Na­ta­lia Pa­len­cia y Na­dim Blel Ad­mi­nis­tra­do­res de em­pre­sas

Para es­tos ba­rran­qui­lle­ros cre­cer jun­tos y en­ten­der­se mu­tua­men­te han si­do las cla­ves que les han per­mi­ti­do for­ta­le­cer la re­la­ción que sos­tie­nen ha­ce 13 años.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Daniela Mu­ri­llo Pinilla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

El 28 de oc­tu­bre de 2005 los ad­mi­nis­tra­do­res de em­pre­sas Na­ta­lia Pa­len­cia Be­tan­court y Na­dim Blel Saieh se vie­ron por pri­me­ra vez y, des­de ese en­ton­ces, no se han se­pa­ra­do.

Coin­ci­dir en una no­che de vier­nes en una dis­co­te­ca del nor­te de Ba­rran­qui­lla fue la “ex­cu­sa ideal” que les sir­vió para despertar aten­ción y cu­rio­si­dad por el otro. Aun­que fue ha­ce 13 años, am­bos re­cuer­dan ese mo­men­to “co­mo si hu­bie­ra ocu­rri­do ayer”.

“Ese fin de se­ma­na yo sa­lí a rum­bear con un gru­po de ami­gos y ami­gas, nos ubi­ca­mos en la ba­rra y las co­sas no es­ta­ban muy flui­das en nues­tro am­bien­te. En­ton­ces re­cuer­do ha­ber da­do un vis­ta­zo en la dis­co­te­ca y ver a un gru­po de mu­je­res bai­lan­do y una en par­ti­cu­lar lla­mó mi aten­ción. Pe­ro de­jé que el tiem­po pa­sa­ra y cuan­do vi que ya se

es­ta­ban yen­do no­té que den­tro del gru­po ha­bía una com­pa­ñe­ra de la uni­ver­si­dad, me acer­qué le pedí su nú­me­ro y le ex­pre­sé mi in­te­rés por co­no­cer a su ami­ga”, con­tó Na­dim.

A los dos días vol­vie­ron a ver­se. Na­dim en com­pa­ñía de su ami­ga de la uni­ver­si­dad re­co­gió a Na­ta­lia en el ca­rro para sa­lir a co­mer.

“Des­de el pri­mer mo­men­to en el que yo cru­cé una pa­la­bra con él yo sen­tí una con­fian­za in­des­crip­ti­ble y en­se­gui­da pen­sé y me di­je a mi mis­ma que él te­nía que ser mi no­vio, por­que no me ha­bía sen­ti­do de es­ta ma­ne­ra en oca­sio­nes an­te­rio­res”, agre­gó Na­ta­lia.

A los po­cos días, ya sa­lían jun­tos y or­ga­ni­za­ron un via­je a Car­ta­ge­na. A su re­gre­so, du­ran­te una fies­ta or­ga­ni­za­da en la ca­sa de Na­dim, for­ma­li­za­ron su re­la­ción en un no­viaz­go.

“En esa oca­sión yo re­ci­bí una lla­ma­da de un ami­go que me pre­gun­ta­ba con quién es­ta­ba. Yo le con­tes­té que con unos ami­gos. Na­dim se dis­gus­tó por lo que di­je y me de­cía que por qué no le con­ta­ba lo que de ver­dad éra­mos. Yo es­ta­ba con­fun­di­da y le pre­gun­té lo que éra­mos y él me con­tes­tó: eres mi no­via”, ex­pli­có Na­ta­lia.

Des­de ese en­ton­ces, ir a cine, re­unir­se con ami­gos en co­mún y ver una va­rie­dad de pe­lí­cu­las y series se con­vir­tie­ron en los pla­nes fa­vo­ri­tos de es­ta pa­re­ja ba­rran­qui­lle­ra. Ase­gu­ran que, por aquel tiem­po, bus­ca­ban la ma­ne­ra de “com­par­tir tiem­po jun­tos”, pues en esa épo­ca se en­con­tra­ban ade­lan­tan­do am­bos sus es­tu­dios pro­fe­sio­na­les en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas.

“Yo te­nía 20 y él 22. Co­mo yo tra­ba­ja­ba de día y es­tu­dia­ba de no­che, él so­lía re­co­ger­me to­das las no­ches para co­mer jun­tos y nos que­dá­ba­mos vien­do te­le­vi­sión has­ta la me­dia­no­che”, afirmó Na­ta­lia.

To­do trans­cu­rrió de es­ta ma­ne­ra has­ta que 11 años des­pués y, lue­go de vi­vir múl­ti­ples ex­pe­rien­cias y de “cre­cer jun­tos”, Na­dim no lo pen­só y to­mó la de­ci­sión de pe­dir­le la mano a su no­via en un ho­tel bou­ti­que ubi­ca­do en las pla­yas de Be­llo Ho­ri­zon­te, en el de­par­ta­men­to de Mag­da­le­na. Or­ga­ni­zó una ce­na en la azo­tea, en un es­pa­cio de­co­ra­do con ro­sas y ame­ni­za­do por las me­lo­días de una gui­ta­rra acús­ti­ca.

“Un día an­tes de es­ta sor­pre­sa yo es­tu­ve hos­pi­ta­li­za­da con chi­kun­gun­ya. Pe­ro aun así de­ci­dí via­jar. Yo nun­ca sos­pe­ché na­da, en el úni­co mo­men­to que no­té que ha­bía al­go ra­ro fue cuan­do es­tá­ba­mos en la ce­na y él em­pe­zó a ha­blar de no­so­tros. Cuan­do ocu­rrió fue ma­ra­vi­llo­so”, re­cor­dó Na­ta­lia.

Para es­ta pa­re­ja, el ha­ber­se co­no­ci­do tan jó­ve­nes fue un re­to que les per­mi­tió “ma­du­rar y apren­der a asu­mir la re­la­ción de una ma­ne­ra más tran­qui­la”.

“En un prin­ci­pio tu­vi­mos va­rios con­flic­tos que son nor­ma­les en cual­quier pa­re­ja. Pe­ro reac­cio­ná­ba­mos im­pul­si­va­men­te an­te los pro­ble­mas y as­pec­tos sin im­por­tan­cia. Hoy, to­do es dis­tin­to. He­mos apren­di­do a asu­mir las si­tua­cio­nes ha­blan­do y de un mo­do más re­fle­xi­vo”, aña­dió Na­dim.

Se ca­sa­ron el 11 de ju­nio de 2016 en una ce­re­mo­nia ín­ti­ma a la que asis­tie­ron sus fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos y en la que “to­do re­sul­tó co­mo es­ta­ba pla­nea­do”. Al otro día, par­tie­ron a Eu­ro­pa para vi­vir su lu­na de miel.

“Cuan­do yo es­ta­ba or­ga­ni­zan­do to­do lo re­la­cio­na­do a nues­tro via­je no ve­ri­fi­qué bien las ho­ras de las dis­tin­tas es­ca­las. Para nues­tra sor­pre­sa, caí­mos en cuen­ta que te­nía­mos que es­tar en el ae­ro­puer­to a las 4 de la ma­ña­na del día si­guien­te del ma­tri­mo­nio. Lle­ga­mos a nues­tra fies­ta con las ma­le­tas y to­do lis­to para par­tir en la ma­dru­ga­da en un vue­lo de 10 ho­ras que ni sen­ti­mos, por­que es­tá­ba­mos muy emo­cio­na­dos”, con­tó Na­dim.

Para ellos, el res­pe­to y el en­ten­di­mien­to mu­tuo se con­vir­tie­ron en las ba­ses de su re­la­ción.

“Cuan­do hay amor, nos acep­ta­mos co­mo so­mos. Pre­ci­sa­men­te es es­ta re­gla la que que­re­mos in­cul­car en nues­tra fa­mi­lia, pues nues­tro prin­ci­pal de­seo es­te año es po­der te­ner a nues­tro pri­mer hi­jo”, ma­ni­fes­tó Na­ta­lia. GC

UNA CON­SIG­NA... “Cuan­do hay amor nos acep­ta­mos co­mo so­mos, eso per­mi­te su­pe­rar los pro­ble­mas del ca­mino”.

UN PRO­YEC­TO... “Es­te año nues­tro prin­ci­pal de­seo es po­der te­ner a nues­tro pri­mer hi­jo”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.