Candy Cha­mo­rro Im­pul­sa­do­ra del ar­te ur­bano

Es con­ta­do­ra pú­bli­ca y na­ció en el Co­pey. Su sen­si­bi­li­dad fren­te a los pro­ble­mas so­cia­les la lle­vó a crear una cuen­ta en Ins­ta­gram pa­ra re­sal­tar la la­bor de ar­tis­tas ur­ba­nos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FOTOS Or­lan­do Ama­dor y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Con pro­pie­dad, Candy Cha­mo­rro to­ma la pa­la­bra y ma­ni­fies­ta que es pro­fe­sio­nal en Con­ta­du­ría Pú­bli­ca. Su ca­rre­ra le ha per­mi­ti­do tra­ba­jar en el área con­ta­ble de una em­pre­sa ma­nu­fac­tu­re­ra de Ba­rran­qui­lla y desem­pe­ñar­se co­mo in­ves­ti­ga­do­ra con­ta­ble en su al­ma ma­ter, Uni­ver­si­dad de la Cos­ta.

Na­ci­da en Co­pey, Ce­sar y cria­da en Ba­rran­qui­lla, Cha­mo­rro se de­fi­ne co­mo una mu­jer em­pren­de­do­ra, crea­ti­va y sen­si­ble fren­te a los fla­ge­los so­cia­les.

“En el gru­po de in­ves­ti­ga­ción con­ta­ble tam­bién ana­li­za­mos te­mas de la so­cie­dad. Por es­to sur­ge en mí la idea de va­lo­rar el tra­ba­jo de to­dos los ar­tis­tas ur­ba­nos que in­for­tu­na­da­men­te es­tán su­mer­gi­dos en el mun­do de la dro­ga­dic­ción y tie­nen un gran ta­len­to en sus ma­nos. Aun­que de­bo acla­rar que no to­dos son con­su­mi­do­res”, ma­ni­fies­ta Cha­mo­rro.

In­di­ca que más que tra­zos, co­lo­res y fi­gu­ras, la ela­bo­ra­ción de los

mu­ra­les ur­ba­nos les per­mi­te a los jó­ve­nes de­mos­trar su crea­ti­vi­dad y trans­mi­tir sen­ti­mien­tos, opi­nio­nes y crí­ti­cas de for­ma pa­cí­fi­ca.

“Mu­chos de ellos son es­tu­dian­tes uni­ver­si­ta­rios y con re­cur­sos pro­pios con­si­guen sus pin­tu­ras y or­ga­ni­zan to­do. Al­gu­nos son con­tac­ta­dos por en­ti­da­des pa­ra crear mu­ra­les alu­si­vos a pai­sa­jes y a si­tua­cio­nes, otros son pa­tro­ci­na­dos por las Ca­sas de Cul­tu­ras de mu­ni­ci­pios o ciu­da­des, pe­ro la gran ma­yo­ría no cuen­tan ni con lo uno ni con lo otro”.

Por lo an­te­rior, exis­te una preo­cu­pa­ción en ella y ha­ce un lla­ma­do a las or­ga­ni­za­cio­nes que bus­can ar­tis­tas pa­ra rea­li­zar mu­ra­les ur­ba­nos.

“A mi pa­re­cer, la elec­ción de ar­tis­tas de­be­ría ser a tra­vés de con­vo­ca­to­rias ma­si­vas, pa­ra que to­das las per­so­nas que pin­tan, sean nue­vos o an­ti­guos, ten­gan las mis­mas opor­tu­ni­da­des”.

UNA IDEA. Apor­tar un gra­ni­to de are­na en el mun­do pa­ra me­jo­rar la so­cie­dad es el le­ma de Candy Cha­mo­rro. En es­ta oca­sión, qui­so apor­tar crean­do la cuen­ta de Ins­ta­gram @mu­ra­le­sur­ba­nos, de­di­ca­da a la pu­bli­ca­ción gra­tui­ta de pin­tu­ras abs­trac­tas en pa­re­des, con el fin de que es­tas sean re­co­no­ci­das y va­lo­ra­das.

Cuen­ta que una con­ver­sa­ción con una de sus ami­gas fue su­fi­cien­te pa­ra em­pe­zar a cap­tu­rar imá­ge­nes de los mu­ra­les con su ce­lu­lar y pu­bli­car­las ano­tan­do la ciu­dad en la que es­tán, jun­to a la di­rec­ción y el men­sa­je que trans­mi­ten. En el pre­sen­te con­ti­núa, pe­ro con una cá­ma­ra pro­fe­sio­nal.

Otro pro­pó­si­to de su la­bor, se­gún Cha­mo­rro, es in­cen­ti­var a los crea­do­res de las pin­tu­ras a que si­gan por el ca­mino del ar­te pa­ra sol­ven­tar­se eco­nó­mi­ca­men­te y, po­co a po­co, mi­gren del mun­do de la dro­ga­dic­ción, sin des­li­gar­se de lo ur­bano.

Ma­ni­fies­ta que ha­ce un año ma­te­ria­li­zó la idea y des­de en­ton­ces ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de via­jar a ciu­da­des co­mo Bu­ca­ra­man­ga, Bo­go­tá, Flo­ren­cia, San­ta Mar­ta, Car­ta­ge­na, Va­lle­du­par y zo­nas co­mo el Eje Ca­fe­te­ro, en­tre otras.

“Yo pien­so que to­das las per­so­nas de­ben preo­cu­par­se por las pro­ble­má­ti­cas de la so­cie­dad. A ve­ces so­lo nos con­cen­tra­mos en gra­duar­nos y de­di­car­nos a la pro­fe­sión, sin im­por­tar­nos to­do lo que es­tá su­ce­dien­do en el en­torno. Pe­ro, creo que es in­dis­pen­sa­ble ser sen­si­ble en to­do y cam­biar la men­ta­li­dad de la gen­te (...) Con es­te pro­yec­to no bus­co ser fa­mo­sa, ni que me lo re­co­noz­can, lo úni­co que quie­ro es con­tri­buir en al­go a la so­cie­dad”.

Otra de sus fi­na­li­da­des con su cuen­ta de más de 2.000 se­gui­do­res, es in­ci­tar a que bus­quen mu­ra­les y se sa­quen una fo­to, pa­ra que lue­go las en­víen por men­sa­je di­rec­to y, así, pue­dan ser pu­bli­ca­das en la his­to­ria, crean­do de una u otra for­ma, la cul­tu­ra de vi­si­tar mu­ra­les.

“La di­ná­mi­ca es to­mar­se la fo­to jun­to al mu­ral, por­que se tra­ta de que seas tú con es­te. Sig­ni­fi­ca dar­le el va­lor que me­re­ce y de­mos­trar­le a la gen­te que es un es­ce­na­rio ar­tís­ti­co que ex­pre­sa mu­chas co­sas. En re­su­mi­das cuen­tas, bus­co que se re­co­noz­can en él”, pun­tua­li­za con de­ter­mi­na­ción. GC

UN PEN­SA­MIEN­TO... “Es vi­tal que to­das las per­so­nas nos preo­cu­pe­mos por lo que su­ce­de en la so­cie­dad”.

SE­GÚN ELLA... “Los mu­ra­les ur­ba­nos me­re­cen ser va­lo­ra­dos. Son es­ce­na­rios ar­tís­ti­cos que di­cen mu­cho”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.