Nu3, el com­pro­mi­so de Fran­cis y Mó­ni­ca

FRAN­CIS ZYLBERBLUM Y MÓ­NI­CA SCHRAER HA­BLAN DE LOS AVA­TA­RES Y SA­TIS­FAC­CIO­NES QUE LES RE­PRE­SEN­TA TRA­BA­JAR POR LA NI­ÑEZ DE CO­LOM­BIA Y LU­CHAR CON­TRA EL HAM­BRE.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Alejandro Ro­sa­les Man­ti­lla Twit­ter: @ale­jo­ro­sa­lesm FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

La pa­la­bra “ayu­dar” no ha­ce par­te del lé­xi­co de las crea­do­ras de la Fun­da­ción nu3, Mó­ni­ca Schraer y Fran­cis Zylberblum. Pre­fie­ren uti­li­zar “com­pro­me­ter” y no ser aso­cia­das, por nin­gún mo­ti­vo, con una or­ga­ni­za­ción que ha­ce obras de ca­ri­dad.

Mó­ni­ca, con su ges­tua­li­dad im­po­nen­te y voz ron­ca, de­fi­ne a nu3 (Nu­tres) co­mo “una em­pre­sa so­cial” que es­tá com­pro­me­ti­da en trans­for­mar vi­das y así lo ha­ce.

“No es ayu­dar, es dar lo me­jor de uno, apos­tar­le a la ciu­da­da­nía, a los mu­cha­chos más vul­ne­ra­bles, pa­ra po­der sa­lir ade­lan­te. Esa es la sa­tis­fac­ción más gran­de. Pue­des te­ner di­ne­ro, los me­jo­res vi­nos en tu ca­sa, ami­gos, co­ne­xio­nes, pe­ro, si lo que tú tie­nes y lo que tú eres no lo po­nes a dis­po­si­ción del que es­tá fren­te a ti, ¿de qué te sir- ve?”, se cues­tio­na la part­ner de Fran­cis en los 12 años de exis­ten­cia que cum­ple la Fun­da­ción nu3.

Y es que el com­pro­mi­so hu­mano de es­tas dos se­ño­ras, que bien pu­die­sen an­dar dis­fru­tan­do de las mie­les de la dol­ce vi­ta de for­ma cons­tan­te, va más allá del dis­cur­so. Mó­ni­ca y Fran­cis se la jue­gan ca­da día por los 26.000 par­ti­ci­pan­tes (no be­ne­fi­cia­rios ¡ojo!) que ha­cen par­te de los di­fe­ren­tes pro­gra­mas so­cia­les que em­pren­den en los de­par­ta­men­tos de La Gua­ji­ra, Bo­lí­var, Cho­có, Mag­da­le­na y Atlán­ti­co. Pro­gra­mas que, en lí­neas re­su­mi­das, tra­ba­jan en: edu­ca­ción, sa­lud, em­pren­di­mien­to con los pa­pás de los ni­ños que asis­ten a sus cen­tros, y, por su­pues­to, nu­tri­ción y se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria a los me­no­res.

Su tra­ba­jo, pa­ra mu­chos qui­jo­tes­co, en una so­cie­dad que le fal­ta en de­ma­sía po­ner­se la mano en el co­ra­zón y ha­cer al­go más por el pró­ji­mo que sen­tar­se a ob­ser­var, de­be “es­tre­llar­se” con la in­do­len­cia de un sec­tor de la em­pre­sa pri­va­da, los in­tere­ses mal­sa­nos de fun­cio­na­rios pú­bli­cos co­rrup­tos, la fal­ta de vi­sión de al­gu­nos go­bier­nos, la po­ca prac­ti­ci­dad del sis­te­ma que cor­ta la con­ti­nui­dad de un buen pro­yec­to con el cam­bio de man­do, y la pro­pia apa­tía por par­te de al­gu­nas co­mu­ni­da­des que a ve­ces les fal­ta com­pro­mi­so pa­ra re­tri­buir en al­go el tra­ba­jo que rea­li­zan por sus hi­jos. Por for­tu­na, —re­cal­can— es­to úl­ti­mo ha es­ta­do cam­bian­do, y en la ac­tua­li­dad esas po­bla­cio­nes de los ba­rrios se han ido em­po­de­ran­do de las me­tas y ob­je­ti­vos que se tra­zan en nu3.

Pe­ro, por so­bre to­do, na­da las detiene. Por el con­tra­rio, las ma­las ex­pe­rien­cias, co­mo en las tor­men­tas más apo­ca­líp­ti­cas en las que al fi­nal el sol sa­le, las im­pul­san a se­guir lu­chan­do con más co­ra­je y amor que an­tes.

“A ve­ces es muy do­lo­ro­so, el año pa­sa­do tu­vi­mos la pér­di­da de un ni­ño que lle­gó en un muy mal es­ta­do. Te­nía des­nu­tri­ción cró­ni­ca, es­ta­ba muy chiquito, no so­por­tó y fa­lle­ció. Ese día nos vol­vi­mos na­da. Me cues­tio­na­ba so­bre qué ha­cía yo ahí, por­qué te­nía ese su­fri­mien­to. Mi­ré a los otros ni­ños que es­ta­ban en las cu­ni­tas re­cu­pe­rán­do­se y allí es­ta­ban las res­pues­tas. Es mu­cho do­lor, to­do el mun­do di­ce: ‘que lin­da la fun­da­ción, que be­lle­za, yo quie­ro tra­ba­jar’. Pe­ro es­to no es lin­do, es tre­men­da­men­te in­ten­so, apa­sio­nan­te y di­fí­cil”, re­co­no­ce Mó­ni­ca. Fran­cis —me­nos ex­pre­si­va, con un sua­ve tono de voz, pe­ro igual de con­tun­den­te— mi­ra y cons­ta­ta que su ami­ga ha ter­mi­na­do. Aña­de que ese tra­ba­jo le da sen­ti­do a su vi­da, que pue­de dor­mir con la sen­sa­ción de que es­tá ha­cien­do lo que quie­re ha­cer, re­cu­pe­rar a mu­cha gen­te de las ga­rras de la de­s­es­pe­ran­za y el re­sen­ti­mien­to que ge­ne­ra el ham­bre.

AL­GU­NAS CIFRAS. Nu3 ce­le­bra­rá 12 años de exis­ten­cia es­te 5 de di­ciem­bre de 2017. Co­men­za­ron aten­dien­do 35 ni­ños en un co­me­dor en el ba­rrio San­ta Ma­ría, en el su­roc­ci­den­te de Ba­rran­qui­lla. Hoy tie­nen cin­co cen­tros in­te­gra­les. Aho­ra no son so­lo ni­ños y sus pro­gra­mas pro­mue­ven opor­tu­ni­da­des, pro­yec­to de vi­da y sa­lud emo­cio­nal y fí­si­ca pa­ra que los par­ti­ci­pan­tes de esas ini­cia­ti­vas “echen pa­ra ade­lan­te” de for­ma hon­ra­da y sos­te­ni­ble.

En to­tal, hoy hay apro­xi­ma­da­men­te 26.000 par­ti­ci­pan­tes dia­rios de los pro­gra­mas de nu3, en­tre ellos adul­tos ma­yo­res, que es un pro­gra­ma que tie­nen con la Al­cal­día de Ba­rran­qui­lla, así co­mo ado­les­cen­tes, ma­dres lac­tan­tes y ges­tan­tes. Asi­mis­mo cuen­tan con 300 mu­je­res y dos hom­bres que tra­ba­jan pa­ra la fun­da­ción.

Es­tán en Cho­có, La Gua­ji­ra, Mag­da­le­na, Bo­lí­var, Atlán­ti­co y se van dón­de los ne­ce­si­ten, por­que el ham­bre no tie­ne fron­te­ras. Afir­man que si exis­tie­ra una si­ner­gia con los en­tes es­ta­ta­les, Go­bierno na­cio­nal, de­par­ta­men­tal y lo­cal, las em­pre­sas pri­va­das y ONGS co­mo nu3, su la­bor ten­dría aún más ca­la­do en la pre­ven­ción. Por ejem­plo, se pu­die­se pre­ve­nir más el em­ba­ra­zo ado­les­cen­te, un re­fle­jo cla­ro de la po­bre­za ex­tre­ma, y el ham­bre in­fan­til que to­dos los días ma­ta ni­ños y sue­ños.

En el pró­xi­mo mes de no­viem­bre, el día 14, rea­li­za­rán el VII Con­gre­so de Lac­tan­cia, Nu­tri­ción y Desa­rro­llo, Tras­for­ma el Pre­sen­te.

Es­te es un es­pa­cio aca­dé­mi­co cu­ya ins­crip­ción es de 30.000 pe­sos y reúne a más de 1.000 pro­fe­sio­na­les de la sa­lud, mu­chos es­pe­cia­lis­tas na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les y fun­cio­na­rios pú­bli­cos que tra­ba­jan en es­tos cam­pos. El 19 de ese mis­mo mes se­rá la ca­rre­ra Knu3, de 5 y 10 ki­ló­me­tros. Las dos son re­crea­ti­vas y se pue­de re­co­rrer con la mas­co­ta o con un be­bé en co­che, co­mo ellas lo ex­pli­can. En pre­ven­ta la bo­le­ta va­le 50 y 60 mil pe­sos. Des­pués del 1 de oc­tu­bre su­birá $5.000. Se pue­den com­prar en la ca­lle 60 con ca­rre­ra 7435 (don­de es­tá ubi­ca­da la se­de de nu3) y tam­bién en los gim­na­sios Gim Box, Go Fit­ness, Li­ving Fit Stu­dio, Mué­ve­lo, o a tra­vés de la pá­gi­na web de la fun­da­ción, www.nu3.co. Con una so­la ins­crip­ción a la ca­rre­ra un ni­ño se ali­men­ta­rá du­ran­te un mes. No ayu­de­mos, me­jor es com­pro­me­ter­nos con es­ta cau­sa. GC

Fran­cis Zylberblum y Mó­ni­ca Schraer afir­man que el ham­bre no tie­ne fron­te­ras. Por eso nu3 es­ta­rá don­de la ne­ce­si­ten.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Kathy Sáenz y Se­bas­tián Mar­tí­nez Esteban Cor­tá­zar Bo­ris Gar­cía y nues­tros co­la­bo­ra­do­res, el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro y San­dra Le­vent­hal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.