Ju­lio Me­za Ac­tor y can­tan­te

El ac­tor y can­tan­te car­ta­ge­ne­ro es­tu­vo au­sen­te en la pan­ta­lla es­pe­ran­do un pa­pel pro­ta­gó­ni­co que lo ani­ma­ra a re­gre­sar. Con­fía en que su ta­len­to no es­tá pa­ra ni­mie­da­des.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO In­guel Ju­lieth De La Ro­sa Ven­ce FOTOS John Ro­ble­do y Cortesía Ca­ra­col Te­le­vi­sión

Seis años es­tu­vo Ju­lio Me­za ais­la­do de la pan­ta­lla. Muy cla­ra te­nía su ra­zón: “si no es un pa­pel im­por­tan­te, no voy a tra­ba­jar en te­le­vi­sión”. “¿Por qué es­te ne­gri­to fei­to no pue­de ser pro­ta­go­nis­ta de una no­ve­la? ¿Por qué siem­pre tie­nen que ser los bo­ni­tos?”. Eso cues­tio­nó to­do es­te tiem­po, has­ta que al fin le lle­gó ese gran rol en la pro­duc­ción de Los Mo­ra­les, del canal Ca­ra­col.

“Uno tie­ne que de­ci­dir bien, tan­to en la mú­si­ca co­mo en la ac­tua­ción, no se tra­ta de sa­car can­cio­nes o ha­cer no­ve­las to­dos los días, tie­nes que sa­ber es­co­ger el per­so­na­je, qué va a ha­cer, no so­lo es­co­ger­lo por di­ne­ro, sino te­ner cla­ro qué pro­yec­ción te va a dar”, ex­pre­sa con fir­me­za el ar­tis­ta na­ci­do en Car­ta­ge­na.

Ju­lio se dio a co­no­cer en Fac­tor X, el reality que ga­nó en 2005 con su ta­len­to mu­si­cal. En 2010 in­cur­sio­nó en la ac­tua­ción con el per­so­na­je de Chi­pi Chi­pe en la no­ve­la Che­pe For­tu­na. A pe­sar del au­ge que tie­ne en ca­da apa­ri­ción, no se man­tie­ne vi­gen­te. Su es­tra­te­gia pa­ra al­can­zar el éxi­to en ca­da nue­va pro­duc­ción es­tá en ha­cer­se ex­tra­ñar. Pa­ra él, es­tar en la pan­ta­lla siem­pre can­sa, abu­rre al te­le­vi­den­te.

“Des­pués de Chi­pi Chi­pi me aguan­té de ha­cer te­le­vi­sión, por­que ha­bía tra­ba­jos pa­ra ha­cer de es­cla­vo, cho­fer o ce­la­dor, y esos son per­so­na­jes en los que no so­lo mi ra­za tie­ne que

es­tar, yo siem­pre quie­ro ha­cer co­sas gran­des”, cuen­ta los mo­ti­vos por los que re­cha­zó va­rios pro­yec­tos. “No me de­ja­ban des­ta­car, y to­dos ne­ce­si­ta­mos re­tos, mos­trar pa­ra qué es­ta­mos”.

LA BEN­DI­CIÓN DE LOS MO­RA­LES. La mú­si­ca con­cen­tra­ba la aten­ción de Ju­lio an­tes de su re­gre­so a la te­le­vi­sión. Es­ta­ba en Miami pro­du­cien­do su nue­vo dis­co ( Es­cu­cha es­to mai), ha­cien­do can­cio­nes pa­ra Víc­tor Ma­nue­lle y que­rien­do en­tre­gar­le te­mas a Marc Ant­hony cuan­do un men­sa­je en Fa­ce­book, que ni si­quie­ra lle­gó a la ban­de­ja prin­ci­pal, le hi­zo sa­ber que en el canal Ca­ra­col ne­ce­si­ta­ban con ur­gen­cia con­ver­sar con él. El equi­po de Los Mo­ra­les desea­ba ver­lo du­ran­te la au­di­ción.

Fue así co­mo una ca­mi­sa de man­gas lar­gas y un pan­ta­lón ne­gro le sir­vie­ron de atuen­do pa­ra el cas­ting. Su voz, con la que de en­tra­da in­ter­pre­tó el éxi­to Que me pue­das amar, le bas­tó pa­ra ga­nar­se ese pro­ta­gó­ni­co que tan­to an­he­la­ba y que re­ci­bió co­mo una ben­di­ción.

“Des­pués de mes y me­dio en Miami, es­ta­ba lis­to pa­ra sen­tar­me con Marc Ant­hony y otros ar­tis­tas a los que les es­ta­ba com­po­nien­do, pe­ro se me dio es­ta opor­tu­ni­dad y me to­có dar un pa­so atrás. En Es­ta­dos Uni­dos me ad­vir­tie­ron que si me de­vol­vía a Co­lom­bia, se me caía to­da la vuel­ta que ha­bía he­cho, pe­ro yo di­je: ¡que se cai­ga, quie­ro tra­ba­jar en es­to! Si yo lo pier­do, mi ma­má me qui­ta el ape­lli­do”, bro­mea.

Con el per­so­na­je del maes­tro Mi­guel Mo­ra­les –que to­das las no­ches Co­lom­bia pue­de ver en te­le­vi­sión–, Ju­lio sien­te que abre pa­so a otras tan­tas per­so­nas que, co­mo él, sin ser “hi­jos de papi y ma­mi”, sue­ñan con es­tar en gran­des pro­duc­cio­nes.

“Es tan bo­ni­to que Dios se en­car­gue de po­ner­lo a uno en el lu­gar in­di­ca­do. Uno se que­ja por no ser más al­to o más fla­co, pe­ro si hu­bie­se si­do más al­to, no me hu­bie­sen da­do ese pa­pel. A ve­ces uno no tie­ne los re­cur­sos, pe­ro las opor­tu­ni­da­des lle­gan en el mo­men­to pre­ci­so”, co­men­ta, con la sa­tis­fac­ción de que es­te nue­vo rol se le ha­ya da­do tan fá­cil, tan­to a ni­vel ac­to­ral co­mo en la es­ce­na mu­si­cal.

“Cuan­do es­tu­ve en Fac­tor X con­ven­cí a Juan Carlos Co­ro­nel de ha­cer­le un ho­me­na­je a Ka­leth Mo­ra­les, por­que es­ta­ba pe­ga­da la can­ción Vi­vo en el lim­bo y él aca­ba­ba de mo­rir. A par­tir de ahí, Mi­guel Mo­ra­les me in­vi­tó a su casa, y él y su es­po­sa Ne­vis me tra­tan co­mo si fue­ra un hi­jo, por­que com­par­tí mu­cho tiem­po con ellos. Tan­to que cuan­do le di­je: ‘pa­pá, ha­ré un cas­ting pa­ra in­ter­pre­tar tu per­so­na­je’; él me di­jo: hi­jo, yo quie­ro que seas tú el que lo ha­gas”.

Y es que la vi­da de Mi­guel Mo­ra­les tie­ne as­pec­tos en co­mún con la del car­ta­ge­ne­ro que se crio en La Gua­ji­ra. Am­bos sa­ben lo que es ven­der, ba­jo el fuer­te sol de es­te Ca­ri­be, pes­ca­do, are­pa y cual­quier otra co­sa en la ca­lle pa­ra re­bus­car­se el pan diario. Es más, sa­ben lo que es te­ner la gar­gan­ta, el ta­len­to pa­ra el can­to y tar­dar en des­cu­brir có­mo ex­plo­tar­lo.

Aho­ra que sa­be pa­ra lo que es­tá he­cho, Ju­lio so­lo in­sis­te en ha­cer­se re­cor­dar por un tra­ba­jo des­ta­ca­do en la ac­tua­ción y la mú­si­ca. Quie­re “se­guir sien­do un ejem­plo de su­pera­ción pa­ra los jó­ve­nes que no tie­nen más re­cur­sos que su ta­len­to y to­do su es­fuer­zo”.

“An­do en un en­re­do, por­que ten­go una pro­duc­ción ur­ba­na por ahí, pe­ro tam­bién me es­tán pro­po­nien­do una pro­duc­ción va­lle­na­ta y quie­ro ha­cer­la, quie­ro apro­ve­char la opor­tu­ni­dad co­mo lo hi­zo Carlos Vi­ves cuan­do hi­zo Es­ca­lo­na, que ve­nía can­tan­do otras co­sas y el va­lle­na­to lo es­ta­ba bus­can­do. Pe­ro no sé, no sé a qué pro­duc­ción dar­le”, con­clu­ye, al me­nos, sa­tis­fe­cho por es­te gran re­gre­so. GC

DI­CE SU ES­PO­SA MI­LA­GROS... “Es muy amo­ro­so y res­pe­tuo­so. En el tra­ba­jo es muy de­di­ca­do y, so­bre to­do, pun­tua­lí­si­mo”.

SO­BRE SU ESEN­CIA... “Pa­ra mí ser ca­ri­be es te­ner la ca­pa­ci­dad de vi­vir una vi­da fe­liz sin te­ner mu­chos re­cur­sos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.