Ma­ría Claudia Páez, una lí­der em­pre­sa­rial en Car­ta­ge­na

NA­CIÓ EN EL CORRALITO DE PIE­DRA Y PRESIDE LA CÁ­MA­RA DE CO­MER­CIO EN ESA CIU­DAD. ES UNA CON­VEN­CI­DA DE QUE SO­LO LA UNIÓN PO­DRÁ HA­CER DEL CA­RI­BE LA RE­GIÓN MÁS PRÓS­PE­RA DE CO­LOM­BIA.

Gente Caribe - - Portada - Págs. 8-9

Ma­ría Claudia Páez Ma­lla­rino es car­ta­ge­ne­ra, ama su ciu­dad y el pa­sa­do jue­ves ce­le­bró los 484 años de la ca­pi­tal del de­par­ta­men­to de Bo­lí­var.

Es la pre­si­den­ta Eje­cu­ti­va de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio de Car­ta­ge­na des­de ju­nio de 2015 y ba­jo su man­do el or­ga­nis­mo cum­plió 100 años de fun­cio­na­mien­to y pro­ta­go­nis­mo.

Ha­ce unas se­ma­nas apa­re­ció en los prin­ci­pa­les me­dios de co­mu­ni­ca­ción de Co­lom­bia cuan­do dio de­cla­ra­cio­nes so­bre Lal Ex­po, el po­lé­mi­co con­gre­so de la in­dus­tria pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to de adul­tos que es­tá pro­gra­ma­do pa­ra ju­lio, y al que el al­cal­de Ma­nuel Vi­cen­te Du­que le ne­gó los per­mi­sos.

Co­mo en ese mo­men­to, Ma­ría Clau­dio se man­tie­ne en su pun­to de vis­ta. “Los gran­des even­tos en el mun­do em­pie­zan a mi­rar a Car­ta­ge­na. Hay unos que no nos gus­tan, co­mo es el con­gre­so porno. Ese es un sec­tor que es­tá ahí y pro­du­ce re­cur­sos. Qué me preo­cu­pa, la co­ne­xión que se pue­da ha­cer de es­te sec­tor con la ex­plo­ta­ción se­xual in­fan­til, eso es uno de los peo­res fla­ge­los en el mun­do en­te­ro”, afir­ma con cla­ri­dad.

EL APREN­DI­ZA­JE CONS­TAN­TE. De­trás del ros­tro son­rien­te de Ma­ría Claudia Páez hay una his­to­ria de lo­gros y sin­sa­bo­res. Por ejem­plo, el mo­ti­vo, apa­ren­te­men­te in­tras­cen­den­te, de no te­ner el ca­rac­te­rís­ti­co ‘gol­peao’ bo­li­va­ren­se, ese que ig­no­ra la le­tra ‘r’, en­tre otras con­so­nan­tes.

La ra­zón, co­mo ella lo ex­pli­ca mien­tras de­gus­ta un ca­fé, es que se ca­yó de un ár­bol cuan­do era muy ni­ña. Es­te ac­ci­den­te le afec­tó su ros­tro y la ope­ra­ción que le prac­ti­ca­ron no fue la más acer­ta­da.

“Tu­ve una pa­rá­li­sis fa­cial, yo no ten­go cón­di­lo (man­di­bu­lar). Fue­ron dos años de fi­sio­te­ra­pias to­dos los días. Yo no po­día abrir un ojo, la mi­tad de la ca­ra es­ta­ba pa­ra­li­za­da, eso mar­có la di­fe­ren­cia. Ese es uno de los gran­des apren­di­za­jes que he te­ni­do en mi vi­da”.

Hoy, Ma­ría Claudia tie­ne 52 años, dos hi­jos, Carlos Fe­li­pe (27) y Ma­ría Ca­ro­li­na (23), es­tá ca­sa­da con Ro­dol­fo Gui­llén y go­za de una per­fec­ta dic­ción. Las ci­ca­tri­ces des­apa­re­cie­ron y “so­lo que­dan en­se­ñan­zas”, in­clu­so, de los mo­men­tos más trá­gi­cos. Co­mo la muer­te de su pa­dre, Fe­li­pe Páez Co­rrea, por un tu­mor en el ce­re­bro cuan­do ella so­lo te­nía 13 años.

“La muer­te de mi pa­pá, que ha si­do una de las co­sas más di­fí­ci­les en mi vi­da, y sigue sien­do di­fí­cil, fue una opor­tu­ni­dad enor­me por­que me en­se­ñó que hay que dis­fru­tar ca­da mo­men­to, que yo no soy due­ña de na­da (…) Ca­da es­pa­cio de mi vi­da, bueno o ma­lo, es una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je”.

Re­cuer­da que su ma­dre, Lour­des Ma­lla­rino Be­ne­det­ti, al si­guien­te día de la des­apa­ri­ción de su pa­dre asu­mió las rien­das del ho­gar y sa­có ade­lan­te, con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios in­clui­dos, a Ma­ría Claudia y sus dos her­ma­nas.

“Eso fue muy di­fí­cil pa­ra to­das por­que él era un pa­dre muy que­ri­do, era per­fec­to, me que­dé con ese ima­gi­na­rio, a to­das se nos des­ba­ra­tó el mun­do (...) mi ma­má ter­mi­nó de for­mar­se es­tu­dian­do en la no­che y lle­gó a ser ge­ren­te de Aces (Ae­ro­lí­neas Cen­tra­les de Co­lom­bia) en Ca­li. Nos ter­mi­nó de edu­car muy bien. Una her­ma­na vi­ve en Pa­rís y la otra, en Tampa. Esa en­se­ñan­za de mi ma­dre me mar­có, me ge­ne­ró au­to­no­mía, me en­se­ñó a no de­pen­der de los de­más. Si el día de ma­ña­na mis

hi­jos tie­nen que ir­se, por ejem­plo, los res­pal­do en to­do lo que pue­da”.

LA MU­JER Y LOS NE­GO­CIOS. Ma­ría Claudia es cla­ra en el mo­men­to de dar opi­nio­nes o ex­pre­sar con­cep­tos. So­bre el ma­chis­mo y los ne­go­cios sos­tie­ne que hay unas pre­con­cep­cio­nes con res­pec­to a có­mo se con­ci­be es­te en los ima­gi­na­rios de la mu­jer y el hom­bre em­pre­sa­rio en la so­cie­dad.

“He­mos me­jo­ra­do mu­cho. To­da­vía te­ne­mos mu­cho que avan­zar, y no es so­la­men­te un te­ma del hom­bre, es có­mo se sien­te la mu­jer. A mu­chas fé­mi­nas to­da­vía les cues­ta tra­ba­jo asu­mir cier­tos ro­les de li­de­raz­go em­pre­sa­rial den­tro de la pro­pia em­pre­sa, no es que el hom­bre no le dé la opor­tu­ni­dad, que pue­de que se dé, es que la mu­jer se pre­gun­ta ¿pa­ra qué? En­ton­ces, ¿eso sig­ni­fi­ca que me de­bo au­sen­tar más de la casa, de mis hi­jos? Las mu­je­res, y esa es una con­di­ción muy pro­pia, lle­gan a un pun­to de sa­tis­fac­ción personal en la que no quieren se­guir avan­zan­do. Que se tie­ne que mu­dar, por ejem­plo, y no lo ha­ce por­que sen­ci­lla­men­te es fe­liz don­de es­tá”.

En Ae­com – la mul­ti­na­cio­nal don­de la­bo­ró an­tes de lle­gar a la Cá­ma­ra de Co­mer­cio–, Ma­ría Claudia li­de­ra­ba el área de Ar­qui­tec­tu­ra y Pla­nea­ción Ur­ba­na. Ase­gu­ra que en ese mo­men­to la pro­yec­ción era enor­me en La­ti­noa­mé­ri­ca, pe­ro cuan­do le ofre­cie­ron de­vol­ver­se a Car­ta­ge­na, de vi­vir en su ciu­dad y ha­cer al­go por ella, no du­dó en pos­tu­lar­se, a sa­bien­das de lo exi­gen­te y mi­nu­cio­so del pro­ce­so.

En úl­ti­mas cree que su ho­ja de vi­da ha­bló por ella. No en vano ha la­bo­ra­do en di­fe­ren­tes or­ga­ni­za­cio­nes, pú­bli­cas y pri­va­das des­de 1998.

“He te­ni­do la for­tu­na de tra­ba­jar mon­tan­do em­pre­sa, la­bo­rar en una mul­ti­na­cio­nal, ese fue mi úl­ti­mo empleo (Ae­com). Tra­ba­jé con Tec­no­quí­mi­cas, en mer­ca­deo, pe­ro tam­bién he si­do fun­cio­na­ria pú­bli­ca co­mo ase­so­ra en el ám­bi­to de pla­nea­ción y los pro­ce­sos de con­tra­ta­ción de Ic­fes, je­fe de pla­nea­ción de la Uni­ver­si­dad de Car­ta­ge­na, de la Go­ber­na­ción de Bo­lí­var, fui Se- cre­ta­ria de Pla­nea­ción de la Al­cal­día de Car­ta­ge­na. Mi vi­da la­bo­ral co­men­zó en el mer­ca­deo, de he­cho, esa es mi es­pe­cia­li­za­ción, pe­ro mi de­sa­rro­llo en los úl­ti­mos 20 años ha es­ta­do cen­tra­do en el ám­bi­to de la pla­nea­ción y el de­sa­rro­llo te­rri­to­rial (...) La Jun­ta ha creí­do en mí y es­ta­mos ha­cien­do el tra­ba­jo. Me sien­to fe­liz de apor­tar a mi ciu­dad y mi re­gión”, ex­pre­sa.

LA UNIÓN HA­CE RE­GIÓN. Ma­ría Cla­ra es una con­ven­ci­da de que so­lo con la unión de fuer­zas, de la com­ple­men­ta­ción, la Re­gión Ca­ri­be se con­ver­ti­rá en la prin­ci­pal fuen­te de de­sa­rro­llo pa­ra el país.

Sub­ra­ya que las for­ta­le­zas del Ca­ri­be son enor­mes, co­men­zan­do por el or­gu­llo que le ge­ne­ra a sus ha­bi­tan­tes sen­tir­se ca­ri­be. “Cuan­do uno sa­le se da cuen­ta de có­mo mar­ca y di­fe­ren­cia po­si­ti­va­men­te ser de es­ta par­te del pla- ne­ta (...) la gran cuen­ca del Ca­ri­be tie­ne hoy tres premios No­bel de Li­te­ra­tu­ra, tie­ne unas con­di­cio­nes muy es­pe­cia­les (...) Me iden­ti­fi­co ple­na­men­te con lo que ex­pre­sa Gus­ta­vo Bell, uno de los gran­des de­fen­so­res de pen­sar co­mo ca­ri­bes y no co­mo océano Atlán­ti­co. Me iden­ti­fi­co tam­bién con Al­fon­so Mú­ne­ra cuan­do men­cio­na en sus li­bros el gran fra­ca­so del Ca­ri­be po­lí­ti­co que, ade­más, lo men­cio­na re­cien­te­men­te Adol­fo Mei­sel: ¿dón­de es­tán nues­tros lí­de­res?, hay que tra­ba­jar mu­cho”.

Y así sigue ha­blan­do Ma­ría Claudia so­bre las ven­ta­jas que el Ca­ri­be co­lom­biano de­be ex­plo­tar: la na­ve­ga­bi­li­dad del río Mag­da­le­na, el te­ma de los offs­ho­re y la ri­que­za cul­tu­ral y tu­rís­ti­ca. Te­mas que, por for­tu­na, ella no de­ja so­lo en ter­tu­lias, sino que, tam­bién, los li­de­ra en la prác­ti­ca, co­mo lo ha­ce la Gen­te Ca­ri­be. GC

LA ME­JOR OR­GA­NI­ZA­CIÓN... “La em­pre­sa más gran­de que uno cons­tru­ye, sos­te­ni­ble en el tiem­po, es la fa­mi­lia”.

UNA DE SUS PRE­MI­SAS... “Ca­da es­pa­cio de mi vi­da, bueno o ma­lo, es una opor­tu­ni­dad de apren­di­za­je”.

UNA REALI­DAD DEL MER­CA­DO... “Los gran­des even­tos en el mun­do em­pie­zan a mi­rar a Car­ta­ge­na. Hay unos que sí nos gus­tan y otros que no”.

Ariad­na Gu­tié­rrez Ju­lio Me­za Irma Mar­tí­nez Ed­gar­do Ja­ra­mi­llo Ga­briel Otá­lo­ra y nues­tro co­la­bo­ra­dor, el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Eho­ja de vi­da re­su­mi­da Ba­chi­ller del co­le­gio Gim­na­sio Car­ta­ge­na de In­dias. Apa­sio­na­da de la pla­nea­ción es­tra­té­gi­ca e ini­cia­ti­vas ciu­da­da­nas que apor­ten al de­sa­rro­llo de la Re­gión Ca­ri­be. Ingeniera in­dus­trial de la Pon­ti­fi­cia Uni­ver­si­dad Ja­ve­ria­na y...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.