Step­ha­nie Ca­rri­llo, en su me­jor mo­men­to

LA PRESENTADO­RA BARRANQUIL­LERA CON­TÓ CÓ­MO CUM­PLIÓ SU SUE­ÑO DE HA­CER PAR­TE DE CNN EN ES­PA­ÑOL, SU NUE­VA FACETA CO­MO ‘VLOGUERA’ Y SU MA­TRI­MO­NIO CON EL SINCELEJAN­O AN­TO­NIO JO­SÉ VA­LLE­JO.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Daniela Murillo Pi­ni­lla @ Da­nie­la­mu­ri­llop FOTOS Jo­se­fi­na Vi­lla­rreal y Ale­xan­der Lu­na

Una gran son­ri­sa es el ras­go que me­jor iden­ti­fi­ca a Step­ha­nie Ca­rri­llo Men­do­za. De fa­mi­lia 100% barranquil­lera, es­ta “in­ge­nie­ra in­dus­trial de pro­fe­sión, pe­ro pe­rio­dis­ta de vo­ca­ción”— co­mo se des­cri­be a sí mis­ma— no pue­de ocul­tar la emo­ción cuan­do le men­cio­nan su ciu­dad.

“Aun­que ha­ce cua­tro años vi­vo en Mia­mi, Ba­rran­qui­lla ocu­pa una par­te muy gran­de de mi corazón. Pre­ci­sa­men­te por es­to, to­mé la de­ci­sión de vol­ver a mi tie­rra pa­ra es­ta tem­po­ra­da de fies­tas. Pla­neo via­jar es­te fin de se­ma­na a la ciu­dad pa­ra ce­le­brar el 24 con mi abue­la, mis tíos y de­más familiares. Apro­ve­cha­re­mos la oca­sión pa­ra de­co­rar la mesa na­vi­de­ña, dis­fru­tar de una ce­na, pren­der ve­li­tas y, por su­pues­to, re­par­tir los re­ga­los. Otra de nues­tras tra­di­cio­nes es re­zar el San­to Ro­sa­rio en fa­mi­lia y orar jun­tos”, con­tó la presentado­ra.

Su es­pi­ri­tua­li­dad, dis­ci­pli­na, de­di­ca­ción y “es­pí­ri­tu ca­ri­be” han si­do los fac­to­res que —asegura— la han im­pul­sa­do a con­se­guir las me­tas que em­pe­zó a tra­zar­se des­de que era una es­tu­dian­te de In­ge­nie­ría In­dus­trial de la Uni­ver­si­dad del Nor­te.

Su pa­so por el reality El De­sa­fio: La Lucha de las Re­gio­nes, en el 2008, le dio un im­pul­so pa­ra con­ti­nuar tra­ba­jan­do en pro­gra­mas de te­le­vi­sión lo­ca­les, una ac­ti­vi­dad que so­lía al­ter­nar con sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios.

“Siem­pre fue muy im­por­tan­te pa­ra mí man­te­ner un víncu­lo con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción y es­to se vio evi­den­cia­do en el tra­ba­jo que tu­ve en el no­ti­cie­ro Te­le­vis­ta de Te­le­ca­ri­be. Al ter­mi­nar de es­tu­diar, em­pe­cé a ha­cer se­mi­na­rios, cur­sos y ta­lle­res pe­rio­dís­ti­cos, has­ta que fi­nal­men­te lo­gré ha­cer par­te del No­ti­cie­ro del Se­na­do de la Re­pú­bli­ca y ma­ne­jar un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas en el Ca­nal Uno”, afir­mó Step­ha­nie.

Fu­sio­nar sus co­no­ci­mien­tos en el ám­bi­to de la in­ge­nie­ría con la Co­mu­ni­ca­ción So­cial “siem­pre ha si­do una prio­ri­dad”, pues es­pe­ra al­gún día “po­der ser due­ña de su pro­pio ca­nal de te­le­vi­sión”, una me­ta en la cual con­si­de­ra ne­ce­sa­rio in­vo­lu­crar las en­se­ñan­zas cor­po­ra­ti­vas y pe­rio­dís­ti­cas que ha apren­di­do.

Con es­tos ob­je­ti­vos en su men­te, to­mó la de­ci­sión de de­jar­lo to­do por con­se­guir un sue­ño ame­ri­cano. Sa­bía que no se­ría fá­cil pues “iba a lle­gar a un país ex­tra­ño con un idio­ma dis­tin­to y sin ofer­tas la­bo­ra­les, tal y co­mo le su­ce­de a la ma­yo­ría de in­mi­gran­tes que lle­gan a Es­ta­dos Uni­dos”.

Un con­cur­so or­ga­ni­za­do por el pro­gra­ma Sá­ba­do Gi­gan­te, de Uni­vi­sión, fue la opor­tu­ni­dad ideal pa­ra que Step­ha­nie pu­die­ra de­mos­trar su ta­len­to en Mia­mi.

“Una par­te del premio era pre­sen­tar jun­to a Don Fran­cis­co, un ícono en la te­le­vi­sión de ha­bla his­pa­na en Es­ta­dos Uni­dos. Ga­né el con­cur­so pe­ro a los días me lle­ga la in­vi­ta­ción pa­ra par­ti­ci­par en el Desafío 2013: Áfri­ca, El Ori­gen, una pro­pues­ta que no pu­de ne­gar, pues sa­bía que allí ten­dría gran­des ga­nan­cias pa­ra mi vi­da per­so­nal y en efecto, así fue”, co­men­tó.

Step­ha­nie siem­pre se ha con­si­de­ra­do “co­mo una gue­rre­ra” den­tro y fue­ra de las pantallas. Es por ello, que al sa­lir de es­ta com­pe­ten­cia, afir­mó “sen­tir­se re­car­ga­da y con mu­cha mo­ti­va­ción por vol­ver a Mia­mi”.

“Cuan­do re­gre­sé, me lle­gó una opor­tu­ni­dad de oro. Fui ele­gi­da co­mo presentado­ra del pro­gra­ma Tu Desayuno Ale­gre, que era emi­ti­do por Uni­vi­sión. Lue­go, en­tré a tra­ba­jar con la pá­gi­na di­gi­tal de Yahoo, en una sección de en­tre­te­ni­mien­to de­por­ti­vo y en TV Az­te­ca, en su se­de de Flo­ri­da”, ma­ni­fes­tó.

Has­ta que el 30 de di­ciem­bre de 2015 re­ci­bió la lla­ma­da que ha­bía es­ta­do es­pe­ran­do des­de que lle­gó a Es­ta­dos Uni­dos.

“Una eje­cu­ti­va de CNN en Es­pa­ñol me lla­ma pa­ra co­men­tar­me que ha­bían es­ta­do eva­luan­do mi ca­rre­ra y que les in­tere­sa­ba co­no­cer un po­co más de mi per­fil. No po­día creer que to­do se es­ta­ba dan­do. Fue allí cuan­do em­pe­cé a for­mar par­te, co­mo co­la­bo­ra­do­ra, de Show­biz, un pro­gra­ma de no­ti­cias de en­tre­te­ni­mien­to, ya lle­vo dos años allí y me sien­to muy fe­liz”, agre­gó.

UN PUN­TO DE QUIEBRE. Aun­que por ese en­ton­ces, cuan­do re­ci­bió es­ta pro­pues­ta la­bo­ral, se sen­tía muy sa­tis­fe­cha por ha­ber con­se­gui­do su

SO­BRE SU MA­DRE... “Ella fue una per­so­na in­con­di­cio­nal. Es a ella a quien le de­di­co mis triun­fos”.

SO­BRE SU MA­TRI­MO­NIO... “Los dos com­par­ti­mos un amor ge­nuino y ba­sa­do en la es­pi­ri­tua­li­dad”.

sue­ño, con­fe­só ha­ber atra­ve­sa­do “por una ex­pe­rien­cia agri­dul­ce de mu­chos sen­ti­mien­tos en­con­tra­dos”.

“Mi ma­má, quien siem­pre se ca­rac­te­ri­zó por ser mi per­so­na in­con­di­cio­nal, te­nía po­co tiem­po de ha­ber fa­lle­ci­do y yo iba a via­jar el 31 de di­ciem­bre a Ba­rran­qui­lla pa­ra es­tar con mi fa­mi­lia en es­te mo­men­to tan di­fí­cil. Cuan­do yo na­cí, hu­bo unas com­pli­ca­cio­nes que pro­vo­ca­ron que ella es­tu­vie­ra cer­ca de 40 días en co­ma. Ella fa­lle­ció el día de mi cum­plea­ños, en el 2015, el mis­mo día que, 30 años atrás ha­bía caí­do en es­ta­do de co­ma”, com­par­tió Step­ha­nie.

Pe­ro es­ta barranquil­lera no la re­cuer- da con do­lor, sino con un pro­fun­do agra­de­ci­mien­to.

“Ella fue una lec­ción de vi­da. Yo pu­de ha­ber si­do huér­fa­na des­de que na­cí, pe­ro la his­to­ria fue dis­tin­ta. Es­tu­vo con­mi­go, me crió, me dio edu­ca­ción. A ella le de­di­co siem­pre to­dos mis triun­fos”, con­fe­só.

UN NUE­VO CO­MIEN­ZO. En­con­trar­se con el sincelejan­o An­to­nio Jo­sé Va­lle­jo en Mia­mi fue pa­ra Step­ha­nie una opor­tu­ni­dad que va mu­cho más allá de ser una sim­ple coin­ci­den­cia.

“Lo vi por pri­me­ra vez en el hotel Soho Beach Hou­se, don­de él tra­ba­ja. Yo soy muy bue­na ami­ga de su her­mano y, de hecho, te­nía­mos va­rios ami­gos en co­mún por lo que ese día in­ter­cam­bia­mos te­lé­fo­nos, pe­ro no nos vol­vi­mos a ver des­pués de esa oca­sión”, con­tó.

Dos años des­pués, el día del cum­plea­ños de Step­ha­nie, Va­lle­jo le es­cri­bió un men­sa­je fe­li­ci­tán­do­la.

“Yo apro­ve­ché pa­ra pre­gun­tar­le so­bre su fa­mi­lia y es ahí cuan­do me cuen­ta que su ma­má ha­bía fa­lle­ci­do. Le en­vié un men­sa­je de con­do­len­cias y con­ti­nua­mos ha­blan­do. Lo cu­rio­so fue que vol­vi­mos a po­ner­nos en con­tac­to un año des­pués, de nue­vo en la fe­cha de mi cum­plea­ños, pe­ro es­ta vez era yo la que es­ta­ba per­dien­do a mi ma­má. Des­de ese mo­men­to, él se con­vir­tió en mi apo­yo in­con­di­cio­nal, en­ten­día mi do­lor y nos uni­mos ca­da vez más”, afir­mó.

La barranquil­lera es­ta­ble­ce que se tra­ta de “un amor ge­nuino ba­sa­do en lo es­pi­ri­tual”. Se ca­sa­ron por lo civil en Mia­mi y, por es­tos días, se en­cuen­tran pla­nean­do la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa que se lle­va­rá a ca­bo en mar­zo del otro año, en Ba­rran­qui­lla.

“Va a ser al ai­re li­bre, fren­te al La­go El Cis­ne. Que­re­mos que los in­vi­ta­dos co­noz­can la ciu­dad, su gas­tro­no­mía y los ar­tis­tas lo­ca­les. Va a ser un even­to con mu­cha iden­ti­dad ca­ri­be”, con­clu­yó. GC

Co­ci­nar e ir a la playa son al­gu­nos de los ‘hob­bies’ de Step­ha­nie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.