Iván Zu­lua­ga y Clau­dia Buel­vas

Es­ta pa­re­ja con­tó lo que sig­ni­fi­ca com­par­tir la mis­ma pro­fe­sión y su se­cre­to pa­ra man­te­ner­se for­ta­le­ci­dos du­ran­te 21 años de ca­sa­dos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FOTOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Coin­ci­dir el mis­mo día en la to­ma de una fo­to­gra­fía pa­ra el car­net de la uni­ver­si­dad le per­mi­tió a Iván Zu­lua­ga y a Clau­dia Buel­vas ha­blar por pri­me­ra vez.

Lue­go no vol­vie­ron a en­con­trar­se, pe­ro en 1984 el des­tino en­gra­nó las pie­zas y pu­so to­do en or­den pa­ra que los dos vie­ran jun­tos una ma­te­ria de Me­di­ci­na en la uni­ver­si­dad y for­ja­ran una gran amis­tad.

El tiem­po trans­cu­rrió, Clau­dia ter­mi­nó el in­ter­na­do e Iván de­ci­dió rea­li­zar­lo en Gi­rar­dot. Y aun­que a ve­ces se pien­se que la dis­tan­cia es un obs­tácu­lo, los dos des­vir­tua­ron es­ta idea de­mos­tran­do que la co­mu­ni­ca­ción sí era fac­ti­ble y los sen­ti­mien­tos sí po­dían fluir. Al fi­na­li­zar la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, los dos ini­cia­ron su noviazgo.

“La ver­dad es que la con­quis­ta la tu­ve di­fí­cil. Yo le da­ba se­re­na­ta con la can­ción Ma­dri­gal, le man­da­ba flo­res y no da­ba su bra­zo a tor­cer”, cuen­ta en­tre ri­sas Zu­lua­ga.

Des­pués de al­gu­nos años Clau­dia se tras­la­dó a Cos­ta Ri­ca pa­ra es­pe­cia­li­zar­se en Der­ma­to­lo­gía y él se que­dó tra­ba­jan­do en­tre Bogotá y el mu­ni­ci­pio La Me­sa. En es­te mo­men­to op­ta­ron por dar­le un pa­re a la re­la­ción. Cul­mi­na­da la es­pe­cia­li­za­ción de ella y la de él en Me­di­ci­na In­ter­na, vol­vie­ron a en­con­trar­se en ca­sa del her­mano de Iván y acor­da­ron que nue­va­men­te se­rían no­vios. A los tres me­ses con­tra­je­ron nup­cias.

Buel­vas, quien es del Car­men de Bo­lí­var, men­cio­na que en­tre “ires y ve­ni­res” la re­la­ción du­ró 12 años y el 30 de no­viem­bre de 1996, en La In­ma­cu­la­da Con­cep­ción, los dos ju­ra­ron amor eterno.

SU HO­GAR. Es­ta pa­re­ja ma­ni­fies­ta que al po­co tiem­po de es­tar ca­sa­dos ini­cia­ron el pro­ce­so de pla­ni­fi­ca­ción. Las se­ma­nas pa­sa­ron y re­ci­bie­ron la no­ti­cia de que se­rían pa­dres, es­to ge­ne­ró ale­gría en sus co­ra­zo­nes. Sin em­bar­go, to­do fue efí­me­ro, pues un Día de la Ma­dre, con cua­tro me­ses de ges­ta­ción, Clau­dia per­dió a su be­bé.

“Es­te mo­men­to fue muy duro. Cuan­do uno pier­de al pri­mer hi­jo uno que­da con la ilu­sión y el afán de vol­ver a es­tar em­ba­ra­za­da cuan­to an­tes. En­ton­ces no se da­ba y ca­da vez que me lle­ga­ba la mens­trua­ción, era llan­to y más llan­to. Pa­ra mi for­tu­na en mi cum­plea­ños de 1998 nos en­te­ra­mos de que nue­va­men­te es­ta­ba em­ba­ra­za­da, así que fue mi me­jor regalo”.

De es­ta oca­sión na­ció Li­na Ma­ría, que cuen­ta hoy con 18 años y es

estudiante de Cien­cias Po­lí­ti­cas y Hu­ma­ni­da­des. Al ca­bo de un año del na­ci­mien­to de su pri­mo­gé­ni­ta na­ció José Iván, que tie­ne 17 años y cur­sa su úl­ti­mo año en el Co­le­gio Mary­mount.

El pa­sa­do 30 de no­viem­bre Clau­dia e Iván ce­le­bra­ron su aniver­sa­rio 21 y ase­gu­ran que a lo lar­go de es­te tiem­po han dis­fru­ta­do en pa­re­ja y se han com­ple­men­ta­do en lo per­so­nal y en sus pro­fe­sio­nes.

“Mi es­pe­cia­li­dad es más de hos­pi­ta­les, lar­gos tur­nos, de es­tar por fue­ra de la ca­sa y lo me­jor es que ella lo en­tien­de, por­que es mé­di­co (...) A ve­ces com­par­ti­mos al­gu­nos ca­sos de pa­cien­tes y nos ayu­da­mos. Si ne­ce­si­to que me ase­so­re en los pro­ble­mas de piel, sé que pue­do con­tar con ella; y si ella tie­ne al­gu­na du­da yo le ex­tien­do la mano. Aho­ra, es­to tie­ne mu­chas ven­ta­jas, por­que cuan­do es­tá bra­va con­mi­go y tie­ne un pa­cien­te di­fí­cil, me lla­ma y nos re­con­ci­lia­mos”, se­ña­la Zu­lua­ga, que es na­tu­ral de San­ta Cruz de Mom­pox.

Por su par­te, Buel­vas agre­ga que si tie­ne que ha­blar de si­tua­cio­nes ‘du­ras’, con pro­pie­dad di­ría que fue el mo­men­to en el que su es­po­so via­jó a Mé­xi­co pa­ra rea­li­zar su se­gun­da es­pe­cia­li­za­ción en In­fec­to­lo­gía.

“Es­te pe­rio­do fue duro, por­que me que­dé so­la cuan­do los ni­ños es­ta­ban muy pe­que­ños. Gra­cias a Dios con­té con el apo­yo de su fa­mi­lia y la mía. Ade­más, tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de que él ve­nía con frecuencia y nos co­mu­ni­cá­ba­mos por in­ter­net”.

EL PI­LAR DE SU RE­LA­CIÓN. Ase­gu­ran que el amor ha si­do la ba­se de su ma­tri­mo­nio. Pa­ra ellos es lo más re­le­van­te, pues, es­ti­man que sin amor no po­dría ha­ber res­pe­to y na­da con­flu­ye.

“La atrac­ción fí­si­ca es pa­sa­je­ra, pe­ro sen­tir amor nos per­mi­te ad­mi­rar los va­lo­res de la otra persona y acep­tar sus de­fec­tos”, se­ña­la Zu­lua­ga.

Clau­dia en­fa­ti­za en que de su es­po­so le atra­jo sus de­ta­lles, por­que pa­ra ella las pe­que­ñas co­sas son las que ali­men­tan el co­ra­zón. Ad­mi­ra que sea un hom­bre ser­vi­cial y ge­ne­ro­so.

Iván re­co­no­ce que de ella lo pri­me­ro que le se­du­jo fue su fí­si­co. Em­pe­ro, co­no­cer­la le per­mi­tió ha­llar en ella una mu­jer ín­te­gra y con te­mor de Dios, lo que pa­ra él es vi­tal, pues, “sig­ni­fi­ca dar­le ga­ran­tía a la es­ta­bi­li­dad del ho­gar”. Ad­mi­ra de ella que sea una mu­jer per­se­ve­ran­te y que lu­che por lo que desea. GC

SE­GÚN IVÁN ZU­LUA­GA... “La atrac­ción fí­si­ca es pa­sa­je­ra, pe­ro sen­tir amor nos per­mi­te ad­mi­rar los va­lo­res de la otra persona”.

SE­GÚN CLAU­DIA BUEL­VAS...

“De mi es­po­so me atra­jo sus de­ta­lles y hoy día lo ad­mi­ro por­que es un hom­bre ge­ne­ro­so”.

Iván Zu­lua­ga y Clau­dia Buel­vas se mues­tran son­rien­tes y se­gu­ros de sen­tir ad­mi­ra­ción y res­pe­to mu­tuo.

Clau­dia Buel­vas e Iván Zu­lua­ga po­san jun­to a sus hi­jos Li­na Ma­ría y José Iván, en el in­te­rior de su apartament­o.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.