Me va­le...

Gente Caribe - - Ín­di­ce - POR Pa­dre Alberto Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Una ten­den­cia del hom­bre mo­derno es que­rer de­cir­le al otro qué de­be y no de­be ha­cer. No es ex­tra­ño que es­cri­bas al­go en una red so­cial y al ins­tan­te mu­chas per­so­nas te di­gan que es me­jor que lo es­cri­bas co­mo ellos creen y no co­mo tú lo pien­sas y lo sien­tes. Cree­mos que nues­tra opi- nión es ab­so­lu­ta y tie­ne que ser asu­mi­da por los de­más sin chis­tar. Es­to ha­ce que no fal­te el que cri­ti­que tus for­mas de ac­tuar y de ha­blar sin ha­ber­se preo­cu­pa­do por en­ten­der tu in­ten­ción ni tus ob­je­ti­vos de vi­da. Otros se ob­se­sio­nan con­ti­go de tal ma­ne­ra que a dia­rio y sis­te­má­ti­ca­men­te te cri­ti­can y te ata­can, co­mo si tú fue­ras el cen­tro de su vi­da; ha­blan de He­gel y ter­mi­nan cri­ti­cán­do­te; fi­lo­so­fan so­bre la vi­da en la nueva ga­la­xia y ter­mi­nan en tus ma­ne­ras de ser; sí, es­tán ob­se­sio­na­dos con­ti­go y tus ac­cio­nes.

Es un afán por­que el mun­do sea co­mo ellos lo ven y lo en­tien­den. Es la dic­ta­du­ra del ego y sus for­mas. So­lo es bueno lo que ellos en­tien­den, sien­ten y creen. To­dos te­ne­mos que ser co­mo ellos ima­gi­na­ron que te­ne­mos que ser. Bus­can im­po­ner­se a tra­vés de la crí­ti­ca y de los ata­ques des­pia­da­dos. Lo peor es que exis­ten per­so­nas que se de­jan gol­pear por esas crí­ti­cas y co­mien­zan a vi­vir pa­ra com­pla­cer a los otros, y evi­tar sus co­men­ta­rios. Nor­mal­men­te fa­llan por­que esos que quie­ren que sean co­mo ellos no se sa­tis­fa­cen con na­da y si­guen cri­ti­can­do; na­da los cal­ma.

¿Qué ha­cer? La verdad creo que te­ne­mos que sa­ber quié­nes so­mos y có­mo qu­re­re­mos vi­vir. No se pue­de pre­ten­der agra­dar a to­dos. Hay que vi­vir au­tén­ti­ca­men­te y rea­li­zar los sue­ños que se tie­nen. Se es­cu­cha, se dis­cier­ne en qué pue­den te­ner ra­zón pe­ro no se cam­bia la esen­cia de uno. Se­gu­ro mu­chos nos cri­ti­can por­que quie­ren que me­jo­re­mos, y otros sim­ple­men­te por­que no les cae­mos bien, o les re­cor­da­mos sus fra­ca­sos y erro­res con nues­tros éxi­tos. Que nos que­de cla­ro, el que no nos quie­re co­mo so­mos no nos quie­re y pun­to. Ser ge­nui­nos, cohe­ren­tes con los pro­pios prin­ci­pios y va­lo­res, cla­ros y trans­pa­ren­tes en nues­tras in­ten­cio­nes, y ha­cer­nos los sor­dos a aque­llos que ex­pre­san sus in­ca­pa­ci­da­des y sus mie­dos in­te­rio­res cri­ti­can­do a los de­más.

No pue­des de­jar que las ob­se­sio­nes de los otros te ha­gan in­fe­liz. Hay que te­ner la ar­ma­du­ra lis­ta pa­ra que sus crí­ti­cas no te im­pac­ten, o es­tar un­gi­do por el acei­te del Es­pí­ri­tu San­to pa­ra que to­do eso res­ba­le. So­lo se­rás fe­liz sien­do tu mis­mo, tie­nes que me­jo­rar, acep­tar tus erro­res y tra­ba­jar en su­pe­rar­los, pe­ro sien­do tú mis­mo. Quien te quie­ra amar que te ame tal cual eres, y que te ayu­de a me­jo­rar, no des­de el re­pro­che, sino des­de el diá­lo­go amo­ro­so y cor­dial.

Cuan­do es­to me pa­sa qui­sie­ra vol­ver a mi ni­ñez en las ca­lles del ba­rrio Oli­vo, en San­ta Mar­ta, dón­de sim­ple­men­te se gri­ta­ba “me va­le...”. Y ya. Pe­ro no, hay que ser aser­ti­vo y tra­tar de dar la res­pues­ta más edu­ca­da po­si­ble, o sim­ple­men­te ser in­di­fe­ren­te y de­jar que to­do si­ga su cur­so. Por eso, pa­ra con­cluir es­te diá­lo­go te di­go: ten cla­ro que cuan­do al­guien se ob­se­sio­na por cri­ti­car­te no es­tá mos­tran­do tus erro­res sino que es­tá mos­tran­do to­da la en­vi­dia, la amar­gu­ra y la en­fer­me­dad in­te­rior que tie­ne. Te ben­di­go y te de­seo lo me­jor en tu pro­yec­to de vi­da. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.