Sa­muel Azout y el cam­bio so­cial que pro­po­ne con fútbol y co­razón

BARRANQUIL­LA ES SU CIU­DAD NA­TAL Y DES­DE AQUÍ ES­TÁ EN­FO­CA­DO EN TRA­BA­JAR POR LA NI­ÑEZ Y LA JU­VEN­TUD DE CO­LOM­BIA A TRA­VÉS DEL DE­POR­TE, LOS VA­LO­RES Y LA EDU­CA­CIÓN.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Cla­ri­ta Spitz FO­TOS Archivo par­ti­cu­lar

Alos 14 años de edad, sien­do aún es­tu­dian­te de se­cun­da­ria en Barranquil­la, su ciu­dad na­tal, Sa­muel Azout acos­tum­bra­ba sa­lir del co­le­gio y di­ri­gir­se al al­ma­cén de su pa­dre, el an­ti­guo Vi­ve­ro en la ca­lle 77, para tra­ba­jar me­dio tiem­po es­tam­pan­do ca­mi­se­tas, ayu­dar en la ca­ja re­gis­tra­do­ra, sur­tir mos­tra­do­res y aten­der a los clien­tes.

Tiem­po des­pués, tras ha­ber es­tu­dia­do eco­no­mía en la uni­ver­si­dad de Cor­nell, en It­ha­ca, Nue­va York, re­gre­só para vin­cu­lar­se for­mal­men­te a la em­pre­sa fa­mi­liar, ubi­ca­da cer­ca del ‘vi­ve­ro’, co­mo se co­no­cía el zoo­ló­gi­co mu­ni­ci­pal. Por la puer­ta tra­se­ra ven­dían sal­dos y, co­mo no te­nía nom­bre, la gen­te de­cía “va­mos pa’l vi­ve­ro”. Así na­ció el nom­bre de es­ta em­pre­sa que, al pa­sar los años, dio ori­gen a Ca­ru­llaVi­ve­ro, una de las ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos más gran­de del país.

Sammy, co­mo pre­fie­re que le lla­men, “por­que es más cer­cano y ge­ne­ra con­fian­za”, na­ció en 1959. Gra­dua­do

en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en la Uni­ver­si­dad de Geor­ge­town, en Washington, con­si­de­ra que “el úni­co obs­tácu­lo en­tre lo que so­mos y lo que que­re­mos ser so­mos no­so­tros mis­mos”. Sus hi­jos re­cuer­dan que a su re­gre­so del co­le­gio, a la ho­ra de la co­mi­da, les pre­gun­ta­ba: “¿Qué hi­cie­ron hoy para cam­biar el mun­do?”.

Des­de muy tem­pra­na edad se in­tere­só por el re­to del de­sa­rro­llo: có­mo me­jo­rar la con­di­ción hu­ma­na y el bie­nes­tar de la so­cie­dad, có­mo lo­grar que to­das las per­so­nas ten­gan la mis­ma opor­tu­ni­dad de vi­da. A tra­vés de la Fun­da­ción Ca­ru­lla creó Aeio­tu, una ini­cia­ti­va de de­sa­rro­llo para la pri­me­ra in­fan­cia en la que más ade­lan­te se ba­só el pro­gra­ma ‘De Ce­ro a Siem­pre’ del go­bierno San­tos. En el 2006, al ne­go­ciar la ven­ta de Ca­ru­llaVi­ve­ro al Éxi­to, a los 47 años, Sa­muel de­ci­dió es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca en Har­vard y de­di­car­se a com­ba­tir la mi­se­ria.

¿Có­mo in­flu­yó en su per­so­na­liP dad su in­fan­cia en Barranquil­la? R Ha­ber na­ci­do y cre­ci­do en el Ca­ri­be co­lom­biano, des­ci­fran­do su pro­ble­má­ti­ca hu­ma­na y so­cial des­de la li­te­ra­tu­ra de Ga­briel Gar­cía Már­quez, nos da esa es­pon­ta­nei­dad, esa fran­que­za, ese rea­lis­mo con un com­po­nen­te de ma­gia… Ga­bo nos in­flu­yó a to­dos. O las anéc­do­tas de mi pa­dre con Ál­va­ro Ce­pe­da Sa­mu­dio, o con En­ri­que Sco­pell, su gran ami­go, en La Cue­va, en la que ha­cía par­te, es­po­rá­di­ca­men­te, del Gru­po de Barranquil­la. Iba a las ter­tu­lias y, cuan­do se les aca­ba­ba el tra­go lo man­da­ban a traer más. Sa­bían que re­gre­sa­ría, que no se per­de­ría con el di­ne­ro. De­cían “el ju­dío vuel­ve con tra­go”. Fui muy afor­tu­na­do. Mi abue­lo Ja­co­bo Azout, quien emi­gró a Co­lom­bia des­de Je­ru­sa­lén en 1921, nos dio un in­va­lua­ble ejem­plo. Lle­gó a Puer­to Co­lom­bia sin un pe­so y, co­mo tan­tos jó­ve­nes in­mi­gran­tes ju­díos, re­co­rrió los pue­blos de la cos­ta atlán­ti­ca a lo­mo de bu­rro ven­dien­do te­las. Sin te­ner gran­des es­tu­dios ni ser de­ma­sia­do ob­ser­van­te, nos en­se­ñó el va­lor del res­pe­to ha­cia las opi­nio­nes di­fe­ren­tes. De él apren­dí el con­cep­to en he­breo ti­kún olám, re­pa­rar el mun­do, ayu­dar a cons­truir un mun­do más to­le­ran­te, so­li­da­rio e in­clu­yen­te.

Ha­ble­mos de los ini­cios de Fú­tP bol con Co­razón. R En el 2006 pre­si­día Ca­ru­lla-vi­ve­ro cuan­do lo com­pró Éxi­to y me re­em­pla­za­ron. De­ci­dí ha­cer un pos­gra­do en Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca en la Es­cue­la de Go­bierno de Har­vard, es­tu­diar so­bre de­sa­rro­llo en po­lí­ti­ca pú­bli­ca y el mun­do de las or­ga­ni­za­cio­nes sin áni­mo de lu­cro. Allí co­no­cí a Gui­ller­mo Ro­lan­do, un com­pa­ñe­ro de cla­se que tie­ne una or­ga­ni­za­ción en Chi­le -Fútbol Más- que uti­li­za el fútbol co­mo vehícu­lo de de­sa­rro­llo co­mu­ni­ta­rio y co­mo he­rra­mien­ta de cam­bio so­cial, y se me ocu­rrió ha­cer un pro­yec­to si­mi­lar en Co­lom­bia. Así na­ció, hace más de 10 años, Fútbol con Co­razón, FCC. Es­ta es una em­pre­sa so­cial que mi­ra el fútbol co­mo he­rra­mien­ta pe­da­gó­gi­ca, para desa­rro­llar ha­bi­li­da­des que per­mi­tan a los me­no­res su­pe­rar pro­ble­mas hu­ma­nos re­la­cio­na­dos con la mi­se­ria, la vio­len­cia y la ex­clu­sión. En los ba­rrios menos pri­vi­le­gia­dos, ni­ños y ni­ñas están ex­pues­tos a una can­ti­dad de ries­gos, co­mo pros­ti­tu­ción, em­ba­ra­zo ado­les­cen­te, abu­so, mal­tra­to, vio­la­ción, pan­di­lle­ris­mo, re­clu­ta­mien­to por los irre­gu­la­res y to­do ti­po de mi­cro-trá­fi­co, al­cohol, dro­gas. Mu­chas ve­ces en sus ca­sas exis­te vio- len­cia, no hay men­to­res, tie­nen mu­cho tiem­po li­bre. No­so­tros ofre­ce­mos un pro­gra­ma ex­tra es­co­lar, la es­cue­la de fútbol, don­de ni­ños y ni­ñas apren­den va­lo­res y ha­bi­li­da­des. Lo que ha­ce­mos es prác­ti­ca­men­te pre­ven­ción de vio­len­cia, en­tre ellas la vio­len­cia de gé­ne­ro (...) Arran­ca­mos for­mal­men­te en el 2008 con 120 ni­ños en el ba­rrio La Paz, de Barranquil­la. Ac­tual­men­te te­ne­mos unos 4.400 ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes en los pro­gra­mas di­rec­tos y al menos ese mis­mo nú­me­ro en pro­gra­mas a tra­vés de ter­ce­ros. Te­ne­mos pro­yec­tos de em­po­de­ra­mien­to en co­mu­ni­da­des de Cho­có, An­tio­quía, Me­de­llín, San­ta Mar­ta, Car­ta­ge­na y, en Barranquil­la, ade­más de los mu­ni­ci­pios de So­le­dad, Ga­la­pa, Puer­to Co­lom­bia y otros. Con­ta­mos con una di­vi­sión de con­sul­to­ría des­de don­de trans­mi­ti­mos nues­tro mo­de­lo pe­da­gó­gi­co a otras or­ga­ni­za­cio­nes. Esa es una fuen­te de in­gre­sos que nos da sos­te­ni­bi­li­dad. Hoy en día es­ta­mos pre­sen­tes en Ecua­dor, Ar­gen­ti­na y Pa­na­má.

¿Cuál es la me­ta más im­por­tan­te de FCC? R Nues­tra me­ta más im­por­tan­tes es desa­rro­llar un mo­de­lo de ges­tión so­cial ca­paz de me­jo­rar, de ma­ne­ra sos­te­ni­ble y de­fi­ni­ti­va, la opor­tu­ni­dad de una vi­da sa­na, fe­liz y pro­duc­ti­va a la ni­ñez y ju­ven­tud más vul­ne­ra­bles del mun­do. Es­te mo­de­lo de­be te­ner tres ele­men­tos fun­da­men­ta­les: un al­to im­pac­to, com­pro­ba­do cien­tí­fi­ca­men­te; que sea fi­nan­cie­ra­men­te sos­te­ni­ble, y que sea re­pli­ca­ble. Co­mo ob­je­to so­cial, no re­cu­rri­mos a do­na­cio­nes, sino que crea­mos nues­tras fuen­tes de in­gre­sos, un mo­de­lo que no se ha he­cho an­tes en Co­lom­bia. No cree­mos en el de­sa­rro­llo au­to­ri­ta­rio o en lle­var­le una fór­mu­la de de­sa­rro­llo a una co­mu­ni­dad, sino más bien en co-crear o co-cons­truir con es­ta co­mu­ni­dad su fu­tu­ro. No ha­ce­mos otra co­sa di­fe­ren­te que en­tre­gar­le he­rra­mien­tas a una co­mu­ni­dad para que ellos mis­mos se apro­pien de su pro­pio fu­tu­ro. GC

INI­CIO Y DE­SA­RRO­LLO DE FCC... “Arran­ca­mos en 2008 con 120 ni­ños en en el ba­rrio La Paz. Aho­ra te­ne­mos unos 4.400 ni­ños, ni­ñas y jó­ve­nes en los pro­gra­mas di­rec­tos”.

NOR­MAS DE LOS PAR­TI­DOS... “Una de las re­glas en el de­sa­rro­llo de los en­cuen­tros de fútbol por la paz es que el pri­mer gol del en­cuen­tro de ca­da equi­po lo anote una ni­ña o una jo­ven”.

Apar­tes de es­ta en­tre­vis­ta apa­re­cie­ron en la Edi­ción 102 de Re­vis­ta Sa­lo­món – Bo­go­tá, ju­nio-ju­lio 2017.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.