El va­lor de una vi­da

Gente Caribe - - Índice - GC san­dra­le­vent­[email protected] POR San­dra Le­vent­hal

En un país co­mo el nues­tro don­de he­mos pre­sen­cia­do vio­len­cia a to­do ni­vel, co­rre­mos el ries­go de in­mu­ni­zar­nos fren­te al do­lor y la pér­di­da aje­na.

Ha­ce ape­nas unos po­cos días, en una reunión so­cial es­cu­cha­ba a di­ver­sas per­so­nas dis­cu­tien­do cuál po­dría ser el va­lor de la ca­be­za de cier­to di­ri­gen­te. Esto me llevó a pre­gun­tar­me ¿en qué mo­men­to co­men­za­mos los co­lom­bia­nos a po­ner­le pre­cio a la vi­da de otro? , ¿se­rá que es un asun­to so­lo de Co­lom­bia?, o ¿se­rá que en el mun­do la vi­da ha ido per­dien­do va­lor y es­ta­mos fren­te a un pro­ble­ma de so­cie­dad?

La so­bre ex­po­si­ción a las re­des so­cia­les y esa in­me­dia­tez con la que vi­vi­mos, ha ge­ne­ra­do una des­va­lo­ri­za­ción del ser hu­mano, más cuan­do el mor­bo y la ne­ce­si­dad de pu­bli­car­lo to­do ha tras­pa­sa­do cier­tos lí­mi­tes, don­de has­ta un cri­men es sus­cep­ti­ble de ser pu­bli­ca­do, pu­bli­ci­ta­do, com­par­ti­do y co­men­ta­do de for­ma ba­nal. La vi­da se ha con­ver­ti­do en otro bien de con­su­mo, sien­do to­ma­da co­mo un ob­je­to más en la co­lec­ción de ob­je­tos de nues­tra so­cie­dad.

La des­co­ne­xión ha­cia el otro es tan pro­fun­da que ni si­quie­ra nos de­te­ne­mos a pre­gun­tar­nos ¿Qué tan va­lio­sa es esa otra vi­da?

En el afán de re­co­ger li­kes en la red so­cial de moda so­mos ca­pa­ces de pu­bli­car cual­quier co­sa o com­par­tir cual­quier co­sa así se tra­te de las imá­ge­nes más do­lo­ro­sas o ín­ti­mas de otro ser hu­mano, sin de­te­ner­nos a ana­li­zar si ver­da­de­ra­men­te está bien ha­cer esa pu­bli­ca­ción, sin cri­te­rio, sin con­si­de­ra­ción y sin re­pa­ro por el do­lor ajeno.

La vi­da, pa­re­cie­ra que ya no re­pre­sen­ta­ra nin­gún va­lor, es co­mo si la exis­ten­cia de otro ser hu­mano se hu­bie­se tor­na­do su­per­flua e irre­le­van­te, co­mo lo que ro­dea esta so­cie­dad light.

El va­lor de una vi­da es in­con­men­su­ra­ble, esa es la reali­dad, y en la ba­na­li­za­ción de esta, co­rre­mos el ries­go de con­ver­tir­nos en se­res irre­le­van­tes, que po­drían co­rrer el pe­li­gro de des­apa­re­cer, si la vi­da ya no se res­pe­ta co­mo lo más va­lio­so den­tro de nues­tra so­cie­dad, si no co­men­za­mos a re­vi­sar cual es nues­tra va­lía co­mo se­res hu­ma­nos y de­ter­mi­na­mos que cada vi­da es re­le­van­te y que la pér­di­da de un ser hu­mano es una pér­di­da irre­pa­ra­ble, co­men­za­re­mos a tran­si­tar un sen­de­ro muy pe­li­gro­so. No hay pre­cio pa­ra la ca­be­za de otro, ese ti­po de fan­ta­sías no de­be­rían ser to­le­ra­bles, me­nos en un país don­de se le pu­so pre­cio a la vi­da de otros ha­ce más de me­dio si­glo. Es ho­ra co­mo so­cie­dad que ha­ga­mos una re­fle­xión pro­fun­da fren­te al res­pe­to por lo más va­lio­so que te­ne­mos y lo más sa­gra­do, el res­pe­to por la in­te­gri­dad pro­pia y la del otro. Co­men­ce­mos a cons­truir una so­cie­dad don­de la vi­da del otro ten­ga el va­lor que me­re­ce, el va­lor de ser in­va­lua­ble, por­que se tra­ta de lo más va­lio­so que hay den­tro de una so­cie­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.