La co­me­zón del sép­ti­mo año

Gente Caribe - - Índice - POR San­dra Le­vent­hal san­dra­le­vent­[email protected]

Una teo­ría co­mún fren­te al ma­tri­mo­nio se re­la­cio­na con el mo­men­to en que el in­te­rés por es­te y su per­ma­nen­cia en­tra en cri­sis. La mo­ti­va­ción por es­tar con esa mis­ma per­so­na has­ta que la muer­te los se­pa­re, se con­vier­te en una idea an­gus­tian­te y la ilu­sión se pier­de.

Es­ta teo­ría se co­no­ce como la co­me­zón del sép­ti­mo año y si bien es más fre­cuen­te que es­ta si­tua­ción se pre­sen­te des­pués de los sie­te años de ma­tri­mo­nio, no exis­te una fe­cha ver­da­de­ra pa­ra que un ma­tri­mo­nio en­tre en cri­sis.

Es­ta­dís­ti­ca­men­te, a me­di­da que la so­cie­dad avan­za, el de­sin­te­rés por la per­ma­nen­cia den­tro del ma­tri­mo­nio se ha­ce ca­da vez más pre­sen­te, no se tie­ne com­ple­ta­men­te cla­ro si es­to se de­ba a la fal­ta de com­pro­mi­so por par­te de la pa­re­ja, al ca­bo de años de cer­ca­nía. O si bien se de­ba a nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra aque­llos que pre­fie­ren es­tar so­los o la po­si­bi­li­dad abier­ta de ser pa­dres sin una pa­re­ja. Qui­zás se de­ba a una edu­ca­ción más abier­ta o sim­ple­men­te a la fal­ta de to­le­ran­cia.

Lo que sí que­da cla­ro es que el ma­tri­mo­nio se ha con­ver­ti­do en una em­pre­sa muy frá­gil. De acuer­do con es­tu­dios cien­tí­fi­cos en torno a es­te, se han de­tec­ta­do al­gu­nas cla­ves que dan luz a la si­tua­ción en cues­tión.

So­mos he­re­de­ros de una cul­tu­ra que ha fa­vo­re­ci­do las fan­ta­sías en torno al amor, cree­mos que si no es­cu­cha­mos mú­si­ca de fon­do y fue­gos ar­ti­fi­cia­les el amor no es ver­da­de­ra­men­te in­ten­so, y la reali­dad es que el amor es un ejer­ci­cio de cons­truc­ción per­ma­nen­te, de res­pe­to, to­le­ran­cia y so­li­da­ri­dad.

Es co­mún que hoy en día las pa­re­jas pier­dan el in­te­rés por man­te­ner­se jun­tos muy tem­prano en la re­la­ción, so­mos una so­cie­dad acos­tum­bra­da a la re­mu­ne­ra­ción emo­cio­nal in­me­dia­ta, no que­re­mos es­pe­rar a cul­ti­var una re­la­ción que­re­mos la sa­tis­fac­ción y la in­ti­mi­dad de ma­ne­ra in­me­dia­ta y má­gi­ca.

Nos he­mos acos­tum­bra­do a las re­la­cio­nes su­per­fi­cia­les y ca­ren­tes de en­tre­ga e in­ti­mi­dad, to­do se ha he­cho más pú­bli­co, cortesía del afán por fi­gu­rar en las re­des so­cia­les y co­lo­ca­mos nues­tra in­ti­mi­dad en el dis­play, re­ci­bien­do co­men­ta­rios y pre­sión so­cial en mu­chas oca­sio­nes inopor­tu­nos.

Pa­ra com­ple­tar, nos he­mos ol­vi­da­do que la res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tra fe­li­ci­dad y bie­nes­tar es úni­ca­men­te nues­tra, y que es im­po­si­ble de­jar es­ta ta­rea a nues­tra pa­re­ja. El ma­tri­mo­nio es la em­pre­sa más tras­cen­den­tal que cons­ti­tui­re­mos en nues­tra vi­da.

Es­ta em­pre­sa re­quie­re de com­pro­mi­so con la per­ma­nen­cia en ella, tra­ba­jo en man­te­ner una co­mu­ni­ca­ción de res­pe­to, to­le­ran­cia y em­pa­tía. Res­pon­sa­bi­li­dad en el man­te­ni­mien­to so­li­da­rio de la unión.

En re­su­men, es la em­pre­sa del tra­ba­jo en la cons­truc­ción de la unión de dos se­res hu­ma­nos que co­mien­za con el amor y se man­tie­ne con la en­tre­ga y el com­pro­mi­so de cons­truir una fa­mi­lia. Lo im­por­tan­te es sa­ber que va­le la pena evitar la in­me­dia­tez de sa­lir co­rrien­do y pro­bar la es­ta­bi­li­dad de ha­cer el es­fuer­zo. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.