Lo­ren y Ser­gio, la cos­te­ña y el ca­cha­co

LA BA­RRAN­QUI­LLE­RA LO­REN BARAKE Y EL BO­GO­TANO SER­GIO VER­GA­RA CUEN­TAN SU HIS­TO­RIA, EN LA QUE SUS GUS­TOS Y FOR­MA DE VER LA VI­DA LOS MAN­TIE­NE UNI­DOS EN EL AMOR Y LOS NE­GO­CIOS.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FOTOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Hay quie­nes di­cen que el amor a pri­me­ra vis­ta no exis­te, pe­ro Ser­gio Ver­ga­ra no con­cuer­da con ello. Él des­de el pri­mer día que vio a Lo­ren Barake que­dó “fle­cha­do”.

“La vi y que­dé tra­ga­do, me fle­chó ins­tan­tá­nea­men­te”, cuen­ta el bo­go­tano del día que co­no­ció a su hoy es­po­sa, y ma­dre de su hi­ja Vic­to­ria. Di­ce que es “la tí­pi­ca his­to­ria de amor cli­ché en­tre una cos­te­ña y un ca­cha­co”, pe­ro fue el des­par­pa­jo de Lo­ren, su fres­cu­ra al ha­blar, de­cir las co­sas tal y co­mo las pien­sa, y su es­pon­ta­nei­dad lo que más le gus­tó al ca­pi­ta­lino de la ba­rran­qui­lle­ra. “Tí­pi­co de las cos­te­ñas”.

A la ba­rran­qui­lle­ra, por su par­te, le lla­mó la aten­ción la es­ta­tu­ra de su es­po­so, lo “ché­ve­re” que es, y el buen es­ti­lo que lle­va­ba esa vez al ves­tir. “Me en­can­tó de una”, re­cuer­da Lo­ren, que no du­dó en con­ver­sar con Ser­gio esa mis­ma no­che que se co­no­cie­ron, con­fir­man­do en­se­gui­da que le gus­ta­ba.

Una fies­ta en Car­ta­ge­na, en di­ciem­bre de 2004, fue el even­to al que coin­ci­die­ron. Ella era la an­fi­trio­na. Él lle­gó por sor­pre­sa. El res­to es his­to­ria. Ac­tual­men­te lle­van 13 años jun­tos, una hi­ja y mu­chas anéc­do­tas por de­lan­te. Co­mo las ha­bla­das por te­lé­fono fi­jo mien­tras su re­la­ción ape­nas flo­re­cía.

“Yo aca­ba­ba de lle­gar de Aus­tra­lia, con mu­chos pro­yec­tos. Ella igual, pe­ro des­de Fran­cia, a Ba­rran­qui­lla”, cuen­ta Ver­ga­ra. Por eso los si­guien­tes dos me­ses dis­fru­ta­ron co­no­cién­do­se a la dis­tan­cia, a tra­vés de lla­ma­das. “Pe­ro así me hi­zo la pre­gun­ta”, con­tó en­tre ri­sas Lo­ren del mo­men­to cuan­do Ser­gio le pi­dió ser su no­via.

Co­mo to­da his­to­ria, la de ellos tam­bién tu­vo sus al­tos y ba­jos. En esos dos me­ses Lo­ren pre­pa­ra­ba un nue­vo via­je a Eu­ro­pa, es­ta vez a Ita­lia, pa­ra se­guir ca­pa­ci­tán­do­se en lo que le apa­sio­na: la mo­da. Vi­vir a la dis­tan­cia no era lo más ideal pe­ro, sin du­da, los unió. Se­gún Ser­gio, “fue du­ra la ex­pe­rien­cia, pe­ro así se co­no­ce más a la per­so­na, se ha­ce más es­fuer­zo que es­tan­do cerca”.

Con el tiem­po, los ki­ló­me­tros se co­men­za­ron a sen­tir. Lo­ren iba a ter­mi­nar su maes­tría y Ser­gio le pi­dió que re­gre­sa­ra. Así fue. Pe­ro no fue mu­cho su tiem­po en Co­lom­bia. Lo­ren re­tor­nó a Ita­lia, acom­pa­ña­da de su “es­po­so ca­cha­co”.

“Ser­gio iba a ha­cer su maes­tría allá, así que de­ci­di­mos ca­sar­nos an­tes”. Con mú­si­ca de Ce­rat­ti de fon­do, vino ro­sa­do y en So­pó, Cun­di­na­mar­ca Ser­gio le pi­dió ma­tri­mo­nio. Co­mo en una no­ve­la se ca­sa­ron el 6 de sep­tiem­bre de 2008, en Puer­to Co­lom­bia. Por su­pues­to con el mar de fon­do. Des­pués via­ja­ron a Ita­lia, vi­vie­ron un tiem­po allá, y apro­ve­cha­ron pa­ra de­ci­dir que en Bo­go­tá que­rían re­si­dir.

Aho­ra, en la ca­pi­tal es don­de man­tie­nen “vi­va la lla­ma”, apro­ve­chan­do los es­pa­cios cul­tu­ra­les que brin­da la ciu­dad, co­mo el tea­tro. Es­pa­cios que –di­cen– son los que más los unen.

“Am­bos so­mos sen­si­bles por la es­té­ti­ca, por la crea­ti­vi­dad”, ex­pli­ca Lo­ren. “Sí”, con­fir­ma Ser­gio. “El te­ma del di­se­ño tam­bién es lo que nos ha uni­do”.

Y es que es­ta pa­re­ja des­de sus ini­cios tu­vo en co­mún la crea­ción y el es­ti­lo. Ella ha­ce con­sul­to­rías pa­ra mar­cas de mo­da, dic­ta con­fe­ren­cias y ha­ce ase­so­rías so­bre sty­ling. Él es el di­rec­tor crea­ti­vo de Zient­te, ca­sa de di­se­ño de in­te­rio­res, y tra­ba­ja con Bru­ji­ta, una ofi­ci­na de di­se­ño estratégic­o.

So­bre sus di­fe­ren­cias, esas que de­mues­tran que ella es cos­te­ña y él ca­cha­co, di­cen que es lo más di­ver­ti­do, y los ayu­dan a que su re­la­ción nun­ca sea abu­rri­da. “La ri­sa y el sen­ti­do del hu­mor jue­gan un pa­pel im­por­tan­te en nues­tro ma­tri­mo­nio”, di­ce Lo­ren. Ella con­si­de­ra que el me­jor tip que le pue­de dar a las pa­re­jas es “no to­mar­se el amor tan en se­rio, di­ver­tir­se y de­di­car­se tiem­po”, de se­gu­ro, es eso lo que le ha fun­cio­na­do a es­ta pa­re­ja “cli­ché”, la de una cos­te­ña y un ca­cha­co. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.