Ros­hell Sch­mul­son Es­tu­dian­te

El le­ga­do de Mi­ke Sch­mul­son vi­ve a tra­vés de su nie­ta. Ella quiere dar­se a co­no­cer a su ma­ne­ra, sin de­jar a un la­do los ‘tips’ que le apren­dió a su abue­lo en el de­por­te.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Daniela Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FOTOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Un par­ti­cu­lar sa­lu­do es el que Mar­cos Pé­rez le da a Ros­hell Sch­mul­son cuan­do co­mien­za ca­da trans­mi­sión de béisbol, por el ca­nal Te­le­ca­ri­be. No es un apre­tón de ma­nos, es una cho­ca­da de de­dos me­ñi­ques. ¿Por qué? “Así sa­lu­da­ba mi abue­lo a to­do el mun­do. Él no da­ba la mano, po­nía el de­do chi­qui­to, y así lo sa­lu­da­ba a él”, ex­pli­ca Ros­hell Sch­mul­son Ca­rria­zo, la úni­ca mu­jer, de 18 años, que hoy ha­ce par­te del mis­mo set beis­bo­le­ro en el que es­tu­vo Mi­ke Sch­mul­son, su abue­lo.

Fue ese el lu­gar en el que el re­co­no­ci­do pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo co­men­tó y na­rró los en­cuen­tros de ‘ la pe­lo­ta ca­lien­te’ has­ta el año pasado, cuan­do de­jó es­te mun­do, de pron­to, a bus­car to­das esas bo­las de béisbol que so­bre­sa­lie­ron de los es­ta­dios y se fue­ron de ho­me run.

Hoy en día es su nie­ta la que le si­gue los pa­sos. “Yo siem­pre so­ñé con es­tar al la­do de él”, ex­pre­só Ros­hell so­bre el he­cho de po­der te­ner a uno de los me­jo­res pe­rio­dis­tas de­por­ti­vos de Co­lom­bia en los úl­ti­mos tiem­pos co­mo men­tor per­so­nal en su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal.

Mar­cos Pé­rez, na­rra­dor de béisbol, es quien la guía aho­ra, te­nien­do cla­ro que Mi­ke si­gue es­tan­do con ella. “Yo sien­to que él es­tá con­mi­go, que me es­tá guian­do y que me es­tá apo­yan­do”.

SU PRO­PIA HISTORIA. Ros­hell es cal­ma­da. Ha­bla con mu­cha se­gu­ri­dad y no le tiem­bla lo voz en nin­gún mo­men­to. Ni si­quie­ra cuan­do le pre­gun­tan por su abue­lo. Ella so­lo tie­ne bue­nos re­cuer­dos de él. So­bre to­do el ha­ber acep­ta­do que Co­mu­ni­ca­ción So­cial y Pe­rio­dis­mo era lo que ha­bía de­ci­di­do es­tu­diar.

“A mi abue­lo no le gus­tó la idea nunca. Al fi­nal fue que ce­dió, cuan­do ya es­ta­ba ma­tri­cu­la­da y to­do (ri­sas). Él que­ría que yo fue­ra abo­ga­da, pe­ro yo lo veía des­de otro pun­to de vis­ta, y lo en- ten­dió”, re­cuer­da la jo­ven es­tu­dian­te, que se en­cuen­tra cur­san­do su pri­mer se­mes­tre en Uni­nor­te.

Mo­men­tos an­tes de co­men­zar la úl­ti­ma trans­mi­sión del Clá­si­co Mun­dial de Béisbol 2017, que fi­na­li­zó ha­ce po­co más de una se­ma­na, Ros­hell con­tó que cuan­do la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en Te­le­ca­ri­be le lle­gó no du­dó en de­cir que sí. Era inex­per­ta, pe­ro sa­bía que se­ría un re­to. Aho­ra se sien­te or­gu­llo­sa de ha­ber acep­ta­do.

“Ha si­do una ex­pe­rien­cia úni­ca, en el set se pa­sa muy ché­ve­re. El béisbol es un de­por­te len­to, pe­ro aquí es agra­da­ble y ac­ti­va­mos a la gen­te. El pri­mer día fui muy re­ser­va­da. Pe­ro aho­ra lle­go con más con­fian­za. Y to­dos han si­do muy res­pe­tuo­sos con­mi­go, que soy la me­nor y úni­ca mu­jer”.

Del pa­pel que desem­pe­ña en es­tos mo­men­tos, con­fie­sa que no es­ta­ba muy fa­mi­lia­ri­za­da, al me­nos no con Twit­ter, pla­ta­for­ma que uti­li­zan en el pro­gra­ma pa­ra acer­car­se a los fie­les se­gui­do­res, pe­ro, se­gún ella, “la vi­da de un pe­rio­dis­ta gi­ra es en Twit­ter”.

“(En el ca­nal) quie­ren rom­per esa vi­sión de dos per­so­nas sen­ta­das. Quie­ren dar más in­for­ma­ción de los ju­ga­do­res, te­ner re­des so­cia­les más ac­ti­vas, y esa es mi fun­ción. Es­tar co­nec­ta­da con los televident­es, más que to­do, du­ran­te ca­da par­ti­do”, di­ce Sch­mul­son que ha ido apren­dien­do po­co a po­co, no so­lo del ma­ne­jo de la red so­cial, sino, tam­bién, del de­por­te co­mo tal.

“El béisbol no es mi de­por­te fa­vo­ri­to. Pe­ro no he des­car­ta­do la idea de con­ti­nuar”, ase­gu­ra, y aña­de que “uno co­mo pe­rio­dis­ta de­por­ti­vo tie­ne que sa­ber de ca­da de­por­te a la per­fec­ción. Por­que si en cual­quier mo­men­to to­ca ha­blar de al­guno, de­bes te­ner co­no­ci­mien­to”.

Eso – afir­ma– es lo que le de­jó su abue­lo. Uno de los tan­tos con­se­jos que in­ten­ta apli­car en su dia­rio vi­vir. “De él apren­dí que hay que ser pun- tual, siem­pre es­tar pre­pa­ra­do y muy bien in­for­ma­do”.

Pe­ro Mi­ke Sch­mul­son no es su úni­co ejem­plo. Ros­hell tie­ne cla­ro que el de­por­te es un cam­po con po­cas mu­je­res, por eso se guía de las que es­tán en el me­dio, co­mo “Li­lia­na Sa­la­zar y Me­lis­sa Mar­tí­nez, ellas sí sa­ben de fút­bol”.

Su ob­je­ti­vo es dar sus pun­tos de vis­ta, ya sea “en un no­ti­cie­ro o en un pro­gra­ma de co­men­ta­rios de­por­ti­vos”. Por lo pron­to, si­gue es­tu­dian­do mien­tras apo­ya las trans­mi­sio­nes de béisbol en Te­le­ca­ri­be, des­de su compu­tador. Ya es­tá lis­ta pa­ra la tem­po­ra­da re­gu­lar del de­por­te en Es­ta­dos Uni­dos, que ini­cia mañana. Pe­ro es­pe­ra in­cur­sio­nar tam­bién en el fút­bol y te­nis, de­por­tes que le apa­sio­nan. Fi­nal­men­te, tie­ne to­do un ca­mino por de­lan­te. Co­mo ella mis­ma di­ce: “ape­nas es­toy co­men­zan­do”. GC

Mo­men­tos an­tes a la trans­mi­sión de la fi­nal del Clá­si­co Mun­dial de Béisbol, Ros­hell po­só en el mis­mo set don­de trans­mi­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.