu­si­vas al Car­na­val di­se­ña­das por Judy, es una mues­tra de su la­bor con el Co­lec­ti­vo de Mar­ke­ting Cul­tu­ral. Son pren­das, con es­tam­pa­dos he­chos por un gra­fi­te­ro del equi­po, que les per­mi­ten a los que las vis­tan es­tar a tono con las car­nes­to­len­das “sin sen­tir­se dis­fra­za­dos”.

“En ca­da ilus­tra­ción hay un ho­me­na­je a nues­tras tra­di­cio­nes. Es­te es el quin­to año que ha­ce­mos ca­mi­se­tas y to­das se han vuel­to co­lec­cio­na­bles, por­que ha­bla de lo que so­mos”, ex­pre­sa so­bre un “tra­ba­jo he­cho con amor y des­de el go­ce”, que tar­da seis me­ses pa­ra con­ver­tir­se en una ca­mi­se­ta de mo­da.

Sin em­bar­go, no so­lo se li­mi­tan al Car­na­val las crea­cio­nes de Judy, esas que de­mues­tran el ta­len­to que he­re­dó de su ma­dre, la Agu­ja de Oro de Co­lom­bia, Ama­lín de Haz­bún. Des­per­tar con­cien­cia am­bien­tal tam­bién es su prio­ri­dad des­de es­ta es­qui­na co­lom­bia­na, co­mo lo ha ve­ni­do ha­cien­do con su re­cien­te co­lec­ción In­ne­ce­sa­rios, que hi­zo jun­to con la Fun­da­ción Pro­yec­to Ti­tí, en de­fen­sa de es­ta es­pe­cie ca­be­ci­blan­ca en vía de ex­tin­ción y en­dé­mi­ca de la Re­gión Ca­ri­be.

“Des­de que sa­qué esa co­lec­ción en oc­tu­bre, car­go con mi car­te­ra de ti­tí ca­be­ci­blan­co, he­cha con bolsas bio­de­gra­da­bles. He via­ja­do por to­do el mun­do con ella y a don­de voy, to­dos me pre­gun­tan por ella. Y lo que quie­ro es eso, des­per­tar la con­cien­cia de la gen­te en to­do, de lo que so­mos, nues­tra co­mi­da, nues­tro baile, esa ex­pre­sión car­na­va­le­ra, pe­ro al mis­mo tiem­po con sen­ti­do de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, tra­ba­jar por la sos­te­ni­bi­li­dad”, di­ce.

“Es un te­ma de des­per­tar con­cien­cia, por­que los se­res hu­ma­nos no po­de­mos se­guir pen­san­do que no le es­ta­mos ha­cien­do na­da al pla­ne­ta. Lo ha­go des­de mi pro­fe­sión, que es la mo­da, el cuar­to ne­go­cio más con­ta­mi­nan­te de la Tie­rra —re­co­no­ce—. Por­que, si la mo­da es tan im­por­tan­te y lo­gra co­mu­ni­car tan­to, es ne­ce­sa­rio que lo­gre­mos con­cien­ti­zar a tra­vés de ella a los con­su­mi­do­res”.

CO­MO AN­FI­TRIO­NA... “A mis in­vi­ta­dos tra­to de lle­var­los a los lu­ga­res más au­tóc­to­nos, eso es lo tra­di­cio­nal”.

SO­BRE BA­RRAN­QUI­LLA... “No so­lo so­mos Car­na­val, so­mos cul­tu­ra de mo­da, vi­bra­mos to­do el año con la gas­tro­no­mía, el baile”.

Judy es la di­rec­to­ra crea­ti­va del Co­lec­ti­vo Mar­ke­ting Cul­tu­ral, que fue crea­do ha­ce sie­te años pa­ra tra­ba­jar por las tra­di­cio­nes del Car­na­val.

Judy po­sa des­de su ‘bou­ti­que’, ubi­ca­da en su ca­sa siem­pre de puer­tas abier­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.