Vi­vir en li­ber­tad

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www. jai.com.co www.yoes­toy­con­ti­go.com

Des­de ni­ños nos han en­se­ña­do a re­te­ner. Co­di­ciar, ate­so­rar, guar­dar, pa­re­cen ser los ver­bos que ex­pre­san un mo­do de vi­da fe­liz. Por eso cree­mos que el sen­ti­do de la vi­da es­tá en no des­pren­der­nos de na­da sino en po­seer lo su­fi­cien­te co­mo pa­ra que un día no ne­ce­si­te­mos na­da.

Mu­chas per­so­nas no son ca­pa­ces de re­nun­ciar a lo que ya no pue­den ha­cer y se per­pe­túan en ro­les in­de­fi­ni­da­men­te, ne­gán­do­se la opor­tu­ni­dad de re­no­var­se y ne­gán­do­les la opor­tu­ni­dad a sus ins­ti­tu­cio­nes de cre­cer ver­da­de­ra­men­te; o si­guen guar­dan­do lo que ya no les sir­ve, ni les va a vol­ver a ser­vir, por mie­do a per­der­lo, cre­yen­do que to­da pér­di­da es una des­gra­cia.

Te­ne­mos la ten­ta­ción de vol­ver nues­tra vi­da un gran cuar­to de ‘San Ale­jo’, en el que guar­da­mos ‘ché­che­res’ in­ser­vi­bles. Po­de­mos lle­gar a ser au­tén­ti­cos acu­mu­la­do­res de lo que ya no es útil pa­ra no­so­tros. Eso trae di­fi­cul­ta­des se­rias pa­ra nues­tra vi­da: 1- Ter­mi­na­mos an­cla­dos por el pe­so de to­das esas reali­da­des in­ser­vi­bles (no po­de­mos mo­ver­nos a la ve­lo­ci­dad que el rit­mo de la vi­da exi­ge). 2- Ge­ne­ra­mos men­ta­li­dad de mie­do an­te el cam­bio, en­vián­do­nos un mensaje de que so­mos in­ca­pa­ces de res­pon­der a los nue­vos desafíos, y por eso te­ne­mos que po­ner nues­tra con­fian­za en lo “vie­jo” que te­ne­mos, afe­rra­dos a lo que ya nos re­sul­ta co­no­ci­do y no nos per­mi­ti­mos ad­qui­rir nue­vos apren­di­za­jes, nue­vas reali­da­des. 3- Blo­quea­mos la acción de Dios que siem­pre es re­no­va­ción. Con su Es­pí­ri­tu bus­ca ha­cer nue­vas to­das las co­sas (Apo­ca­lip­sis 21,5) y quie­re ha­cer­nos cre­cer des­de el en­fren­tar nues­tras ne­ce­si­da­des y sa­tis­fa­cer­las de ma­ne­ra nue­va.

¿Qué ha­cer? Vi­vir en continuo dis­cer­ni­mien­to y eva­lua­ción de lo que te­ne­mos y ver­da­de­ra­men­te ne­ce­si­ta­mos, sa­bien­do en­con­trar­le el ver­da­de­ro sen­ti­do a ca­da co­sa y re­la­ción que te­ne­mos. No te­ner mie­do de des­ha­cer­nos de aque­llo que ya no nos es útil en nin­gún as­pec­to. Li­be­rar nues­tra mano de lo que te­ne­mos es una po­si­bi­li­dad de ad­qui­rir co­sas nue­vas. Con­fiar en Dios y en nues­tras ca­pa­ci­da­des pa­ra en­con­trar y pro­du­cir lo que ne­ce­si­ta­mos. La fe nos ha­ce creer en que Dios nos ha crea­do ca­pa­ces y com­pe­ten­tes pa­ra vi­vir. Bo­tar aque­llo que nos es­tá ha­cien­do da­ño y que nos ge­ne­ra un pe­so que no nos per­mi­te avan­zar ha­cia nues­tra me­ta. No te­ner­le mie­do al va­cío que cau­se des­pren­der­nos por­que esa es la con­di­ción de po­si­bi­li­dad pa­ra nue­vas ad­qui­si­cio­nes. Re­ga­lar so­li­da­ria­men­te a otras per­so­nas lo que ya no­so­tros no ne­ce­si­ta­mos pe­ro a ellos les pue­de ayu­dar en te­ner una vi­da dig­na. Ayu­dar a los otros siem­pre se­rá mo­ti­vo de ben­di­ción pa­ra no­so­tros.

Vi­vir en li­ber­tad es una ma­ni­fes­ta­ción de nues­tra fe en Dios, y en to­das las cua­li­da­des, ha­bi­li­da­des, po­si­bi­li­da­des que te­ne­mos. Na­die pue­de de­cir que tie­ne una fe au­tén­ti­ca en Je­sús de Na­za­ret si no es ca­paz de vi­vir en li­ber­tad, en con­fian­za, en es­pe­ran­za, y con to­das las fuer­zas y ga­nas que tie­ne el co­ra­zón. No po­de­mos de­te­ner­nos an­te las di­fi­cul­ta­des sino avan­zar con to­das las ca­pa­ci­da­des que Dios nos ha da­do.

Te ben­di­go y te ani­mo a des­ha­cer­te de aque­llo que no te sir­ve y otros pue­den es­tar ne­ce­si­tan­do. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.