Si yo pue­do tú pue­des

Gente Caribe - - Índice - POR Sandra Le­vent­hal San­dra­le­vent­[email protected]

En un mi­nu­to la vi­da pue­de cam­biar 180 gra­dos y to­do aque­llo que pen­sá­ba­mos cer­te­ro de­ja de exis­tir. Te­ne­mos que su­pe­rar con­di­cio­nes desas­tro­sas o mo­men­tos im­po­si- bles, pér­di­das pro­fun­das o cam­bios tras­cen­den­ta­les que po­drían ame­na­zar la pro­pia exis­ten­cia. En­ton­ces en­con­tra­mos se­res que lo­gra­ron so­bre­po­ner­se a los re­tos más ex­tre­mos y re­cor­da­mos que los se­res hu­ma­nos so­mos re­si­lien­tes. Si él pu­do yo pue­do.

¿ Có­mo se ha­ce pa­ra so­bre­vi­vir a es­tas si­tua­cio­nes prác­ti­ca­men­te im­po­si­bles?

An­te to­do es im­pres­cin­di­ble creer que se es ca­paz de su­pe­rar las ad­ver­si­da­des, sa­ber que se tie­nen los re- cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra an­te­po­ner­se a las cir­cuns­tan­cias y con­tar con la de­ter­mi­na­ción y la con­vic­ción que se pue­de lo­grar. La con­vic­ción en sí mis­mo y en los re­cur­sos y ha­bi­li­da­des pro­pias es una de esas ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes a los so­bre­vi­vien­tes. No dar­se por ven­ci­dos y lu­char.

Otra ca­rac­te­rís­ti­ca im­por­tan­te es ser po­si­ti­vos y man­te­ner­se op­ti­mis­ta, mi­rar las di­fi­cul­ta­des co­mo opor­tu­ni­da­des pa­ra crear nue­vas cir­cuns­tan­cias y nue­vas mo­ti­va­cio­nes pa­ra en­fren­tar y su­pe­rar. Con­tar con una red de apo­yo y ro­dear­se de per­so­nas que pro­mue­van y sos­ten­gan ac­ti­tu­des po­si­ti­vas fren­te a las di­fi­cul­ta­des.

Bus­car so­lu­cio­nes in­no­va­do­ras, dar­se opor­tu­ni­da­des dis­tin­tas, per­mi­tir­se rein­ven­tar­se y sa­lir del es­que­ma ha­bi­tual son otras es­tra­te­gias in­tere­san­tes a con­si­de­rar an­te las di­fi­cul­ta­des y la ne­ce­si­dad de so­bre­vi­vir a es­tas. Bus­car ejem­plos en otros y apren­der de es­tos, es­tu­diar qué hi­cie­ron, có­mo lo lo­gra­ron y qué ru­tas to­ma­ron po­dría ser útil a la ho­ra de bus­car ins­pi­ra­ción.

EN­FREN­TAR EL MIE­DO. Uno de los pa­ra­li­zan­tes más co­mu­nes fren­te a la ac­ción es el mie­do. Los te­mo­res fre­nan y en mu­chas opor­tu­ni­da­des es­tos mie­dos son in­fun­da­dos e irrea­les, si se les con­tras­ta con las evi­den­cias es muy co­mún que no se sos­ten­gan.

Acep­tar que las si­tua­cio­nes cam­bian, que la vi­da no es li­neal y que to­dos los días nos en­fren­ta­mos a la reali­dad de sa­ber qué co­sas pue­den pa­sar. Si apren­de­mos a vi­vir mo­men­to a mo­men­to la an­sie­dad de la in­cer­ti­dum­bre dis­mi­nu­ye, y en­fren­tar­se a los cam­bios se ha­ce más sim­ple y me­nos trau­má­ti­co.

To­dos los se­res hu­ma­nos te­ne­mos una gran for­ta­le­za in­ter­na y so­mos ca­pa­ces de trans­for­mar­nos, así sea ne­ce­sa­rio an­te las cir­cuns­tan­cias más ad­ver­sas. Lo fun­da­men­tal es sa­ber­nos ca­pa­ces de ha­cer­lo y creer en no­so­tros mis­mos. La au­to­con­vic­ción es el mo­tor pa­ra tras­cen­der y su­pe­rar. Esa es la re­si­lien­cia, aque­llo que nos per­mi­te vol­ver a pa­rar­nos de las caí­das, for­ta­le­ci­dos y con ma­yor sa­bi­du­ría.

An­te las di­fi­cul­ta­des lo úni­co que no de­be­mos ha­cer es pa­ra­li­zar­nos y fre­nar nues­tros avan­ces fren­te a la vi­da. En­fren­tar, ese es el ca­mino. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.