Kathy Sáenz y Se­bas­tián Mar­tí­nez Ac­to­res

Pa­ra es­te ma­tri­mo­nio de fa­mo­sos la com­pli­ci­dad y la en­tre­ga son las cla­ves que les han per­mi­ti­do, des­de ha­ce 11 años, cons­truir un ho­gar es­ta­ble y ar­mo­nio­so.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Ar­chi­vo par­ti­cu­lar

Co­mo si se tra­ta­se de una his­to­ria de amor de una te­le­no­ve­la, así em­pe­zó la re­la­ción en­tre Kathy Sáenz y Se­bas­tián Mar­tí­nez.

“Cuan­do lo co­no­cí, sin du­da lo que más me im­pac­tó fue­ron sus ojos. Fue al­go inex­pli­ca­ble”, con­fe­só la bo­go­ta­na.

Se vie­ron por pri­me­ra vez cuan­do él lle­go a pre­sen­tar­se en un cas­ting pa­ra la te­le­no­ve­la Jue­gos Prohi­bi­dos, una pro­duc­ción don­de ella en­car­na­ría des­pués el pa­pel de Ji­me­na Gue­rre­ro, una mu­jer que era cons­tan­te­men­te mal­tra­ta­da por su es­po­so, y él, el de Ig­na­cio ‘Na­cho’ Bueno, un afi­cio­na­do por

los jue­gos de compu­tador que bus­ca­ba cum­plir una apues­ta, enamo­ran­do por in­ter­net a Ji­me­na, una mu­jer 10 años ma­yor que él.

Tal y co­mo si la fic­ción se trans­for­ma­ra en reali­dad, la afi­ni­dad en­tre am­bos se fue for­ta­le­cien­do du­ran­te las gra­ba­cio­nes de la te­le­no­ve­la. Pe­se a es­to, por aquel en­ton­ces Kathy es­ta­ba ca­sa­da con su pri­mer es­po­so, Sammy Bes­su­do, y con quien tu­vo a sus dos hi­jas, She­noa y Ala­na. Por su par­te, Se­bas­tián man­te­nía una re­la­ción con la tam­bién ac­triz Johan­na Baha­món.

Al es­tar los dos com­pro­me­ti­dos, ca­da uno se con­cen­tró en su tra­ba­jo y con los pro­yec­tos de vi­da que ya te­nían es­ta­ble­ci­dos. Ade­más, am­bos con­fie­san que en ese tiem­po se en­con­tra­ban “en una épo­ca don­de to­do mar­cha­ba bien”. Él apos­tán­do­le a nue­vos re­tos ac­to­ra­les y ella, apren­dien­do en su rol co­mo ma­dre.

Sin em­bar­go, lue­go de que aca­ba­ran las gra­ba­cio­nes, la atrac­ción pu­do más y se fue­ron acer­can­do más el uno del otro. Pu­sie­ron fin a las re­la­cio­nes que te­nían y se aven­tu­ra­ron a vi­vir jun­tos una nue­va eta­pa, a co­men­zar una re­la­ción sen­ti­men­tal.

Pa­ra es­ta pa­re­ja, el en­cuen­tro de am­bos en la vi­da va más allá de una sim­ple ca­sua­li­dad. “To­do ocu­rre por una ra­zón de­ter­mi­na­da, por­que es­ta­mos den­tro de un plan di­vino. El ha­ber­nos co­no­ci­do es­ta­ba es­cri­to des­de arri­ba”, con­ta­ron.

Co­mo hob­bies, la pa­re­ja dis­fru­ta­ba co­mo no­vios pla­near via­jes, dor­mir has­ta tar­de y ‘par­char’ con ami­gos cer­ca­nos. Aun­que el ini­cio de la re­la­ción es­tu­vo mar­ca­do por mo­men­tos muy es­pe­cia­les, tam­bién des­per­tó una se­rie de se­ña­la­mien­tos y crí­ti­cas, de­bi­do a la di­fe­ren­cia de edad en­tre am­bos.

“Yo siem­pre he pen­sa­do que el te­ma de la edad tie­ne que ver con el tiem­po. Yo nun­ca le he pres­ta­do tan­ta aten­ción a es­te te­ma pues, pe­se a que el tiem­po mar­ca pau­tas en el mun­do, con­si­de­ro que to­dos so­mos al­mas sin tiem­po. Así que ja­más he re­pa­ra­do en la edad y pa­ra mi Se­bas­tián es un al­ma muy be­lla y es­pe­cial así que, ¿por qué ten­dría que re­pa­rar en su edad?”, pre­gun­tó Kathy.

En­tu­sias­ma­dos por em­pren­der una vi­da jun­tos y de­jan­do a un la­do los es­te­reo­ti­pos, se ca­sa­ron el 8 de di­ciem­bre de 2008 en su ca­sa en Bo­go­tá, en una ce­re­mo­nia ín­ti­ma que se reali­zó de día y a la cual asis­tie­ron fa­mi­lia­res y po­cos ami­gos.

Pa­ra es­ta pa­re­ja, una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias de su vi­da fue la lle­ga­da de su hi­jo, Ama­dor. “Siem­pre ha­bía­mos so­ña­do con te­ner un hi­jo y, aun­que su lle­ga­da fue pla­nea­da, fue una de las co­sas más be­llas que nos ha pa­sa­do. Con él, he­mos po­di­do se­guir cre­cien­do y ma­du­ran­do co­mo per­so­nas”, aña­die­ron.

An­te los pro­ble­mas ru­ti­na­rios de pa­re­ja, am­bos coin­ci­den que han sa­bi­do so­bre­lle­var­los gra­cias a “la ma­ne­ra que tie­nen de acom­pa­ñar­se el uno al otro y de ex­pre­sar cons­tan­te­men­te sus sen­ti­mien­tos y pen­sa­mien­tos”.

Por el mo­men­to, Kathy y Se­bas­tián se en­cuen­tran tra­ba­jan­do jun­tos en un pro­yec­to al que le han de­di­ca­do com­pro­mi­so, de­di­ca­ción y tiem­po.

“Es­ta­mos ha­cien­do jun­tos una gran cam­pa­ña en re­des so­cia­les pa­ra MNG/ Man­go. En es­ta ini­cia­ti­va nos han ele­gi­do co­mo sus in­fluen­cers de mo­da en Co­lom­bia. Un tra­ba­jo que he­mos sa­ca­do ade­lan­te co­mo pa­re­ja”, agre­ga­ron.

De es­te mo­do, ase­gu­ra Kathy, la ba­se de to­da re­la­ción de­be radicar en la en­tre­ga to­tal al otro ser.

“La cla­ve pa­ra per­ma­ne­cer uni­dos ha si­do se­guir los li­nea­mien­tos de los se­res sa­bios. Ejem­plo de ello es cui­dar al es­po­so y el ho­gar co­mo ba­se fun­da­men­tal. De­jar a un la­do el ‘yo’ y en­ten­der más al otro. Re­co­no­cer los erro­res y pe­dir per­dón. Y, ¿por qué no? Ca­mi­nar jun­tos con los mis­mos pro­pó­si­tos de vi­da” con­clu­yo la siem­pre her­mo­sa Kathy Sáenz. GC

SO­BRE LA RE­LA­CIÓN... “El ha­ber­nos co­no­ci­do no fue una sim­ple ca­sua­li­dad. Ya es­ta­ba es­cri­to des­de arri­ba”.

SO­BRE SU HI­JO... “La lle­ga­da de nues­tro hi­jo Ama­dor ha si­do una de las co­sas más be­llas que nos ha pa­sa­do”.

Pa­sar tiem­po en fa­mi­lia, ir a ci­ne, via­jar, ha­cer píc­nics y des­can­sar en ca­sa, son sus pla­nes fa­vo­ri­tos.

Uno de los ob­je­ti­vos tra­za­dos por Kathy y Se­bas­tián es “lo­grar la rea­li­za­ción es­pi­ri­tual”.

Co­mu­ni­car los sen­ti­mien­tos es una de las re­glas en su re­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.