Hi­jos fe­li­ces

Gente Caribe - - Índice - POR San­dra Le­vent­hal san­dra­le­vent­[email protected]

Co­mo pa­dres, en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das nos he­mos plan­tea­do es­tas inevi­ta­bles pre­gun­tas: ¿có­mo lo­gra­ré que mi hi­jos sean fe­li­ces?, ¿qué de­bo ha­cer pa­ra que sus vi­das sean exi­to­sas y bue­nas a fu­tu­ro?

Lo cier­to es que ha­ce­mos lo me­jor que po­de­mos, de la me­jor ma­ne­ra y con lo que sa­be­mos, pe­ro hoy en día, al ser una in­quie­tud co­mún de mu­chos pa­dres, se en­cuen­tran al­gu­nas res­pues­tas ba­sa­das en ac­cio­nes co­mu­nes rea­li­za­das por pa­dres de su­je­tos exi­to­sos, bien adap­ta­dos y ajus­ta­dos a nues­tra so­cie­dad.

La pri­me­ra cla­ve es­tá en en­se­ñar res­pon­sa­bi­li­dad. Des­de muy pe­que­ños se les en­tre­gan a los ni­ños al­gún de­ber o de­be­res que es­tén en con­cor­dan­cia con sus ca­pa­ci­da­des de acuer­do a la edad, así se les per­mi­te com­pren­der el prin­ci­pio del com­pro­mi­so por las ta­reas en­co­men­da­das.

En­tre­gan­do a los chi­cos ta­reas, tam­bién se le en­se­ña el va­lor del tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo que se ge­ne­ra cuan­do se es un equi­pó. Re­co­no­cer su apor­te den­tro de la fa­mi­lia y la for­ma co­mo ellos tam­bién la apo­yan los ha­ce más se­gu­ros.

Un se­gun­do pun­to es­tá en en­se­ñar­les cla­ves de con­duc­ta pro­so­cial, co­mo la em­pa­tía, la ama­bi­li­dad, la de­cen­cia y la éti­ca. Des­de que na­ce­mos ne­ce­si­ta­mos de otros pa­ra sub­sis­tir, co­no­cer las re­glas del com­por­ta­mien­to so­cial efi­caz y qué se es­pe­ra de no­so­tros, es una gran ven­ta­ja pa­ra nues­tro desem­pe­ño en la vi­da. En­se­ñar­les a los ni­ños des­de pe­que­ños a lo­grar desa­rro­llar bue­nas re­la­cio­nes so­cia­les es una he­rra­mien­ta efi­caz pa­ra su fu­tu­ro. Sa­ber re­la­cio­nar­se y có­mo com­por­tar­se pue­de ser la lla­ve pa­ra abrir mu­chas puer­tas.

Te­ner al­tas ex­pec­ta­ti­vas pa­ra nues­tros hi­jos es otra cla­ve im­por­tan­te, ya que per­mi­te que ellos se sien­tan ad­mi­ra­dos y ca­pa­ces, lo que les ge­ne­ra au­to­es­ti­ma y les per­mi­te cons­truir me­tas y sue­ños pa­ra su de­ve­nir, siem­pre te­nien­do gran con­si­de­ra­ción y res­pe­to por es­tos sue­ños. Apo­yar­los y orien­tar­los dán­do­les po­der in­te­rior, man­te­nien­do la re­la­ción de res­pe­to y con­si­de­ra­ción, evi­tan­do los con­flic­tos por des­ca­li­fi­ca­ción al otro y crean­do un cli­ma de ar­mo­nía, dia­lo­go y apre­cio, don­de las di­fe­ren­tes opi­nio­nes y los pun­tos de vis­ta del otro sean to­le­ra­dos y acep­ta­dos co­mo un de­re­cho a di­sen­tir si no se es­tá de acuer­do.

En­tre­gar­les he­rra­mien­tas a nues­tros hi­jos es otro pun­to cla­ve, dar­les la opor­tu­ni­dad de apren­der, de for­mar­se, de des­cu­brir co­sas nue­vas, pro­pen­der por su cons­truc­ción y trans­for­ma­ción en se­res pre­pa­ra­dos pa­ra na­ve­gar la vi­da, con­fian­do en ellos pe­ro exi­gién­do­les sua­ve­men­te re­sul­ta­dos. Ayu­dán­do­les a re­co­no­cer sus erro­res y có­mo co­rre­gir­los, brin­dán­do­les se­gu­ri­dad fren­te a las caí­das, de­ján­do­los caer pa­ra sa­cu- dir­se, vol­ver a le­van­tar­se, apren­der de la ex­pe­rien­cia y se­guir ade­lan­te.

Pa­ra ter­mi­nar, di­fe­ren­tes es­tu­dios re­co­no­cen que la per­se­ve­ran­cia y el en­fo­que, así co­mo el agra­de­ci­mien­to y la hu­mil­dad, son in­gre­dien­tes de la fe­li­ci­dad y la for­ta­le­za in­te­rior. To­das es­tas he­rra­mien­tas se­rán úti­les pa­ra al­can­zar nues­tros sue­ños.

En­se­ñé­mos­le a nues­tros hi­jos es­tas cla­ves y si­ga­mos apo­yan­do su de­ve­nir, por­que co­mo pa­dres ese es par­te de nues­tro tra­ba­jo, ser un buen coach pa­ra nues­tros hi­jos. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.