Pamela Pérez Di­se­ña­do­ra in­dus­trial

A tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram, es­ta ba­rran­qui­lle­ra com­par­te con sus se­gui­do­res re­ce­tas, con­se­jos de nu­tri­ción y ru­ti­nas de ejer­ci­cio.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Murillo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FOTOS Or­lan­do Amador y Ju­lie Cue­llo

“Pe­que­ños cam­bios mar­can gran­des di­fe­ren­cias”, es el le­ma que ins­pi­ra en su día a día a la ba­rran­qui­lle­ra Pamela Pérez Pe­ña. Es di­se­ña­do­ra in­dus­trial de la Uni­ver­si­dad de Los An­des, ha tra­ba­ja­do en la rea­li­za­ción de de­co­ra­cio­nes pa­ra cen­tros co­mer­cia­les y fue la ex­pe­rien­cia ad­qui­ri­da en es­te tra­ba­jo la que la lle­vó a crear dos años des­pués Op­he­lia’s Ate­lier, su pri­me­ra em­pre­sa de tar­je­tas y re­ga­los per­so­na­li­za­dos.

Pe­ro el di­se­ño no es lo úni­co que le apa­sio­na. Ha­ce dos años de­ci­dió que “era la opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer un cam­bio en su vi­da”, lue­go de pa­sar por mo­men­tos de tris­te­za y an­sie­dad

por no “sen­tir­se có­mo­da con su cuer­po” y en­con­trar, tiem­po des­pués, en el ejer­ci­cio y en la bue­na ali­men­ta­ción las cla­ves pa­ra lo­grar una me­jor ca­li­dad de vi­da y un equi­li­brio en­tre su men­te y cuer­po.

“To­do co­men­zó cuan­do me gra­dué del co­le­gio en el 2009 y de­ci­dí ir­me a vi­vir seis me­ses a Eu­ro­pa. Du­ran­te ese tiem­po me ex­ce­dí en las co­mi­das y ma­ne­ja­ba una ma­la ali­men­ta­ción. Vol­ví a Co­lom­bia con diez ki­los de más y con al­gu­nos pro­ble­mas de sa­lud. Yo sa­bía que no te­nía obe­si­dad, pe­ro sí me veía muy di­fe­ren­te a co­mo era an­tes. La ro­pa no me que­da­ba y fue un cho­que muy gran­de que me lle­vó a to­mar me­di­das al res­pec­to”, con­tó Pamela.

Lo pri­me­ro que pen­só fue prac­ti­car­se una ope­ra­ción es­té­ti­ca. Sin em­bar­go, es­ta fue una pe­ti­ción que fue ne­ga­da de in­me­dia­to por sus pa­dres. Lue­go, se arries­gó a pro­bar múl­ti­ples die­tas que leía en in­ter­net o que “sim­ple­men­te es­ta­ban de mo­da” y que ter­mi­na­ron por con­ver­tir su pe­so en una mon­ta­ña ru­sa.

“Los pri­me­ros seis me­ses de lle­var a ca­bo es­tas die­tas, co­mo la del atún y la pi­ña, y de to­mar pas­ti­llas pa­ra adel­ga­zar lo­gré ba­jar drás­ti­ca­men­te de pe­so. Pe­ro cuan­do sen­tía que es­ta­ba del­ga­da de­ja­ba es­tos mé­to­dos de ali­men­ta­ción y vol­vía a su­bir de pe­so. Así es­tu­ve du­ran­te dos años, co­mo si mi pe­so fue­ra el jue­go del sube y ba­ja”, ex­pli­có.

Pe­ro, en una vís­pe­ra de Año Nue­vo, Pamela sin­tió que “ya no po­día más”. En un cua­derno es­cri­bió sus pro­pó­si­tos pa­ra el si­guien­te año y se tra­zó me­tas cla­ras en ca­da mes. Su apues­ta era una so­la: im­ple­men­tar há­bi­tos de vi­da sa­lu­da­ble que fue­ran más allá de las “in­cons­tan­tes die­tas lo­cas”.

En la ac­tua­li­dad, ya van dos años des­de que la di­se­ña­do­ra in­dus­trial to­mó es­ta de­ci­sión. Se ha man­te­ni­do fir­me en sus ob­je­ti­vos y ha de­ci­di­do com­par­tir su ex­pe­rien­cia a tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram (@Pa­me­pe­rez).

“Cuan­do la gen­te em­pe­zó a ver el cam­bio que se es­ta­ba evi­den­cian­do en mi cuer­po me co­men­za­ron a pre­gun­tar so­bre los mé­to­dos que es­ta­ba im­ple­men­tan­do. En­ton­ces, me pu­se a la ta­rea de po­ner­me a leer y a do­cu­men­tar­me ca­da vez más so­bre ali­men­ta­ción

sa­lu­da­ble, a bus­car re­ce­ta­rios, con­sul­tar li­bros de nu­tri­ción y ha­blar con ex­per­tos. En ese ca­mino me di cuen­ta que exis­te una in­fi­ni­tud de al­ter­na­ti­vas pa­ra sus­ti­tuir ali­men­tos que pue­den oca­sio­nar da­ño a nues­tro or­ga­nis­mo por otros más sa­lu­da­bles”, ma­ni­fes­tó.

En es­ta red so­cial com­par­te se­ma­nal­men­te una re­ce­ta crea­da por ella mis­ma, una ru­ti­na de en­tre­na­mien­to y di­ver­sos con­se­jos re­la­cio­na­dos a su his­to­ria de vi­da. Ade­más, ase­gu­ra Pamela, to­dos los do­min­gos or­ga­ni­za en su ca­sa las co­mi­das de la se­ma­na, pues “es­ta es­tra­te­gia no so­lo per­mi­te con­ti­nuar con una ali­men­ta­ción más sa­na, sino tam­bién aho­rrar tiem­po”.

Sa­lir a co­mer y a co­no­cer nue­vos res­tau­ran­tes con su es­po­so, con quien lle­va dos años de ma­tri­mo­nio, com­par­tir una co­pa de vino una vez por se­ma­na con sus amigas más cer­ca­nas y rea­li­zar ejer­ci­cio en las ma­ña­nas son las prin­ci­pa­les ac­ti­vi­da­des que Pamela dis­fru­ta rea­li­zar en su tiem­po li­bre.

“No soy una per­so­na acos­tum­bra­da a cum­plir ho­ra­rios, pe­ro si hay al­go que me en­can­ta es sen­tir­me ac­ti­va des­de tem­prano. Me le­van­to to­dos los días a las 6 de la ma­ña­na, sin im­por­tar que sea un do­min­go o un fes­ti­vo, a ha­cer mis ejer­ci­cios. Yo en­treno por­que me gus­ta, por­que es una de las ac­ti­vi­da­des que más me apa­sio­na”, agre­gó.

Con el mis­mo gus­to con el que Pamela des­cri­be al ejer­ci­cio, tam­bién se re­fie­re a su pla­to fa­vo­ri­to: la piz­za ha­waia­na.

“Los fi­nes de se­ma­na dis­fru­to co­mer es­te pla­to con una co­pa de vino por­que es lo que me ha­ce fe­liz. La cla­ve de to­do es apren­der a co­mer y vi­vir en tran­qui­li­dad, te­nien­do en cuen­ta las por­cio­nes y man­te­ner un equi­li­brio en la ali­men­ta­ción, pues no se tra­ta de prohi­bi­cio­nes”, con­tó.

Pa­ra ella la lle­ga­da de un nue­vo año sim­bo­li­za tam­bién la lle­ga­da de nue­vos sue­ños y re­tos. Hoy mi­ra ha­cia atrás y afir­ma sen­tir­se “or­gu­llo­sa de ha­ber to­ma­do la de­ci­sión de cam­biar su vi­da” y le agra­de­ce su fa­mi­lia y ami­gos por ha­ber es­ta­do jun­to a ella en los mo­men­tos más di­fí­ci­les. “Mi ma­má, mi her­ma­na y mi ma­dri­na son mis al­cahue­tas, las que me han apo­ya­do en to­dos mis pro­yec­tos y las que me re­cuer­dan to­dos los días la im­por­tan­cia de no to­mar el ca­mino fá­cil pa­ra lo­grar lo que te pro­po­nes”, con­clu­yó. GC

SU ES­TI­LO DE VI­DA... “La cla­ve de to­do es­te pro­ce­so es apren­der a co­mer y vi­vir en tran­qui­li­dad”.

Pamela po­só pa­ra Gen­te Ca­ri­be en el apar­ta­men­to de sus pa­dres, ubi­ca­do en el nor­te de Ba­rran­qui­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.