Pa­tri­cia Ali Ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas

Des­de ha­ce dos años, es­ta ba­rran­qui­lle­ra li­de­ra la fun­da­ción Mu­je­res Prós­pe­ras Aso­cia­das, una or­ga­ni­za­ción que tie­ne co­mo mi­sión el em­po­de­ra­mien­to de cer­ca de dos mil mu­je­res en la ca­pi­tal del Atlán­ti­co.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Murillo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les y ar­chi­vo par­ti­cu­lar

To­dos los días, a las cua­tro de la ma­ña­na, sue­na el des­per­ta­dor de la ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas Pa­tri­cia Ali. Una vez le­van­ta­da, de­di­ca una ho­ra de su ma­ña­na pa­ra me­di­tar y re­zar por las dis­tin­tas ac­ti­vi­da­des que rea­li­za­rá en el día. Lue­go, se pre­pa­ra pa­ra prac­ti­car su hobby fa­vo­ri­to: sa­lir a co­rrer por la ciu­dad.

Co­mo run­ner pro­fe­sio­nal ha par­ti­ci­pa­do en más de 100 ca­rre­ras, sin em­bar­go, pa­ra Pa­tri­cia, na­da se com­pa­ra con “la sa­tis­fac­ción de ob­ser­var el ama­ne­cer y las ma­ra­vi­llas de la na­tu­ra­le­za”, du­ran­te un re­co­rri­do matutino.

“Ca­da vez que lle­go de co­rrer es co­mo si lle­ga­ra re­no­va­da. Es por ello, que des­pués me de­di­co a or­ga­ni­zar los dis­tin­tos com­pro­mi­sos que ten­go en el día. En la vi­da uno tie­ne que sa­car­le el tiem­po a las co­sas que otor­gan bie­nes­tar, co­mo pa­sar tiem­po de ca­li­dad con la fa­mi­lia, cui­dar y man­te­ner las amis­ta­des, rea­li­zar ejer­ci­cio y co­mer sano. Cuan­do uno tie­ne ga­nas, Dios se en­car­ga de dar­te el tiem­po”, com­par­tió.

Pa­tri­cia es di­plo­ma­da en Ge­ren­cia de Clu­bes, ac­tual­men­te es pla­nea­do­ra de bo­das y even­tos, cer­ti­fi­ca­da por el Ins­ti­tu­to de Wed­ding And Event Plan­ner INIBEP, y, ha­ce dos años, em­pren­dió lo que ha si­do pa­ra ella uno de sus más gran­des pro­yec­tos.

“Ins­pi­ra­da en los ca­sos de éxi­to de mu­chas ami­gas me di cuen­ta que en el mo­men­to en el que uno se pro­po­ne me­tas, no de­be ha­ber di­fi­cul­ta­des que en­tor­pez­can el ca­mino. Co­mo mu­je­res, po­de­mos tra­zar­nos gran­des ob­je­ti­vos que van más allá de las ga­nan­cias eco­nó­mi­cas. Se tra­ta de ser ca­da vez más fuer­tes y de­ter­mi­nan­tes pa­ra la so­cie­dad”, con­tó.

Fue así co­mo se ani­mó a crear un gru­po virtual en Fa­ce­book don­de las ba­rran­qui­lle­ras pu­die­ran com­par­tir su his­to­ria de vi­da, par­tien­do de sus pro­yec­tos de em­pren­di­mien­to y ta­len­tos.

“Em­pe­za­mos ha­cien­do net­wor­king en es­te gru­po, de tal ma­ne­ra que iba cre­cien­do una bue­na red de con­tac­tos en­tre no­so­tras, lo cual era fun­da­men­tal pa­ra crear opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio. In­clu­so, em­pe­zó sien­do una pro­pues­ta muy in­te­re­san­te por­que ade­más per­mi­tía que mu­je­res que no se co­no­cían en la ciu­dad, unie­ran sus ha­bi­li­da­des pa­ra crear una em­pre­sa jun­tas”, ma­ni­fes­tó.

Al ser tes­ti­go del éxi­to del gru­po, Pa­tri­cia sin­tió la ne­ce­si­dad de ir más allá del ám­bi­to virtual. Con la mi­sión de lo­grar un es­pa­cio don­de em­pre­sa­rias, em­pren­de­do­ras y lí­de­res pu­die­ran re­unir­se, creó la fun­da­ción Mu­je­res Prós­pe­ras Aso­cia­das.

“Es una or­ga­ni­za­ción que tie­ne co­mo ba­se el em­po­de­ra­mien­to de la mu­jer, la con­so­li­da­ción de pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les y el vi­si­bi­li­zar el ta­len­to de sus in­te­gran­tes. So­mos una em­pre­sa social don­de to­das nos for­ma­mos co­mo lí­de­res y so­mos las fun­da­do­ras de nues­tros pro­yec­tos. Es­ta­mos con­ven­ci­das que cuan­do una mu­jer es fuer­te, con se­gu­ri­dad va a irra­diar esa for­ta­le­za a los de­más”, agre­gó.

El úl­ti­mo mar­tes de ca­da mes, las ‘mu­je­res prós­pe­ras’ or­ga­ni­zan reunio­nes de net­wor­king y de ase­so­ría en de­sa­rro­llo per­so­nal y em­pre­sa­rial. Del mis­mo mo­do, se en­car­gan de lle­var es­tas ca­pa­ci­ta­cio­nes y

SO­BRE LA RU­TI­NA... “En la vi­da uno tie­ne que sa­car­le el tiem­po a las co­sas que otor­gan bie­nes­tar”. SO­BRE LA OR­GA­NI­ZA­CIÓN... “Cuan­do una mu­jer es fuer­te, con se­gu­ri­dad va a irra­diar esa for­ta­le­za a los de­más”.

re­fle­xio­nes a mu­je­res ca­be­za de ho­gar que vi­ven en en­tor­nos vul­ne­ra­bles de ba­rrios de la ciu­dad co­mo La Sie­rri­ta, La Paz y Me Que­jo.

“Tra­ba­ja­mos en con­jun­to con la Se­cre­ta­ría de la Mu­jer pa­ra de­li­mi­tar los gru­pos con los cua­les tra­ba­ja­mos en es­tos ba­rrios. Allí, he­mos de­tec­ta­do que hay mu­chas em­pren­de­do­ras con gran­des pro­yec­tos, pe­ro que les ate­rra la idea de arries­gar­se. En­ton­ces no­so­tras les mos­tra­mos el ca­mino de có­mo cum­plir es­tos sue­ños y evi­tar pro­ble­má­ti­cas co­mo el mal­tra­to y la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar”, afir­mó.

Co­mo com­ple­men­to a es­ta la­bor, se en­car­gan de li­de­rar, du­ran­te to­do el año, una agen­da de ac­ti­vi­da­des en pro al for­ta­le­ci­mien­to del rol de la mu­jer y, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer y en fe­rias de la ciu­dad co­mo el Wed­ding Fest y la fe­ria de na­vi­dad La Far­fa­lla.

Con­ti­nuar tra­ba­jan­do por los sue­ños de las más de dos mil in­te­gran­tes del gru­po virtual y fí­si­co es uno de los pro­yec­tos fu­tu­ros de Pa­tri­cia, quien ade- más dis­fru­ta sa­car tiem­po pa­ra co­ci­nar en fa­mi­lia, orar, ha­cer ejer­ci­cio, prac­ti­car yo­ga y or­ga­ni­zar bo­das y even­tos.

“Mi pro­pó­si­to se ba­sa en tra­ba­jar por ser una ‘mu­jer prós­pe­ra’ e in­vi­tar a otras mu­je­res a ser­lo”, con­clu­ye. GC

De acuer­do con Pa­tri­cia, el día a día de­be con­tar con una ru­ti­na ba­sa­da en la dis­ci­pli­na y en la cons­tan­cia.

Pa­tri­cia Ali en una de las reunio­nes de la or­ga­ni­za­ción, jun­to a un gru­po de mu­je­res que in­te­gran la fun­da­ción Mu­je­res Prós­pe­ras Aso­cia­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.