Gi­ral­do Mi­tuo­ka Ka­ga­na Maes­tro ro­ne­ro

Sus pa­dres son ja­po­ne­ses y él na­ció en Cu­ba. Es in­ge­nie­ro quí­mi­co y ha­ce 15 años lle­gó a Barranquil­la con su co­no­ci­mien­to cu­bano pa­ra pro­du­cir ron de pri­me­ra ca­li­dad.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FO­TOS Jesús Ri­co

Ver por pri­me­ra vez a Gi­ral­do Mi­tuo­ka Ka­ga­na de­ja en evi­den­cia que es de as­cen­den­cia ja­po­ne­sa. Pe­ro es­cu­char­lo ha­blar re­ve­la su ori­gen cu­bano.

Co­mo si re­la­ta­ra un cuen­to na­rra que lle­gó a Barranquil­la en el 2002, a cau­sa de que el ini­cio de su vi­da la­bo­ral es­tu­vo li­ga­do a la pro­duc­ción de azú­car y sus de­ri­va­dos.

Vi­vir en Cu­ba le dio la opor­tu­ni­dad de ejer­cer en el Mi­nis­te­rio de la Azú­car (MINAZ) des­de 1974, año en el que ob­tu­vo su tí­tu­lo co­mo in­ge­nie­ro quí­mi­co.

Mi­tuo­ka se­ña­la que en ese mo­men­to le fue asig­na­da una fá­bri­ca de le­va­du­ra to­ru­la, en la que co­no­ció pri­me­ro la pro­duc­ción y lue­go di­ri­gió es­ta le­va­du­ra. En 1981 pa­só a tra­ba­jar en una cen­tral azu­ca­re­ra, du­ran­te cin­co años. Allí se de­di­có a la di­rec­ción por turno de la pro­duc­ción azu­ca­re­ra y en pe­rio­do de re­pa­ra­cio­nes fue je­fe de man­te­ni­mien­to. Es­to cul­mi­nó en 1986. Su ex­pe­rien­cia le sir­vió pa­ra ser nom­bra­do, por la de­le­ga­ción pro­vin­cial de MINAZ en Cie­go de Ávi­la, je­fe de pro­duc­cio­nes de­ri­va­das del azú­car. De mo­do que di­ri­gió la pro­duc­ción de la des­ti­le­ría, la ro­ne­ra, fa­bri­ca­ción de le­va­du­ra to­ru­la y ali­men­to ani­mal, en­tre otras.

Men­cio­na que a par­tir de ese mo­men­to tu­vo cer­ca­nía con las be­bi­das al­cohó­li­cas y los ro­nes.

“No­so­tros te­nía­mos una des­ti­le­ría en Cu­ba y nos die­ron la ta­rea de tras­la­dar­la a ro­ne­ra, así que em­pe­za­mos a ha­cer to­das las ges­tio­nes pa­ra la in­ver­sión. Nos to­có ade­cuar­la, pro­du­cir aguar­dien­te de ca­ña y al­cohol ex­tra neu­tro. Es­ta in­ver­sión con­jun­ta ini­ció en el 86 y en el año 87 se dio la pro­duc­ción de ron con ca­rác­ter mer­can­til. Yo te­nía a mi car­go la par­te téc­ni­ca de esas pro­duc­cio­nes. Al ini­cio hi­ci­mos ro­nes li­ge­ros y ade­cua­mos el agua por­que allá era de po­zo pro­fun­do”, ex­pli­ca Mi­tuo­ka.

Ase­gu­ra que en es­te pun­to con­ta­ban con aguar­dien­te de ca­ña, al­cohol ex­tra neu­tro, agua más los to­ne­les de ma­de­ra de ro­ble blan­co ame­ri­cano. Des­pués de es­to, fue ne­ce­sa­rio ace­le­rar es­te pro­ce­so, por­que el ob­je­ti­vo era pro­du­cir ro­nes de ex­por­ta­ción. En el año 90 la fá­bri­ca don­de la­bo­ra­ba le fue asig­na­da la pri­me­ra lí­nea de pro­duc­ción me­ca­ni­za­da pa­ra en­va­sar y eti­que­tar el ron.

Re­me­mo­ra que la si­tua­ción les exi­gió la ela­bo­ra­ción de un pro­duc­to de ca­li­dad pa­ra el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, pues ya con­ta­ban con una mar­ca.

Lo­gra­ron co­mer­cia­li­zar las be­bi­das a una em­pre­sa en­car­ga­da de ex­por­tar­la y de dis­tri­buir­la a ni­vel na­cio­nal. Po­co a po­co fue­ron es­ca­lan­do has­ta lle­gar a ro­nes de al­ta ga­ma. Su tra­yec­to­ria fue el bo­le­to pa­ra lle­gar a sue­lo ba­rran­qui­lle­ro, don­de in­tro­du­jo la tec­no­lo­gía cu­ba­na pa­ra la pro­duc­ción de ron.

“En es­ta ciu­dad ya ha­bía pa­sa­do dos ge­ne­ra­cio­nes de cu­ba­nos que ini­cia­ron el ne­go­cio y yo vi­ne a nom­bre de la em­pre­sa Tec­noa­zú­car y con­ti­nua­mos el tra­ba­jo del de­sa­rro­llo de la in­dus­tria ro­ne­ra. Mi ta­rea con el equi­po téc­ni­co fue el de ele­var la ca­li­dad del ron. Ini­cia­mos con ro­nes clá­si­cos, pe­ro li­ge­ros. Des­pués tu­vi­mos que crear el 9, 12, 15, 21 años y aho­ra un ex­tra oro. Es­ta obra ha ido evo­lu­cio­nan­do a tra­vés del tiem­po y le he­mos he­cho me­jo­ras pa­ra al­can­zar un gus­to uni­ver­sal”.

Su tra­ba­jo lo ha lle­va­do a ser re­co­no­ci­do en la ciu­dad. Y co­mo pa­ra ser maes­tro ro­ne­ro es ne­ce­sa­rio es­tar li­ga­do al mun­do de la pro­duc­ción del ron du­ran­te mu­chos años, ade­más de tra­ba­jar­lo y apren­der so­bre el te­ma, Mi­tuo­ka se ha ga­na­do con de­di­ca­ción y en­tre­ga es­te tí­tu­lo.

Reite­ra que es cu­bano 100%, de la ciu­dad de Mo­rón. Sin em­bar­go, al­gu­nas cos­tum­bres de Ja­pón atraen su aten­ción. Su pa­la­dar no en­ga­ña a sus raí­ces. Es­te es­tá adap­ta­do a la gas­tro­no­mía ja­po­ne­sa sin de­jar de la­do la co­mi­da de Cu­ba y la ba­rran­qui­lle­ra.

SO­BRE SU ORI­GEN... “Yo me con­si­de­ro cu­bano 100%. Sin em­bar­go, me gus­tan al­gu­nas cos­tum­bres de Ja­pón”.

Con­si­de­ra que en la Are­no­sa rea­li­zan ron de ca­li­dad y ha­ce una com­pa­ra­ción en­tre es­te con el de Cu­ba. “Mien­tras el de Cu­ba es de aguar­dien­te de ca­ña un po­co car­ga­do de con­gé­ne­res, el de Barranquil­la se rea­li­za con aguar­dien­te más li­viano”.

Mi­tuo­ka des­ta­ca que ha pa­sa­do gran par­te de su vi­da fa­bri­can­do bue­nos ro­nes, así co­mo tam­bién los ha po­di­do dis­fru­tar. Su jor­na­da la­bo­ral es de lu­nes a sá­ba­do y los do­min­gos des­can­sa, pe­ro los to­ne­les si­guen su cur­so: tra­ba­jan­do.

Des­de el siglo pa­sa­do ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de ex­por­tar ron. Uno de los pri­me­ros paí­ses fue­ron Es­pa­ña e Ita­lia. Ac­tual­men­te ex­por­tan a Es­ta­dos Uni­dos, Chi­le, Mé­xi­co, Ca­na­dá, Ecua­dor y Pe­rú.

A lo lar­go de su ejer­ci­cio pro­fe­sio­nal ha brin­da­do con­fe­ren­cias so­bre el ron y li­co­res en el Se­na y en Ex­po­drinks.

Ase­gu­ra que se sien­te tan ba­rran­qui­lle­ro co­mo el que na­ció acá. Jue­ga do­mi­nó y tie­ne mu­chas cos­tum­bres de la ciu­dad. Con­si­de­ra que su ter­ce­ra pa­tria es Co­lom­bia. De he­cho, le gus­ta el himno del país, su se­lec­ción y su­fre cuan­do Ju­nior pierde.

EX­PO­DRINKS. El maes­tro ro­ne­ro ex­pli­ca que el año pa­sa­do par­ti­ci­pó por pri­me­ra vez en es­te even­to. Y es­ti­ma que es idó­neo pa­ra dis­fru­tar al­re­de­dor del ron, el vino y otras be­bi­das al­cóho­li­cas. Es, se­gún él, un es­pa­cio ma­jes­tuo­so, en el que ca­da per­so­na lle­va un men­sa­je con­tun­den­te y muy sig­ni­fi­ca­ti­vo.

Agre­ga que “es una ce­le­bra­ción que me­re­ce ser cul­ti­va­da, en­ri­que­ci­da y con­ser­va­da, por­que re­sul­ta in­te­re­san­te pa­ra la ciu­dad”. GC

Gi­ral­do Mi­tuo­ka afir­ma que su ex­pe­rien­cia lo ha lle­va­do a fa­bri­car ro­nes de ca­li­dad, pe­ro tam­bién le ha per­mi­ti­do dis­fru­tar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.