Jo­celyn Mon­te­ro Ar­tis­ta

La barranquil­lera ha­ce ocho años vi­ve en Es­pa­ña y vol­vió a su ciu­dad pa­ra pre­sen­tar una ex­po­si­ción en la que mues­tra su evo­lu­ción co­mo ar­tis­ta.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Con 34 años la barranquil­lera Jo­celyn Mon­te­ro se de­fi­ne co­mo una mu­jer crea­ti­va, con mu­cha ener­gía y “con ideas to­do el tiem­po”.

Es ar­tis­ta y di­se­ña­do­ra in­dus­trial. Pro­bar di­fe­ren­tes téc­ni­cas le atrae, así co­mo po­ner­se en la ta­rea de or­ga­ni­zar sus pen­sa­mien­tos pa­ra con­tár­se­los al mun­do a su ma­ne­ra.

El co­lor ha­ce par­te de su vi­da. De hecho, cree con con­vic­ción so­bre la psi­co­lo­gía de los co­lo­res y el sig­ni­fi­ca­do que tie­nen en la vi­da de ca­da per­so­na.

“Ca­da co­lor trans­mi­te. Yo creo en es­to por­que tie­nen un efecto en mí. Un ama­ri­llo me da ale­gría, un ro­jo es un co­lor muy pa­sio­nal y exi­gen­te. El mo­ra­do es mis­te­rio­so y pue­de ser ale­gre. Y el ne­gro es neu­tro y me per­mi­te ser clá­si­ca”.

INI­CIOS. Mon­te­ro re­cuer­da que des­de muy ni­ña em­pe­zó a sen­tir amor al ar­te ca­da vez que te­nía con­tac­to con ma­te­ria­les.

“Yo re­ci­bí cla­ses de pin­tu­ra y óleo, pe­ro lle­gué a un pun­to en el que de­bía ele­gir una pro­fe­sión y me gus­tó que con el Di­se­ño In­dus­trial po­día es­truc­tu­rar mis ideas en un sen­ti­do y es­tar en con­tac­to con ma­te­ria­les. En­ton­ces la to­mé y cuan­do ter­mi­né en el 2006 sen­tí la ne­ce­si­dad de se­guir sien­do crea­ti­va y por hobby en el 2008 me en­ca­mi­né por la pin­tu­ra”.

Si hay al­go con lo que se sien­te iden­ti­fi­ca­da es con la mú­si­ca. Afir­ma que es­ta ha si­do su mu­sa de ins­pi­ra­ción, de hecho, en sus ini­cios eli­gió ar­tis­tas pa­ra plas­mar­los en cua­dros. En es­ta ac­ti­vi­dad se per­ca­tó de que mu­chas per­so­nas mos­tra­ban in­te­rés por lo que ha­cía, así que si­guió crean­do.

Mon­te­ro ma­ni­fies­ta que te­ner po­ca téc­ni­ca la lle­vó ha­cia Flo­ren­cia, Ita­lia. Allá ad­qui­rió ba­ses de di­bu­jo, téc­ni­cas, apren­dió de pin­tu­ra e his­to­ria del ar­te.

Aña­de que em­pe­zó pin­tan­do ar­te pop, de­bi­do a que tu­vo una gran in­fluen­cia de ar­tis­tas que fue­ron di­se­ña­do­res grá­fi­cos co­mo Andy War­hol. Lue­go se con­ven­ció de que po­día se­guir evo­lu­cio­nan­do y pa­sar de una ima­gen completa a in­cur­sio­nar en el ar­te abs­trac­to. Por úl­ti­mo, qui­so se­guir avan­zan­do y de­ci­dió aven­tu­rar­se en el ar­te fi­gu­ra­ti­vo.

Pin­tar sig­ni­fi­ca, pa­ra ella, ais­lar­se de su reali­dad y brin­dar­se un es­pa­cio a so­las, don­de se pue­da en­con­trar con sus pin­ce­les sin de­jar de la­do la com­pa­ñía de su mú­si­ca fa­vo­ri­ta: jazz y rock. Es­te mo­men­to lo con­si­de­ra co­mo un la­bo­ra­to­rio o un si­tio de jue­gos en el que ex­plo­ra y se di­vier­te con co­lo­res, pe­ro con un ob­je­ti­vo cla­ro.

“La pin­tu­ra me en­can­ta por­que en ella pon­go mis emo­cio­nes. El ar­te to­ca esos sen­ti­mien­tos pro­fun­dos que a ve­ces uno no ex­pre­sa y re­sul­ta ser el me­dio pa­ra co­nec­tar­me con mi yo in­terno y en­con­trar fe­li­ci­dad”.

SU SE­LLO CO­MO AR­TIS­TA. Jo­celyn in­di­ca que creó Jos­sart, una mar­ca que abre­via su nom­bre con lo que más le apa­sio­na, el ar­te. Un es­pa­cio en el que une el ar­te y el di­se­ño, “ba­sa­do en sus cua­dros que lue­go pa­san a los ob­je­tos”. En es­te rea­li­za pie­zas que ge­ne­ran

va­lor especial a su pú­bli­co. “Ca­da crea­ción mues­tra ins­tan­tes de la co­ti­dia­ni­dad in­ter­pre­ta­dos con ten­den­cias ac­tua­les; pa­ra re­vi­vir re­cuer­dos, des­per­tar emo­cio­nes a tra­vés del co­lor que ins­pi­ran ale­gría. En es­ta tam­bién ha­go co­la­bo­ra­ción con ar­tis­tas, en­ton­ces prác­ti­ca­men­te es una pla­ta­for­ma crea­ti­va ba­sa­da en mi ar­te y abier­ta a cual­quier di­se­ña­dor, ar­te­sano o cual­quier ar­tis­ta”.

Des­de ha­ce ocho años vi­ve en Barcelona, Es­pa­ña, lu­gar que le ha per­mi­ti­do ad­qui­rir las ba­ses su­fi­cien­tes y te­ner la evo­lu­ción ne­ce­sa­ria pa­ra re­gre­sar a su tie­rra y rea­li­zar por pri­me­ra vez su ex­po­si­ción ti­tu­la­da Una nue­va mi­ra­da.

“Aun­que es­té vi­vien­do en Eu­ro­pa siem­pre me he sen­ti­do co­nec­ta­da con mi ciu­dad y creo que mi ar­te ha evo­lu­cio­na­do mu­cho, así que lle­gó el mo­men­to de com­par­tir lo que ha­go (...) De aquí en ade­lan­te quie­ro tra­ba­jar por mi ciu­dad y pro­mo­ver la par­te cul­tu­ral en Ba­rran­qui­lla, por­que sé que hay mu­chos ar­tis­tas bue­nos”.

Su ex­po­si­ción, com­pues­ta por 28 pie- zas, fue inau­gu­ra­da el jueves pa­sa­do y es el re­su­men de las dis­tin­tas mi­ra­das que ha te­ni­do a lo lar­go de su pro­ce­so y su tran­si­ción del ar­te pop al abs­trac­to y, por úl­ti­mo, al ar­te fi­gu­ra­ti­vo. Di­ce que en es­ta bus­ca mos­trar có­mo una idea pue­de evo­lu­cio­nar y ser pre­sen­ta­da en tres mo­vi­mien­tos ar­tís­ti­cos.

Tam­bién cuen­ta con otras ex­po­si­cio­nes co­mo City-wi­de Art VIII ex­hi­bi­tion (Flo­ren­cia, Ita­lia) 2009, Paint it POP (Flo­ren­cia, Ita­lia) 2009, XIX Es­po­si­zio­ne oxy­gen (Mi­lan-italy) 2009, 12 Pun­tos de vis­ta Ga­le­ría Ca­sa Cua­dra­da (Bo­go­tá-co­lom­bia) 2010, La pe­ti­ta ga­le­ría (Barcelona, Es­pa­ña) 2011, Uni­corn Stu­dio (Barcelona, Es­pa­ña) 2013 y Io­noi, Es­pa­cio Crea­ti­vo Pop up sto­re (Barcelona - Spain) 2014. GC

SU PER­CEP­CIÓN SO­BRE EL AR­TE... “El ar­te to­ca esos sen­ti­mien­tos pro­fun­dos que a ve­ces uno no pue­de ex­pre­sar”.

Jo­celyn Mon­te­ro po­sa son­rien­te jun­to a seis de las pie­zas que com­po­nen su pri­me­ra ex­po­si­ción en Ba­rran­qui­lla, ‘Una nue­va mi­ra­da’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.