Tie­ne ra­zón Jesús

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Nos cues­ta el éxi­to del otro. El ima­gi­na­rio de que nues­tra exis­ten­cia trans­cu­rre en una con­ti­nua com­pe­ten­cia por so­bre­vi­vir nos ha he­cho ac­tuar de for­ma des­pia­da­da y egoís­ta an­te el otro. Lo ve­mos per­ma­nen­te­men­te co­mo un enemi­go, un ri­val, y su­po­ne­mos que su triun­fo es siem­pre nues­tra de­rro­ta. Es­to nos ha con­ver­ti­do en ca­ní­ba­les que se nu­tren del des­ca­la­bro, del des­pres­ti­gio, del fra­ca­so del otro. So­ña­mos vien­do des­truí­do al otro. La mu­sa del egoís­mo ex­tre­mo nos ha­ce de­li­rar an­te la no­ti­cia de la de­ba­cle de quien su­po­ne­mos nues­tro ad­ver­sa­rio. Eso es lo que a dia­rio ex­po­nen las re­des so­cia­les, al­gu­nas ve­ces de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta, otras ve­ces tras­ves­ti­das en cau­sas de jus­ti­cia y crí­ti­ca so­cial, que so­lo bus­can des­pe­lle­jar al que al­gún -siem­pre sos­pe­cho­so y es­pe­ra­do­triun­fo ha te­ni­do.

No ha­go un jui­cio de va­lor so­bre ese com­por­ta­mien­to. Pe­ro sos­pe­cho que es una de las cau­sas de la amar­gu­ra, de la in­fe­li­ci­dad y de mu­chas en­fer­me­da­des men­ta­les que abun­dan en nues­tra so­cie­dad ac­tual. Sos­pe­cho que des­pe­lle­jar al otro con epí­te­tos la­ce­ran­tes o en se­su­dos jui­cios en con­tra de su dig­ni­dad lo úni­co que ha­ce es des­pe­lle­jar­nos a to­dos y su­mir­nos en un am­bien­te de do­lor, frus­tra­ción y to­tal in­sa­tis­fac­ción.

Por eso me si­gue se­du­cien­do la pro­pues­ta de Jesús, el hi­jo de Ma­ría ( Mar­cos 6, 3), de que la úni­ca ma­ne­ra de ser fe­li­ces es proexis­tir. Sí, he ex­pe­ri­men­ta­do que su men­sa­je es li­be­ra­dor y ple­ni­fi­can­te; si­go con­fian­do en su op­ción de ayu­dar y ser­vir al otro co­mo ca­mino de rea­li­za­ción per­so­nal (Juan 13, 17); si­go afir­man­do que es me­jor no juz­gar y no con­de­nar (Lu­cas 6, 37) y que pro­du­ce más fe­li­ci­dad per­do­nar y ser mi­se­ri­cor­dio­so ( Lu­cas 6, 36); si­go cre­yen­do que lo me­jor es siem­pre ha­blar bien del otro y creer en las apues­tas exis­ten­cia­les de Jesús (Juan 1, 47). Apues­to que lo me­jor es siem­pre es­tar dis­pues­to a ven­cer el mal a fuer­za de bien y no ce­der a la tentación de vol­ver­se tan mal­va­do co­mo el que nos ata­ca (Ro­ma­nos 12,14.17). Apues­to que va­le la pe­na, co­mo Jesús, pa­sar ha­cien­do el bien y ayu­dan­do a las per­so­nas a sa­nar mu­chas ta­ras, com­ple­jos, he­ri­das (He­chos 10, 38).

No hay fe­li­ci­dad si el otro no es fe­liz, así que­ra­mos dis­fra­zar la reali­dad. No hay ale­gría ver­da­de­ra si el otro so­lo es­tá lleno de amar­gu­ra. Mien­tras com­par­ta­mos la exis­ten­cia con otros, nues­tra fe­li­ci­dad es­ta­rá de­ter­mi­na­da por la fe­li­ci­dad de los otros, nues­tra ple­ni­tud de vi­da es­ta­rá en re­la­ción con la de las otras per­so­nas. No se tra­ta de eli­mi­nar al otro o ne­gar­le su rea­li­za­ción, y tam­po­co de lle­nar­nos de en­vi­dia y ma­los sen­ti­mien­tos. Se tra­ta de ayu­dar­lo a ser fe­liz y de esa ma­ne­ra ayu­dar a cons­truir un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra la fe­li­ci­dad de to­dos.

Hoy te in­vi­to a vi­vir con la ac­ti­tud de Jesús. Ha­bla bien de los de­más. Res­pon­de con paz a las crí­ti­cas y con al­go de in­di­fe­ren­cia. No de­jes que la com­pe­ten­cia y la ri­va­li­dad te mue­van a du­dar del va­lor del otro o echar so­bre él un man­to de du­da o una som­bra de os­cu­ri­dad. Sir­ve, per­do­na y vuel­ve a dar nue­vas opor­tu­ni­da­des. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.