Juan Ca­mi­lo Vé­lez Via­je­ro

Juan Ca­mi­lo Vé­lez es un ar­qui­tec­to de 27 años que ca­da fin de se­ma­na cam­bia la rum­ba por un via­je eco­tu­rís­ti­co a los lu­ga­res me­nos ex­plo­ra­dos del país.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO In­guel Ju­lieth De La Ro­sa Ven­ce FOTOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Una ver­güen­za en el ex­tran­je­ro mo­ti­vó a Juan Ca­mi­lo Vé­lez Ortega a re­co­rrer ca­da rin­cón de Co­lom­bia an­tes de via­jar al­re­de­dor del mun­do, co­mo es el sue­ño de mu­chos.

Una vez ter­mi­nó la ca­rre­ra de Ar­qui- tec­tu­ra, en la Uni­ver­si­dad de An­tio­quia, Juan Ca­mi­lo hi­zo un prés­ta­mo ban­ca­rio de unos 13 mi­llo­nes de pe­sos pa­ra ir­se de in­ter­cam­bio a Aus­tra­lia y apren­der su idio­ma. Na­ció en un pe­que­ño mu­ni­ci­pio an­tio­que­ño, An­des, y lo más le­jos que sen­tía ha­ber ido era a los lla­nos orien­ta­les.

“Mi sue­ño era sa­lir del país y co­no­cer to­do lo que ha­bía fue­ra de él, en­ton­ces lo­gré ir­me pa­ra Aus­tra­lia, pe­ro es­tan­do allá, en mis cla­ses de in­glés, el pro­fe­sor nos ha­cía ex­po­ner te­mas de nues­tros paí­ses. En­ton­ces yo mos­tra­ba La Gua­ji­ra, La Ma­ca­re­na, el Ama­zo­nas... Al fi­nal ellos me pre­gun­ta­ban que si co­no­cía to­dos esos lu­ga­res y yo, con mu­cha pe­na, te­nía que de­cir que no. To­dos que­da­ban sor­pren­di­dos por­que co­no­cía Aus­tra­lia y no esos lu­ga­res tan ma­ra­vi­llo­sos”, na­rra el pai­sa de 27 años.

Va­le de­cir que con lo que el ban­co le pres­tó pa­ra sa­lir de Co­lom­bia so­lo le bas­tó pa­ra pa­gar ti­que­tes, vi­sas y el co­le­gio don­de es­tu­dia­ría. Des­pués del pri­mer mes se que­dó sin pla­ta.

“Al prin­ci­pio no te­nía bue­nos in­gre­sos, por­que co­mo no sa­bía in­glés, la con­tra­ta­ción no era for­mal, se apro­ve­cha­ban y me pa­ga­ban co­mo 16 dó­la­res aus­tra­lia­nos ca­da ho­ra. En los úl­ti­mos nue­ve me­ses sí en­tré a una empresa en la que me pa­ga­ban, por ho­ra, 24 dó­la­res aus­tra­lia­nos (unos 50 mil pe­sos co­lom­bia­nos), ade­más re­ci­bía be­ne­fi­cios, en­ton­ces me que­da­ba li­bre par­te del sa­la­rio”, re­cuer­da.

Fue así co­mo tra­ba­jan­do 20 ho­ras se­ma­na­les, Juan Ca­mi­lo pa­ga­ba arrien­do, ser­vi­cios y ali­men­ta­ción, sin cohi­bir­se de ex­plo­rar Aus­tra­lia. In­clu­so, en su reg­reso a Co­lom­bia, hi­zo es­ca­la en Asia. De mochilero via­jó por Tai­lan­dia, Sin­ga­pur, Hong Kong y Chi­na. En esos dos me­ses apren­dió a via­jar de ma­ne­ra eco­nó­mi­ca, en los va­go­nes de tren

más ba­ra­tos, de ser ne­ce­sa­rio. Se acos­tum­bró a co­mer y dor­mir en los ba­rrios tra­di­cio­na­les. Me­nos de 2 mi­llo­nes in­vir­tió en ese re­co­rri­do, con eso su­po que en Co­lom­bia su plan via­je­ro po­dría de­jar de ser un sue­ño.

“La ven­ta­ja de tra­ba­jar en una empresa en Aus­tra­lia es que cuan­do re­gre­sas a tu país de ori­gen, co­mo fuis­te es­tu­dian­te in­ter­na­cio­nal, te de­vuel­ven to­dos los im­pues­tos que pa­gas­te cuan­do es­tu­vis­te allá. En­ton­ces es ché­ve­re, por­que tie­nes esos aho­rros de vuel­ta, a mí me die­ron co­mo 5 mi­llo­nes de pe­sos y con eso vi­ví y via­jé los pri­me­ros tres me­ses cuan­do lle­gué a Co­lom­bia”.

OTRA CO­LOM­BIA. La es­tra­te­gia de Juan Ca­mi­lo pa­ra des­cu­brir la ver­da­de­ra ri­que­za na­cio­nal es in­ves­ti­gar y leer so­bre los lu­ga­res me­nos ex­plo­ra­dos del país. De lu­nes a vier­nes tra­ba­ja co­mo ar­qui­tec­to en Bo­go­tá y los fi­nes de se­ma­na, en vez de rum­bear, via­ja a un lu­gar nue­vo.

“Me he da­do cuen­ta que más gas­ta uno en un fin de se­ma­na rum­bean­do y yen­do a co­mer que via­jan­do” —di­ce con co­no­ci­mien­to de cau­sa. “En un res­tau­ran­te pue­des gas­tar­te 50 mil pe­sos, mien­tras que un cuar­to en un hos­tal o en una ca­sa fin­ca con eco­tu­ris­mo pue­de sa­lir­te en 20 o 30 mil pe­sos la no­che. Y lo cier­to es que el pla­cer de la co­mi­da du­ra una me­dia ho­ra, mien­tras que ca­mi­nar y me­ter­te por her­mo­sos pai­sa­jes no te cues­ta na­da”.

Es así co­mo Juan Ca­mi­lo ha pa­sea­do des­de el Ca­ri­be (don­de se ha de­ja­do cau­ti­var por sus “in­fi­ni­tos co­lo­res y sa­bo­res”) has­ta el Ama­zo­nas. En su men­te guar­da re­cuer­dos de San An­drés, Ba­rran­qui­lla, Va­lle­du­par, San­ta Mar­ta, Car­ta­ge­na, Tun­ja, Vi­lla de Ley­va, Neu­sa, Pas­to, Le­ti­cia, Puer­to Na­ri­ño, San Fran­cis­co y San Jo­sé del Gua­via­re; por so­lo men­cio­nar los que se le vie­nen a la ca­be­za.

En es­ta Se­ma­na San­ta sus pla­nes apun­tan a vi­si­tar el San­tua­rio de Las La­jas en Na­ri­ño, lle­gar a la La­gu­na de la Co­cha y lue­go pa­sar por el tram­po­lín de la muer­te que lle­va a Mo­coa. Has­ta ahí pro­me­tió lle­var ayu­da a los dam­ni­fi­ca­dos an­tes de co­ger rum­bo ha­cia la cas­ca­da del fin del mun­do, el lla­ma­do ‘Ojo de Dios’ y otros lu­ga­res na­tu­ra­les en Pu­tu­ma­yo.

De sus his­to­rias pue­de ser tes­ti­go en Ins­ta­gram, en la cuen­ta @ka­sed­na_ tra­vel, don­de pro­cu­ra trans­mi­tir un so­lo men­sa­je: “No te­ne­mos que sa­lir de Co­lom­bia pa­ra po­der ma­ra­vi­llar­nos con un pai­sa­je”. GC

VIA­JE ECO­NÓ­MI­CO... “El tru­co es­tá en bus­car lu­ga­res no tan co­mer­cia­les, pe­que­ños pue­blos que son muy ri­cos, en vez de los gran­des des­ti­nos que son más ca­ros por ser más fre­cuen­ta­dos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.