Tra­ba­jo en equi­po, el to­que se­cre­to de Na­ci­ra y John

Pa­ra es­ta pa­re­ja la mu­tua to­le­ran­cia y el res­pe­to han si­do las claves que les ha per­mi­ti­do con­quis­tar jun­tos, du­ran­te más de 40 años, sus sue­ños per­so­na­les y la­bo­ra­les.

Gente Caribe - - Así Nos Conocimos - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Ca­ro­li­na Me­ne­ses y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

“Co­mo si se tra­ta­se de una his­to­ria de amor, de esas que ve­mos en las pe­lí­cu­las, la pri­me­ra vez que vi a John me re­afir­mé a mí mis­ma que el amor a pri­me­ra vis­ta sí exis­te. Y, des­de ese mo­men­to, no he du­da­do ni un so­lo segundo de lo que he­mos cons­trui­do co­mo pa­re­ja”, con­tó la di­se­ña­do­ra tex­til ma­gan­gue­le­ña Na­ci­ra Cu­re Del Cas­ti­llo re­fi­rién­do­se a los co­mien­zos de su his­to­ria de amor con su es­po­so, Jhon Na­zir Ja­tib.

Se co­no­cie­ron lue­go de que una ami­ga car­ta­ge­ne­ra que te­nían en co­mún los pre­sen­ta­ron, cuan­do Na­ci­ra se en­con­tra­ba cur­san­do dé­ci­mo de ba­chi­lle­ra­to y John ade­lan­ta­ba su for­ma­ción pro­fe­sio­nal co­mo ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas en la Uni­ver­si­dad de la Cos­ta.

“A mí me gus­tó mu­cho su for­ma de ser y fue por eso que con­ti­nué lla­mán­do­la du­ran­te los si­guien­tes 15 días. Al po­co tiem­po, de­ci­dí no pen­sar­lo más y to­ma­mos la de­ci­sión de co­men­zar una re­la­ción sen­ti­men­tal”, es­ta­ble­ció John, quien es oriun­do del mu­ni­ci­pio de San Mar­cos, en Su­cre.

Por aquel en­ton­ces, la pa­re­ja dis­fru­ta­ba ir to­dos los fi­nes de se­ma­na a la pla­ya, sa­lir con ami­gos a bai­lar y re­unir­se pa­ra ce­nar en es­ta­ble­ci­mien­tos de co­mi­da rá­pi­da. “Nos en­can­ta­ba co­mer ham­bur­gue­sas, pe­rros ca­lien­tes y mal­tea­das. Co­mer siem­pre ha si­do nues­tro plan nú­me­ro uno”, con­fie­sa, en­tre ri­sas, Na­ci­ra.

Pa­ra es­ta pa­re­ja, va­lo­rar ca­da mo­men­to que com­par­tían jun­tos era una con­sig­na que siem­pre pro­cu­ra­ban te­ner pre­sen­te. “En aque­lla épo­ca mi pa­pá era muy es­tric­to con las sa­li­das y, so­bre­to­do, era muy ce­lo­so, por lo que siem­pre apro­ve­chá­ba­mos el tiem­po y en­con­trá­ba­mos una for­ma pa­ra ver­nos”, afir­mó Na­ci­ra.

Lue­go de que John ter­mi­na­rá de es­tu­diar su ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, em­pe­zó a tra­ba­jar con un ami­go en una em­pre­sa de con­fec­cio­nes.

“Esa fue mi pri­me­ra ex­pe­rien­cia en es­te sec­tor. No obs­tan­te, des­pués, em­pe­cé con Na­ci­ra, cuan­do aún éra­mos no­vios, un ne­go­cio de ca­mi­se­ría pa­ra ni­ños. Es muy cu­rio­so, por­que to­da la vi­da siem­pre he­mos es­ta­do vin­cu­la­dos al ám­bi­to del di­se­ño y de la ro­pa in­fan­til”, con­fe­só John.

Así fue co­mo, seis años des­pués, John se sin­tió lo “su­fi­cien­te­men­te res­pon­sa­ble” co­mo pa­ra dar un pa­so más en la re­la­ción.

“Yo te­nía 28 años y ella, 26. Ya es­tá­ba­mos más ma­du­ros y nues­tra re­la­ción siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por te­ner una con­vi­ven­cia tran­qui­la, por­que a pe­sar de que es nor­mal en­con­trar di­fi­cul­ta­des en las pa­re­jas, no­so­tros siem­pre nos he­mos ayu­da­do mu­tua­men­te. Las re­la­cio­nes son un com­pro­mi­so don­de ca­da quien da su apor­te y no­so­tros ya es­tá­ba­mos en ese pun­to, por lo que le pro­pu­se ca­sar­nos”, ma­ni­fes­tó John.

Na­ci­ra no du­dó en acep­tar es­ta pro­pues­ta. Se ca­sa­ron el 19 de

SO­BRE LA RE­LA­CIÓN... “Nun­ca nos acos­ta­mos a dor­mir es­tan­do dis­gus­ta­dos. Esa es una re­gla de oro en la ca­sa”.

di­ciem­bre de 1981 en una ce­re­mo­nia ca­tó­li­ca e ín­ti­ma en la Igle­sia Nues­tra Se­ño­ra de las Gra­cias de Tor­co­ro­ma. Des­pués, ce­le­bra­ron jun­to a sus fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos en una re­cep­ción que se reali­zó en el Club Cam­pes­tre.

“Re­cuer­do que yo me dis­fru­té ese día de prin­ci­pio a fin. No hi­ce na­da más que bai­lar y pu­di­mos com­par­tir con nues­tros se­res que­ri­dos. Al otro día via­ja­mos a San An­drés por una se­ma­na, pa­ra ce­le­brar nues­tra lu­na de miel. Hoy en día, ya lle­va­mos jun­tos 42 años: 36 de ca­sa­dos y 6 de no­vios”, re­cor­dó Na­ci­ra.

Tra­ba­jar jun­tos, po­co a po­co, se con­vir­tió en el se­cre­to de la fe­li­ci­dad de am­bos. Aun­que el ne­go­cio de la ca­mi­se­ría pa­ra ni­ños se aca­bó, el ma­tri­mo­nio les abrió nue­vas puer­tas. Crea­ron la mar­ca Kids Ex­press, una pro­pues­ta de ro­pa pa­ra ni­ñas que ya lle­va más de 25 años en el mer­ca­do na­cio­nal. Na­ci­ra se en­car­ga del di­se­ño y la elec­ción de los tex­ti­les e in­su­mos, mien­tras que John, de la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va y co­mer­cial.

“Ha si­do una ex­pe­rien­cia muy bo­ni­ta por­que des­de el mo­men­to en el que nos ca­sa­mos, nos con­ver­ti­mos en un equi­po que siem­pre ha te­ni­do el pro­pó­si­to de sa­car ade­lan­te nues­tro pro­yec­to la­bo­ral y a nues­tras hi­jas: Ka­ren, Gra­ce y Step­ha­nie”, afir­mó el ad­mi­nis­tra­dor de em­pre­sas.

Fren­te a es­ta afir­ma­ción, Na­ci­ra opi­na que ha si­do la to­le­ran­cia y el res­pe­to mu­tuo el que les ha per­mi­ti­do su­pe­rar ca­da di­fi­cul­tad. “Nun­ca nos acos­ta­mos a dor­mir es­tan­do dis­gus­ta­dos con el otro, esa es una re­gla pa­ra vi­vir un ma­tri­mo­nio tran­qui­lo y fe­liz”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.