Ju­lia­na Ba­rre­to Em­pre­sa­ria

Ma­ne­ja el área ju­rí­di­ca de ven­tas y re­cur­sos hu­ma­nos de su em­pre­sa fa­mi­liar. Su tra­yec­to­ria en la in­dus­tria le dio un lu­gar en el pa­nel del ‘reality’ ‘Shark Tank Co­lom­bia’.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @lo­re013 FOTOS Archivo par­ti­cu­lar

Ju­lia­na Ba­rre­to es di­rec­ta y con­ci­sa cuan­do afir­ma que pa­ra que una idea de ne­go­cio atrai­ga su aten­ción de­be te­ner en fren­te “un em­pren­de­dor fa­bu­lo­so, pues si la idea no es tan bue­na, se pue­de trans­for­mar con ase­so­rías. Pe­ro no cual­quier per­so­na tie­ne la va­len­tía de entender que cuan­do eres em­pren­de­dor es va­lio­so tra­ba­jar el tri­ple”.

La abo­ga­da y es­pe­cia­lis­ta en ven­tas y re­cur­sos hu­ma­nos so­bre­sa­le en el pa­nel del reality Shark Tank Co­lom­bia: ne­go­cian­do con ti­bu­ro­nes, por ser la úni­ca mu­jer den­tro de los cin­co in­ver­sio­nis­tas.

Es de tez blan­ca y de ojos ca­fé. No con­tes­ta pre­gun­tas sin an­tes di­bu­jar una son­ri­sa en su ros­tro con la que de­ja ver su den­ta­du­ra com­ple­ta y el ho­yue­lo que ador­na su me­ji­lla de­re­cha.

Ini­cia men­cio­nan­do que es de Bo­go­tá y que pro­vie­ne de una fa­mi­lia que dis­fru­ta de los de­ta­lles sim­ples y de la co­mi­da con mu­cha gen­te.

En su nú­cleo des­ta­ca a su pa­pá y lo de­fi­ne co­mo un hom­bre sen­ci­llo, que no tie­ne re­pa­ro de in­vi­tar a quien se en­cuen­tre a desa­yu­nar, al­mor­zar o ce­nar.

“Mi pa­pá es em­pren­de­dor des­de ni­ño y es el gran ti­bu­rón de mi ca­sa. Res­pec­to a mi ma­má, ella es em­pren­de­do­ra, con un co­ra­zón gi­gan­te. Tra­ba­jó con el pa­dre Ja­vier De Ni­co­ló y ayu­dó a ni­ños de la ca­lle a sa­lir de es­ta”.

Afir­ma que su ve­na de em­pren­de­do­ra la he­re­dó de sus pro­ge­ni­to­res. Es­tá ca­sa­da con un of­tal­mó­lo­go que tam­bién es on­có­lo­go, “cien­tí­fi­co pu­ro, som­me­lier pro­fe­sio­nal y due­ño de una em­pre­sa de vi­nos”. No tie­ne hi­jos, pe­ro vi­ve enamo­ra­da de sus cua­tro so­bri­nas.

Men­cio­na que es la ma­yor de tres her­ma­nos, que tam­bién son em­pren­de­do­res. La­bo­ró por mu­chos años en el sec­tor au­to­mo­tor, des­pués en te­mas de con­sul­to­ría y for­ma­ción de fuer­zas de ven­tas, tan­to en Co­lom­bia co­mo en otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Cuan­do ter­mi­né la uni­ver­si­dad mi pa­pá no me de­jó tra­ba­jar de in­me­dia­to en la em­pre­sa fa­mi­liar Pro­duc­tos La Ca­rre­ta, pues pa­ra él era im­por­tan­te que me fo­guea­ra en el mun­do ex­te­rior, que tu­vie­ra mi en­tre­na­mien­to mi­li­tar.

Aho­ra ha­ce más de tres años tra­ba­jo en es­ta, en la que soy la sub­ge­ren­te y ma­ne­jo los te­mas co­mer­cia­les, ju­rí­di­cos, ven­tas y re­cur­sos hu­ma­nos”.

Res­pec­to a Pro­duc­tos La Ca­rre­ta, ex­pre­sa que allí rea­li­zan des­de ha­ce 33 años to­ne­la­das al día de are­qui­pe, le­che con­den­sa­da y man­ja­res. Cuen­tan con clien­tes gran­des, me­dia­nos y pe­que­ños. Es­tá ubi­ca­da en Bo­go­tá y dis­tri­bu­yen en Co­lom­bia en pa­na­de­rías, sal­sa­men­ta­rias, is­las de cen­tros co­mer­cia­les, Crem he­la­do o mul­ti­na­cio­na­les co­mo Dun­kin’ Do­nuts.

Ex­pli­ca que en la em­pre­sa son más de 70 em­plea­dos, la gran ma­yo­ría ope­ra­rios de pro­duc­ción y, el res­to, miem­bros de la par­te ad­mi­nis­tra­ti­va.

Hoy día se en­cuen­tran en pro­ce­so de in­ter­na­cio­na­li­zar la mar­ca pa­ra ex­por­tar en La­ti­noa­mé­ri­ca.

Pa­ra Ba­rre­to es di­fí­cil em­pren­der y, en el ca­so de la mu­jer, “a mu­chas les re­sul­ta más com­pli­ca­do por ser es­po­sas, ma­dres ca­be­zas de ho­gar y adi­cio­nal ser em­pren­de­do­ras y ge­ren­tes, en­tre otras (...) An­tes so­la­men­te se ha­bla­ba de las que so­bre­sa­lían en al­go. Pe­ro aho­ra nos en­fren­ta­mos a un mun­do lleno de mu­je­res im­por­tan­tes en las em­pre­sas, quie­nes tie­nen múl­ti­ples ro­les”.

Cree con con­vic­ción en la im­por­tan­cia de cui­dar la re­la­ción con la fa­mi­lia y con el equi­po la­bo­ral. “Si lo ha­ces pue­des lo­grar lo que sea”.

PRO­GRA­MA DE TV. Su tra­yec­to­ria en el cam­po em­pre­sa­rial le dio a Ju­lia­na Ba­rre­to la opor­tu­ni­dad de ser par­te de ‘ los cin­co ti­bu­ro­nes’ (in­ver­sio­nis­tas) de la pro­duc­ción Shark Tank Co­lom­bia: ne­go­cian­do con ti­bu­ro­nes.

“Vi­ví una ex­pe­rien­cia mag­ní­fi­ca. Las his­to­rias que pre­sen­ta­ron me sa­ca­ron lá­gri­mas de ale­gría y mu­chas ve­ces de con­mo­ción, por ver to­do lo que hay de­trás de ca­da pro­yec­to”.

De­fi­ne el reality co­mo una pro­pues­ta di­fe­ren­te, en­fo­ca­da a ser una es­cue­la de ne­go­cios y em­pren­di­mien­to en vi­vo, en el que hay cin­co in­ver­sio­nis­tas dis­pues­tos a dar un ca­pi­tal real pa­ra un ne­go­cio real. Adi­cio­nal a es­to, los em­pre­sa­rios ayu­da­rán, en tiem­po y ase­so­ría, a un em­pren­de­dor que ne­ce- si­te un em­pu­je en su idea de ne­go­cio pa­ra que fun­cio­ne a lar­go pla­zo.

“Yo pien­so que las co­sas que uno di­ce real­men­te cau­san un im­pac­to in­men­so. Ya sea en una idea o un ne­go­cio par­ti­cu­lar. Así mis­mo, pue­des mo­ver a al­gu­nas per­so­nas que es­tán de­trás de es­to. En ese im­pac­to ha­ces que mu­chos em­pren­di­mien­tos pue­dan con­se­guir co­sas nue­vas”, se­ña­la la jo­ven, pe­ro ex­pe­ri­men­ta­da em­pre­sa­ria. Ex­pli­ca que en el reality se com­par­te in­for­ma­ción va­lio­sa a tra­vés de ex­pe­rien­cias so­bre la re­la­ción ga­na a ga­na que siem­pre de­be exis­tir en­tre el ca­pi­ta­lis­ta y el em­pren­de­dor. GC

UN PEN­SA­MIEN­TO... “Pa­ra mu­chas mu­je­res es di­fí­cil em­pren­der por ser es­po­sas o ma­dres ca­be­za de ho­gar, en­tre otras”.

TRA­BA­JO EN EQUI­PO... “Hay que cui­dar la re­la­ción con el equi­po la­bo­ral, si lo ha­ces pue­des lo­grar lo que sea”.

En el ‘reality’ Ju­lia­na Ba­rre­to se mues­tra se­re­na y con de­ter­mi­na­ción, pues es así cuan­do ha­bla de ne­go­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.