Ma­má, abo­ga­da y atle­ta, las tres fa­ce­tas de Ma­ría Ca­ro­li­na Mu­ñoz

Es ba­rran­qui­lle­ra y coor­di­na el área ju­rí­di­ca de Aces­co. Es­tá ca­sa­da ha­ce ocho años y tie­ne una ni­ña de nue­ve me­ses. En la ac­tua­li­dad se pre­pa­ra pa­ra la Ma­ra­tón de Nue­va York y en el en­tre­na­mien­to in­vo­lu­cra a su hi­ja.

Gente Caribe - - Protagonis­ta - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Ver por pri­me­ra vez a Ma­ría Ca­ro­li­na Mu­ñoz ge­ne­ra un ima­gi­na­rio de una mu­jer op­ti­mis­ta fren­te a la vi­da. Tal idea es fá­cil de com­pro­bar cuan­do se en­ta­bla una con­ver­sa­ción con ella.

Co­no­cer­la un po­co sig­ni­fi­ca sa­ber que es­tá ca­sa­da ha­ce ocho años, es abo­ga­da, de­por­tis­ta y, a su vez, ma­má de una ni­ña de nue­ve me­ses, fa­ce­tas en las que in­ten­ta ser, cada día, la me­jor ver­sión.

Co­mo mu­jer, la ba­rran­qui­lle­ra se de­fi­ne fe­mi­nis­ta y no va­ci­la al en­fa­ti­zar que den­tro de la so­cie­dad, el sig­ni­fi­ca­do del fe­mi­nis­mo es­tá des­orien­ta­do.

“Pa­ra mí el con­cep­to tie­ne que ver con en­con­trar­nos otra vez en nues­tro ser. Es edu­car la ver­da­de­ra igual­dad de de­re­chos en­tre un hom­bre y una mu­jer, es ele­gir cual­quier pro­fe­sión, aun­que la so­cie­dad di­ga que es solo pa­ra hom­bres; es asu­mir­la con­ven­ci­da de que se pue­de ejer­cer y bien”, afir­mó.

Co­mo ma­dre, di­ce que to­dos los días se de­fi­ne, pues en el na­ci­mien­to de su hi­ja sin­tió que vol­vió a na­cer, pe­ro es­ta vez co­mo ma­má. Ase­gu­ra que en es­te as­pec­to de su vi­da ha ex­pe­ri­men­ta­do un amor que cre­ce to­dos los días y no tie­ne límites, “un amor que solo se pue­de sen­tir cuan­do te­ne­mos hi­jos”.

Tam­bién re­cuer­da a la mu­jer que la tra­jo al mun­do y que hoy no es­tá a su la­do a cau­sa de un cán­cer de ma­ma que se la lle­vó, en el 2008.

“Yo me he con­ver­ti­do en mi ma­má, no sé có­mo, ni en qué mo­men­to su­ce­dió, pe­ro ter­mi­né sien­do la misma mu­jer que se di­vi­día en ca­sa, tra­ba­jo y sus hob­bies. Hoy la ex­tra­ño mu­cho y año­ro po­der com­par­tir­le lo que soy y có­mo me sien­to cada día, por­que siem­pre fue mi me­jor ami­ga”, con­tó con la voz que­bran­ta­da.

Por otro la­do, ex­pli­ca que co­mo de­por­tis­ta es bue­na, aun­que no es una atle­ta de al­to ren­di­mien­to; y co­mo pro­fe­sio­nal, en la ac­tua­li­dad es coor­di­na­do­ra del área ju­rí­di­ca de Aces­co.

EL DE­POR­TE EN SU VI­DA. Mu­ñoz ex­pre­sa que em­pe­zó ha­cer de­por­te en el co­le­gio y, al lle­gar a la uni­ver­si­dad,

tu­vo la opor­tu­ni­dad de prac­ti­car fútbol, aun­que su des­tre­za en es­te de­por­te no fue­ra la me­jor.

“Mien­tras ju­ga­ba fútbol, re­cuer­do que me in­vi­ta­ron a la pri­me­ra ca­rre­ra de la mu­jer aquí en Ba­rran­qui­lla, fue­ron 5K y gra­cias a esa ex­pe­rien­cia, pu­de des­cu­brir que lo mío era el atletismo. Lue­go, em­pe­cé a en­tre­nar más y lo­gré pa­sar a 10K y lue­go a 21K”.

Es de re­sal­tar que ha he­cho cua­tro me­dias ma­ra­to­nes na­cio­na­les: dos en Me­de­llín y el res­to en Bogotá. En el 2015 de­ci­dió co­rrer una ma­ra­tón en Nue­va York, sin em­bar­go, se in­mo­vi­li­zó an­te la no­ti­cia de que se­ría ma­má.

EM­BA­RA­ZO CON EN­TRE­NA­MIEN­TO. Ma­ría re­cuer­da que en el mo­men­to que su­po que traía una vi­da en su vien­tre, has­ta el úl­ti­mo día que el mé­di­co le ma­ni­fes­tó que da­ría a luz, hi­zo ejer­ci­cio.

“Yo no soy fit, pe­ro lo fui en mi pe­rio­do de ges­ta­ción, por mi hi­ja. Op­té por no co­mer dul­ces y ali­men­tar­me con ver­du­ras, fru­tas, sal­món y mu­cha agua. Fui muy es­tric­ta con la co­mi­da que con­su­mía y lo al­ter­né con la prác- ti­ca del Gym­box, un en­tre­na­mien­to fun­cio­nal”, ex­pli­ca.

Pe­se a los pa­ra­dig­mas que gi­ran en torno al em­ba­ra­zo, ase­gu­ró que reali­zó ac­ti­vi­da­des fí­si­cas du­ran­te ese pe­rio­do, sin po­ner en ries­go la sa­lud de su hi­ja, gra­cias a que su ins­truc­tor le dio un plan de en­tre­na­mien­to acor­de a su es­ta­do.

“Mi em­ba­ra­zo fue la me­jor ex­pe­rien­cia. Pu­de reír mu­cho, es­tu­ve muy fe­liz. Cuan­do iba a los con­tro­les, el doc­tor me fe­li­ci­ta­ba y me de­cía que con mis há­bi­tos y cui­da­dos, mi be­bé iba a na­cer sana y así fue”.

Pa­ra Mu­ñoz, la vi­da misma se en­car­ga de trans­for­mar los sue­ños, y lo con­fir­mó cuan­do se dio cuen­ta que po­día con­ti­nuar con su pa­sión del atletismo y dis­fru­tar­lo jun­to a su hi­ja Em­ma.

Aun­que no ha de­ja­do de en­tre­nar, acep­ta que ser ma­má no es una ta­rea fá­cil, que el ser hu­mano se va adap­tan­do a los cam­bios, el se­cre­to, pa­ra ella, es­tá en sa­ber dis­tri­buir el tiem­po, “por­que un be­bé lo cam­bia to­do”.

Sus en­tre­na­mien­tos los rea­li­za de lunes a viernes, una ho­ra en el mediodía, de ese mo­do in­ten­ta ejer­ci­tar­se de for­ma efi­cien­te, en­fa­ti­zan­do en la fuer­za, en el tren su­pe­rior e in­fe­rior. Los sá­ba­dos prac­ti­ca una ho­ra de natación y los do­min­gos tro­ta en el par­que más cer­cano, acom­pa­ña­da de Em­ma, que dis­fru­ta el pa­seo en un co­che es­pe­cial.

En­fa­ti­za en que las mu­je­res tie­nen la ca­pa­ci­dad de ha­cer di­ver­sas fun­cio­nes a la vez, pe­ro pa­ra ello, es esen­cial la dis­ci­pli­na. “El há­bi­to es la ca­pa­ci­dad que tie­ne el ser hu­mano en­tre el co­no­ci­mien­to, lo que nos gus­ta y lo que desea­mos ser. Al unir­se esos tres pi­la­res po­de­mos con­se­guir­lo to­do”.

SU DE­SEO. En la ac­tua­li­dad tie­ne una me­ta cla­ra y es par­ti­ci­par en su pri­me­ra ma­ra­tón in­ter­na­cio­nal y un triatlón.

“La ma­ra­tón que quie­ro ha­cer es en Nue­va York, en el 2018, y ya es­toy en­tre­nan­do pa­ra ello; lo que aún no de­ci­do es si co­rrer con Em­ma o so­la. Aún no sé cuál triatlón ha­ré, pe­ro ten­go pen­sa­do me­dir­me en los pró­xi­mos seis me­ses, a ver cuán­to lo­gro avan­zar en ci­clis­mo y en natación y, de­pen­dien­do a la re­sis­ten­cia que ten­ga, de­ter­mi­na­ré a cuál me le me­di­ré”. GC

UNA RE­FLE­XIÓN... “La vi­da misma se en­car­ga de trans­for­mar los sue­ños. Sí se pue­de com­par­tir­los al la­do de los hi­jos”.

SO­BRE ELLA... “Co­mo ma­dre to­dos los días me de­fino. Cuan­do na­ció mi hi­ja, yo sen­tí que vol­ví a na­cer”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.