Kar­la Cas­ti­je­llo, de rei­na a co­rre­do­ra de bie­nes raí­ces

EN SU PA­SO POR BA­RRAN­QUI­LLA, LA SEÑORITA ATLÁN­TI­CO 1997 COM­PAR­TIÓ DE­TA­LLES DE SU VI­DA FA­MI­LIAR Y PRO­FE­SIO­NAL QUE HA CON­SO­LI­DA­DO EN ES­TA­DOS UNI­DOS A TRA­VÉS DEL ES­TU­DIO Y EL NE­GO­CIO DE FIN­CA RAÍZ.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Comas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Le­nin Pé­rez MA­QUI­LLA­JE Y PEI­NA­DO Elei­ne Po­lo VES­TUA­RIO Gis­se­lla Zam­brano AGRADECIMI­ENTOS Ho­tel GHL

De­jar su ciu­dad pa­ra mu­dar­se a otro país, con so­lo 20 años, no es ta­rea fá­cil. Pe­ro esa fue la de­ci­sión que es­ta ba­rran­qui­lle­ra to­mó, se­gu­ra de que lo­gra­ría el éxi­to lue­go de la aventura que aca­ba de vi­vir: ser Señorita Atlán­ti­co.

Era 1997 cuando Kar­la Mar­ga­ri­ta Cas­ti­lle­jo Gu­tié­rrez fue de­sig­na­da co­mo la re­pre­sen­tan­te del de­par­ta­men­to. Ha­bían otras tres no­mi­na­das pe­ro ella, por ser la ma­yor, fue la op­cio­na­da.

So­bre có­mo lle­gó ser la can­di­da­ta, ex- pli­ca que fue gra­cias a ser tan ami­ga de In­grid Ná­der, Miss Atlán­ti­co en el 96.

Co­mo par­te de la co­mi­ti­va real, acom­pa­ña­ba a la bel­dad en sus ac­ti­vi­da­des, que en su ma­yo­ría eran rea­li­za­das en el ho­tel Hil­ton.

Una tar­de, ba­jan­do las es­ca­le­ras al lobby, cual rei­na que pa­vo­nea su fi­gu­ra, miem­bros de la jun­ta di­rec­ti­va del co­mi­té de be­lle­za del Atlán­ti­co la vie­ron. Ellos no du­da­ron en de­cir­le: “tú se­rás la Rei­na el pró­xi­mo año”. Por su­pues­to, se emo­cio­nó. Y lue­go de va­rias reunio­nes y vo­ta­cio­nes lo­gró su co­me­ti­do.

En Car­ta­ge­na no lo­gró lle­var­se la co­ro­na co­mo la rei­na de los co­lom­bia­nos, pe­ro en su co­ra­zón, a pe­sar de que han pa­sa­do 21 años, aún se sien­te que fue, en ese en­ton­ces, la rei­na de los atlan­ti­cen­ses.

“Me hu­bie­ra gus­ta­do ha­ber ga­na­do en ese mo­men­to, por­que me pre­pa­ré de ver­dad. To­dos los me­dios de­cían que yo ga­na­ría, pe­ro no que­dé ni en el top 5. Ese fue el gran re­vue­lo”, re­cuer­da Kar­la, dos dé­ca­das des­pués del di­fí­cil su­ce­so.

Di­ce que na­die tu­vo la cul­pa, “fue de­ci­sión del ju­ra­do”, pe­ro es­tá

con­ven­ci­da que fue con el reinado que las opor­tu­ni­da­des pa­ra for­jar un fu­tu­ro le llo­vie­ron.

“Me abrió mu­chí­si­mas puer­tas, to­do se lo de­bo real­men­te al reinado. Fue un apren­di­za­je muy gran­de”. Una pla­ta­for­ma que ad­mi­te, “es el mejor en­tre­na­mien­to pa­ra una mu­jer”.

De sus días co­mo as­pi­ran­te a la be­lle­za co­lom­bia­na, re­me­mo­ra ha­ber pues­to en pau­sa sus es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, ir­se a vi­vir a Bo­go­tá y pre­pa­rar­se ar­dua­men­te du­ran­te seis me­ses con Alfredo Ba­rra­za.

“La dis­ci­pli­na ali­men­ti­cia era mi­li­tar, te da una for­ta­le­za im­pre­sio­nan­te, la par­te fí­si­ca es du­ra, pe­ro a la vez tie­nes que te­ner mu­cha ele­gan­cia, mo­ver ma­sas, lla­mar la aten­ción, arra­sar. Es co­mo una uni­ver­si­dad. Tie­nes que te­ner una mo­ral in­ta­cha­ble, un com­por­ta­mien­to in­creí­ble, éti­ca, mo­da­les ”, ase­gu­ra la ba­rran­qui­lle­ra.

De he­cho co­men­ta que, con­tra­rio a lo que al­gu­nos fe­mi­nis­tas pien­san, pa­ra ella los rei­na­dos no son pa­ra ex­hi­bir. “Es al­go que te va a ser fuer­te, te va a ser­vir pa­ra to­da la vi­da, pa­ra tu ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, te va a dar éxi­to en cual­quier cam­po así va­yas a ser abo­ga­da, in­ge­nie­ra, mé­di­ca o ac­triz”.

Con el tiem­po, des­pués de su pa­so por el Con­cur­so Na­cio­nal de Be­lle­za, y de ter­mi­nar De­re­cho en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, Kar­la hi­zo ma­le­tas y to­mó rum­bo ha­cia la ‘Ciu­dad del Sol’. Mia­mi la es­pe­ra­ba.

Allí, em­pe­zan­do sus 20 años, en­con­tró tra­ba­jo en me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Es­tu­vo en Uni­vi­sión en el pro­gra­ma Sá­ba­do Gi­gan­te, vis­tió ce­le­bri­da­des y tam­bién hi­zo par­te del Show de Cris­ti­na Sa­ra­le­gui.

Nun­ca ejer­ció co­mo abo­ga­da. Ni en Es­ta­dos Uni­dos ni en Co­lom­bia. Pe­ro, sin du­da, ya te­nía las ba­ses ne­ce­sa­rias pa­ra un nue­vo re­to que la vi­da le da­ba co­mo real­tor.

“Mis es­tu­dios han si­do la ba­se de to­do, so­bre to­do en con­tra­tos y la par­te le­gal, al­go muy im­por­tan­te pa­ra pro­te­ger a un clien­te”, con­fie­sa.

En es­tos 20 años, fue­ra del ra­dar real, ha lo­gra­do abrir­se ca­mino en el sec­tor de Bie­nes raí­ces, en Es­ta­dos Uni­dos ase­so­ran­do a quie­nes deseen in­ver­tir en Mia­mi. Kar­la tra­ba­ja tan­to con per­so­nas que es­tén a pun­to de per­der sus pro­pie­da­des, co­mo con ce­le­bri­da­des ase­so­rán­do­las en sus in­ver­sio­nes.

“Yo mis­ma las asis­to con abo­ga­dos, las ayu­do a con­ci­liar con ban­cos, pa­ra que no que­den fue­ra de su pro­pie­dad”, es­to ade­más de ofre­cer ser­vi­cios de prés­ta­mos pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de vi­vien­das o con­se­guir pro­pie­da­des en re­ma­te, y aun­que ese es su día a día, su al­ma de Rei­na si­gue vi­gen­te.

Es la so­be­ra­na de su ho­gar, ma­dre de cin­co hi­jos (So­fía, de 17, Fran­ces­ca, de 15, Ro­mano, de 6, y los me­lli­tos de 5, Anthony y Ray­mond) y es­po­sa de su cóm­pli­ce en el amor, Ray­mond Tob­ba­ji.

Co­mo es de es­pe­rar­se, año­ra que al­gu­na de sus hi­jas sea Rei­na. Lo que no sa­be es si se­rá una Miss co­lom­bia­na o ame­ri­ca­na. Eso se lo de­ja “a su co­ra­zón”.

“Me en­can­ta­ría que fue­ra de Co­lom­bia, pe­ro co­mo son ame­ri­ca­nas-co­lom­bia­nas, esa de­ci­sión la de­ben sen­tir ellas. Si su co­ra­zón es­tá en Es­ta­dos Uni­dos, ese es el país que de­ben re­pre­sen­tar. Si es Co­lom­bia en­ton­ces ese. Pe­ro pa­ra ser Rei­na se de­be re­pre­sen­tar al país que se ten­ga en el co­ra­zón”. GC

EL REINADO... “No lo veo co­mo ex­hi­bi­cio­nis­mo. Te ha­ce ser fuer­te, te va a ser­vir pa­ra to­da la vi­da”.

EL ÉXI­TO... “Se ba­sa en ga­nar­te el ca­ri­ño de las per­so­nas que te ro­dean, siem­pre con mu­cha hu­mil­dad”.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Ke­ko An­gu­lo y Ni­co­lás Aya­la Fe­de­ri­co Al­ta­fu­lla y Ros­mery Blan­co Sha­ron Tay­lor y nues­tros co­la­bo­ra­do­res Is­mael Ca­la y el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.