Her­ma­nos Kh­beis Em­pre­sa­rios

Dis­tin­guien­do los es­ti­los clá­si­co y con­tem­po­rá­neo, Ro­se, Fa­dia, Ste­fan y Ya­nan le han da­do un vuel­co a la jo­ye­ría Kh­beis, el le­ga­do que han he­re­da­do de su pa­dre pa­les­tino.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO In­guel Ju­lieth De La Ro­sa Ven­ce in­guel.de­la­ro­sa@el­he­ral­do.co FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Clá­si­co y con­tem­po­rá­neo son dos con­cep­tos co­mu­nes que hoy mu­chos bus­can fu­sio­nar pa­ra im­pac­tar con el eclec­ti­cis­mo. Sin em­bar­go, los jó­ve­nes her­ma­nos Kh­beis María han lo­gra­do evo­lu­cio­nar se­pa­ran­do un es­ti­lo del otro en su re­co­no­ci­da jo­ye­ría fa­mi­liar.

Ex­pe­ri­men­tar es un de­seo la­ten­te en los mi­llen­nials co­mo Ro­se, Fa­dia, Ste­fan y Ya­nan, quie­nes han pro­cu­ra­do brin­dar ex­pe­rien­cias a to­dos los pú­bli­cos, seg­men­tan­do muy bien su ofer­ta.

A pe­sar de que una mis­ma fa­mi­lia pro­duz­ca de­ter­mi­na­dos ar­tícu­los y los ofrez­ca en una mis­ma lo­ca­ción, no quie­re de­cir que to­dos los clien­tes bus­quen una ex­pe­rien­cia igual. Al me­nos ese es el pen­sa­mien­to abier­to de Ro­se, la se­gun­da de los cua­tro her­ma­nos, pro­fe­sio­nal en Economía a sus 32 años.

Fue así co­mo en ju­nio de 2016, los hi­jos del pa­les­tino Wa­leed Kh­beis di­vi­die­ron en dos la his­to­ria de su jo­ye­ría, cam­bian­do has­ta los es­pa­cios de ex­hi­bi­ción con do­tes crea­ti­vos. Wa­leed siem­pre so­ñó con que sus hi­jos se aper­so­na­ran de su pro­yec­to de vi­da y hoy ca­da uno le cum­ple el sue­ño des­de su pro­pia pers­pec­ti­va.

De un la­do, dos de los Kh­beis ex­po­nen un es­ti­lo clá­si­co en jo­yas de oro o pla­ta que tie­nen un al­to ni­vel de lu­jo, aun cuan­do no ten­gan la pro­pues­ta de di­se­ño más in­no­va­do­ra. En es­ta es­qui­na del ne­go­cio, Ya­nan, di­se­ña­do­ra grá­fi­ca de 23 años, y Ste­fan, in­ge­nie­ro in­dus­trial de 28, pro­cu­ran que el es­ti­lo clá­si­co no va­ya ex­clu­si­va­men­te con las per­so­nas de ma­yor edad, con

CA­LI­DAD DE EX­POR­TA­CIÓN “La bue­na aco­gi­da internacio­nal, nos mo­ti­va a se­guir sa­can­do un buen pro­duc­to co­lom­biano”. SO­BRE EL PRO­DUC­TO “Él ‘ha­bla’ y lo­gra una co­ne­xión con el clien­te por sí mis­mo y por có­mo es­tá ex­hi­bi­do”.

sol­ven­cia eco­nó­mi­ca o pró­xi­mas a ca­sar­se; sino, tam­bién, con los jó­ve­nes cu­yo es­ti­lo no sea arries­ga­do ni, me­nos, se in­cli­ne con la ex­tra­va­gan­cia.

En el otro la­do del ne­go­cio, Ro­se ha abier­to un es­pa­cio pa­ra los gus­tos con­tem­po­rá­neos que pue­dan sen­tir­se atraí­dos por sus di­se­ños. Ella ex­hi­be sus pro­pues­tas jun­to a las de otros di­se­ña­do­res co­lom­bia­nos que van en su mis­ma on­da de pro­cu­rar “tra­ba­jos más con­cep­tua­les, me­nos clá­si­cos”.

“Con la se­pa­ra­ción del al­ma­cén nos pu­di­mos dar cuen­ta de que en­tre más se tra­ba­je en la ex­pe­rien­cia del clien­te es más pro­ba­ble te­ner me­jo­res re­sul­ta­dos”, ex­pre­sa Ro­se con la sa­tis­fac­ción de ha­ber du­pli­ca­do sus ven­tas des­pués de es­ta di­vi­sión.

En la épo­ca en la que la em­pre­sa es­ta­ba en ma­nos del fun­da­dor Wa­leed, la for­ma de atraer las ven­tas era con­tan­do la his­to­ria de la jo­ye­ría. Aho­ra, es­ta nue­va ge­ne­ra­ción ha­ce que ca­da pro­duc­to ‘ha­ble’ y lo­gre una co­ne­xión con el clien­te por sí mis­mo y por có­mo es­tá ex­hi­bi­do. “La idea es que la jo­ya te es­co­ja a ti, ese es nues­tro le­ma”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.