Fer­nan­do Ja­ra­mi­llo Artista

El artista sa­ma­rio, a tra­vés de sus pin­tu­ras, exal­ta la vi­da y la li­ber­tad. Pron­to re­ve­la­rá una obra que se­rá “un vó­mi­to con­tra la so­cie­dad”.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Omar Da­vid Ál­va­rez @Oma­ral­va­rez­di­ce FO­TOS Archivo Par­ti­cu­lar

Es­pon­tá­neo, cu­rio­so y sen­si­ble, así se de­fi­ne el pin­tor sa­ma­rio Fer­nan­do Ja­ra­mi­llo Vé­lez. Des­de 1990 com­par­te sus crea­cio­nes en ex­po­si­cio­nes por el mun­do.

Des­de ni­ño sin­tió afi­ni­dad por el ar­te y de for­ma in­na­ta di­bu­ja­ba en to­do mo­men­to los ob­je­tos que le ro­dea­ban. “Re­cuer­do que mi ma­má de­cía que apren­dí a di­bu­jar an­tes que a es­cri­bir, aun­que se­gu­ro eran ma­ma­rra­chos los que ha­cía”, co­men­ta en­tre ri­sas Fer­nan­do.

Sus padres eran co­mer­cian­tes an­tio­que­ños de tex­ti­les, na­da re­la­cio­na­dos con el mun­do de las ar­tes. Pe­ro es­to no fue im­pe­di­men­to pa­ra que los dos apo­ya­ran su sue­ño.

Ja­ra­mi­llo cuen­ta que to­mó sus pri­me­ras cla­ses de di­bu­jo ar­tís­ti­co en las casas de cul­tu­ra de San­ta Marta. Pa­ra­le­lo a es­to, de for­ma au­tó­no­ma bus­có en­ci­clo­pe­dias de ar­te en las que co­no­ció pin­to­res co­mo Wi­lliam Tur­ner, que se ca­rac­te­ri­zó por re­tra­tar cre­púscu­los. La obra de Tur­ner sir­vió de ins­pi­ra­ción pa­ra Fer­nan­do, pues veía en los atar­de­ce­res sa­ma­rios un gran po­ten­cial pa­ra ser pin­ta­dos.

Asis­tió a la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes y más tar­de in­gre­só a la Uni­ver­si­dad de los An­des, don­de re­ci­bió edu­ca­ción en Ar­tes Plás­ti­cas. Lue­go es­tu­dió Di­se­ño Grá­fi­co y Fo­to­gra­fía pa­ra ga­nar­se la vi­da.

Des­de muy jo­ven iden­ti­fi­có su ar­te por la ver­tien­te de lo abs­trac­to, lo cual de­fi­ne co­mo “to­mar las for­mas rea­lis­tas de lo que per­ci­bi­mos y a par­tir de allí ge­ne­rar unas nue­vas con la ayu­da de nues­tra ima­gi­na­ción”.

En las co­rrien­tes del abs­trac­cio­nis­mo se va por la lí­nea de las for­mas or­gá­ni­cas, que ha­cen re­fe­ren­cia a for­mas de la na­tu­ra­le­za.

Ex­pli­ca que de­ci­dió ex­plo­rar es­te ca­mino ya que se de­cla­ra “apa­sio­na­do de la vi­da y la li­ber­tad”. Lo ins­pi­ra la na­tu­ra­le­za, por lo tan­to en sus cua­dros re­tra­ta crea­cio­nes abs­trac­tas de for­mas que per­ci­be a tra­vés de un mi­cros­co­pio. Aun­que, to­do el pro­ce­so es lle­va­do por la ima­gi­na­ción, ins­pi­ra­do a tra­vés de las lí­neas y el jue­go de co­lo­res.

Fer­nan­do co­men­ta que las emo­cio­nes siem­pre es­tán allí, pe­ro no de

ma­ne­ra in­ten­cio­nal. “Yo no ini­cio un cua­dro con el pen­sa­mien­to de que se­rá al­go tris­te o ale­gre, pe­ro en el pro­ce­so se evi­den­cia mi es­ta­do de áni­mo. Es­to es evi­den­te con los co­lo­res que elijo y las for­mas que pin­to”, di­ce el artista.

Pa­ra­le­lo al pro­yec­to que Fer­nan­do ha ve­ni­do desa­rro­llan­do con el ar­te bio­mór­fi­co, tam­bién es­tá ges­tan­do uno por la co­rrien­te ex­pre­sio­nis­mo fi­gu­ra­ti­vo. Allí lo más im­por­tan­te no es de­mos­trar la téc­ni­ca sino las emo­cio­nes, lo in­me­dia­to, el error.

El sa­ma­rio se ins­pi­ra mu­cho en el Rock & Roll y el Jazz pa­ra crear es­ta obra, y la de­fi­ne co­mo “un vó­mi­to con­tra la so­cie­dad. Es mos­trar a la hu­ma­ni­dad co­mo mons­truos en el mun­do”. Son cua­dros lle­nos de fi­gu­ras, le­tras y otros ele­men­tos ex­pre­si­vos. Con­si­de- ra que es una obra des­agra­da­ble, pe­ro con con­te­ni­do, lle­na de emo­ción y que to­ma co­mo re­fe­ren­cia La quin­ta del sor­do, de Go­ya.

“No im­por­ta si la ho­ja se rom­pe, si hay una man­cha, eso no es lo im­por­tan­te”, co­men­ta Fer­nan­do. Aún no la ter­mi­na, de mo­do que des­co­no­ce cuán­do se­rá ex­pues­ta.

Agre­ga que a prin­ci­pios de di­ciem­bre par­ti­ci­pó de la feria de ar­te con­tem­po­rá­neo más im­por­tan­te del mun­do. Reunió a más de 500 ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les y los más exi­gen­tes crí­ti­cos del ar­te, cu­ra­do­res, com­pra­do­res y vi­si­tan­tes.

“Fue una ex­pe­rien­cia úni­ca, fue la pri­me­ra vez que asis­tí a un even­to de es­ta mag­ni­tud y apren­dí mu­cho. Hi­ce nue­vos con­tac­tos, re­ci­bí consejos pa­ra ha­cer ca­da vez me­jor mi tra­ba­jo y apren­dí más so­bre el ne­go­cio del ar­te”.

Ja­ra­mi­llo com­par­te su vi­da, des­de ha­ce 17 años, al la­do de su es­po­sa, que es ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas.

“Mi es­po­sa es­tu­vo con­mi­go en Mia­mi y sien­to que allí real­men­te pu­do com­pren­der mi am­bien­te la­bo­ral. Ha si­do una gran com­pa­ñe­ra de vi­da y un gran apo­yo emo­cio­nal du­ran­te to­dos es­tos años”, afir­ma.

En su tiempo li­bre le gus­ta mon­tar bi­ci­cle­ta pa­ra ejer­ci­tar­se, ade­más prac­ti­ca un hob­bie pe­cu­liar.

“Me gus­ta mu­cho ir a los su­per­mer­ca­dos y ob­ser­var las eti­que­tas y em­pa­ques de to­dos los pro­duc­tos. Ob­ser­vo las com­bi­na­cio­nes de co­lo­res, los di­se­ños y las for­mas, eso me ins­pi­ra mu­cho”.

Fi­nal­men­te, Fer­nan­do de­fi­ne el ar­te co­mo una “ex­pre­sión del al­ma”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.