Lle­gó la Na­vi­dad

Gente Caribe - - Índice - POR San­dra Le­vent­hal San­dra­le­vent­[email protected] www.san­dra­le­vent­hal.com

Lle­gó el mo­men­to de com­par­tir con la fa­mi­lia, los ami­gos e in­clu­so los ve­ci­nos. Lle­ga­ron las no­ve­nas y con ellas la ale­gría de com­par­tir can­tos, ple­ga­rias, na­ti­llas, bu­ñue­los y otras de­li­cias. Es­tar reuni­dos jun­tos al­re­de­dor de las ce­le­bra­cio­nes de Na­vi­dad, Es la opor­tu­ni­dad pa­ra ce­le­brar.

Pe­ro, es­tar en fa­mi­lia no siem­pre su­po­ne fe­li­ci­dad, los com­pro­mi­sos so­cia­les y las agen­das de­fi­ni­das du­ran­te va­rios días se­gui­dos, po­drían lle­var­nos a sen­tir un po­co de es­trés cuan­do de­be­mos en­fren­tar­nos a una ocu­pa­da vi­da so­cial.

Den­tro de al­gu­nos fac­to­res de­to­nan­tes de es­ta an­gus­tia ge­ne­ra­li­za­da es­tán va­rias di­men­sio­nes, por un la­do el te­ma de re­en­con­trar­nos con se­res que­ri­dos que a pe­sar de ser fa­mi­lia no son los más gran­des re­cep­to­res de nues­tros afec­tos. Tam­bién es­tá el he­cho de pla­near y ofre­cer los re­ga­los apro­pia­dos, las co­mi­das que to­dos año­ran, las pre­pa­ra­cio­nes ade­cua­das y su­fi­cien­tes y ve­lar por que to­do sal­ga bien.

Pa­ra otros el te­ma de la ima­gen y los lo­gros del año po­drían ser ra­zo­nes pa­ra re­ci­bir crí­ti­cas o ge­ne­rar ma­les­tar in­te­rior. No siem­pre aque­llo que nos di­cen lo to­ma­mos con apre­cio y es co­mún que cier­to ti­po de co­men­ta­rios lo­gren mal­tra­tar­nos.

En es­tas si­tua­cio­nes lo me­jor es or­ga­ni­zar un pre­su­pues­to so­cial y emo­cio­nal de cuán­to es­ta­mos dis­pues­tos a in­ver­tir en ce­le­bra­cio­nes y com­pa­ñía de aque­llos que es­ta­rán com­par­tien­do y ana­li­zar lo que po­si­ble­men­te se es­pe­ra­ría de no­so­tros y que es­ta­mos dis­pues­tos a en­tre­gar, ya sea en tér­mi­nos de com­pa­ñía, es­fuer­zo y com­pro­mi­so.

De­fi­nir en qué par­ti­ci­pa­re­mos sin­tién­do­nos a gus­to y a qué es­ta­ría­mos dis­pues­tos a obli­gar­nos lle­ga­do el mo­men­to, que tan­to an­tes que traer­nos fe­li­ci­dad po­dría mor­ti­fi­car­nos, o cuán­to de no­so­tros es­ta­mos en dis­po­si­ción de en­tre­gar. Es más sa­lu­da­ble de­cir a tiem­po “no gra­cias no pue­do”, man­te­ner la sa­lud men­tal y las bue­nas re­la­cio­nes, que de­cir sí a to­dos y a to­do y es­ta­llar en una ex­plo­sión de amar­gu­ra.

Cuan­do es­ta­mos abo­ca­dos a la in­ten­si­dad del com­par­tir con las mis­mas per­so­nas du­ran­te mu­chas y re­pe­ti­das opor­tu­ni­da­des, otra bue­na tác­ti­ca es ele­gir ca­da opor­tu­ni­dad pa­ra acer­car­nos a per­so­nas di­fe­ren­tes pa­ra con­ver­sar y man­te­ner los te­mas li­ge­ros y ame­nos.

Tam­bién es im­por­tan­te re­co­no­cer que así co­mo no­so­tros po­dría­mos sen­tir es­trés de es­te com­par­tir in­ten­so, aque­llos que es­tán a mí al­re­de­dor po­si­ble­men­te tam­bién lo sien­tan, es­ta­mos en igual­dad de con­di­cio­nes y si so­mos ama­bles y cor­dia­les nues­tros fa­mi­lia­res y ami­gos lo sen­ti­rán y agra­de­ce­rán.

Al fin y al ca­bo, se tra­ta de acer­car­nos, se tra­ta de es­tar con­ten­tos, se tra­ta de com­par­tir con la fa­mi­lia, pe­ro tam­bién se tra­ta de dis­fru­tar de mo­men­tos es­pe­cia­les. Ha­ga­mos de es­tas fies­tas una ex­pe­rien­cia de paz y fe­li­ci­dad. ¡Fe­li­ces fies­tas! GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.