Mi­che­lle Cu­re Re­pos­te­ra

Es aman­te de la cu­li­na­ria y ha­ce tres años abrió Tart, un es­ta­ble­ci­mien­to que hoy es­tá no­mi­na­do a los Pre­mios La Ba­rra co­mo me­jor pro­pues­ta en pas­te­le­ría.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Fer­nán­dez Co­mas @da­nie­la­fer­co FO­TOS Jo­se­fi­na Vi­lla­rreal

AMi­che­lle Cu­re Ra­mí­rez le bro­ta el gus­to por el dul­ce. No so­lo le en­can­ta co­mer­lo. Dis­fru­ta ofre­cer­lo. Si lle­gas a su res­tau­ran­te, y cuen­tas con la suer­te de que ella es­té, te va a re­co­men­dar siem­pre al­guno de sus pos­tres. No im­por­ta si son las ocho de la ma­ña­na o las 12 del me­dio­día. Pa­ra ella, “no hay ho­ra es­ti­pu­la­da” pa­ra pro­bar un brow­nie, sa­bo­rear una ga­lle­ta o dis­fru­tar una ex­qui­si­ta por­ción de pu­dín.

“Yo soy de las que pue­do no al­mor­zar pe­ro co­mer­me un pos­tre y que­dar fe­liz”, ad­mi­te en­tre ri­sas.

Es un gus­to que desa­rro­lló des­de jo­ven, pe­ro que su ma­dre le li­mi­tó al cre­cer. “Ella no me com­pra­ba co­sas de azú­car, en­ton­ces cuan­do lle­ga­ba a al­mor­zar y veía que no ha­bía na­da de eso, es­te pe­chi­to lle­ga­ba y se po­nía ha­cer sus co­sas”, re­cuer­da con gra­cia.

Así co­men­zó, en ca­sa, co­mo un pa­sa­tiem­po.

Es­tu­dió el co­le­gio en­tre el Al­ta­mi­ra In­ter­na­tio­nal School y el Karl C. Pa­rrish. Cuan­do era el mo­men­to de es­co­ger una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal le di­jo a sus pa­dres que que­ría es­tu­diar Cu­li­na­ria, sin em­bar­go es­ta no fue apro­ba­da. Su pa­pá le di­jo que es­tu­dia­ra “al­go más se­rio”, y en ca­so de que al gra­duar­se aún sen­tía pa­sión por la co­ci­na que en­ton­ces hi­cie­ra cur­sos so­bre ello.

Así fue. La ba­rran­qui­lle­ra es­co­gió Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas, en la Uni­ver­si­dad del Nor­te, nun­ca de­jan­do de la­do su amor por el dul­ce. Allí co- men­zó a sen­tir gus­to por el sec­tor ban­ca­rio, lle­gan­do a rea­li­zar sus pa­san­tías uni­ver­si­ta­rias en Ban­co­lom­bia y Pro Ba­rran­qui­lla. Su tra­ba­jo lo al­ter­na­ba con la co­ci­na.

“Cuan­do sa­lía de Pro Ba­rran­qui­lla a al­mor­zar co­ci­na­ba en mi­tad de al­muer­zo y lle­va­ba. Mis com­pa­ñe­ros me pe­dían pa­ra com­prar, pe­ro yo no creía que pudiera ha­cer­lo pa­ra ven­der, eso era un hobby pa­ra mí”, di­ce Mi­che­lle, que des­de ese en­ton­ces, con so­lo 23 años, de­ci­dió lan­zar­se al mer­ca­do, es­tan­do en ca­sa. Pe­ro de la ca­sa pa­só a Sa­bor Ba­rran­qui­lla, lue­go a las re­des so­cia­les y así fue co­mo su nom­bre se fue pro­pa­gan­do en el mun­do de la re­pos­te­ría. Ya la es­ta­ban co­no­cien­do.

“Cuan­do em­pie­zo a ha­cer Tart, y me gra­dúo, di­je que no me que­ría lan­zar en­se­gui­da por­que la gen­te no me co­no­cía. No que­ría que di­je­ran que “es­ta ni­ña apa­re­ci­da qué se cree”. Ade­más, cuan­do tú en­car­gas un pos­tre es

SU DE­DI­CA­CIÓN... “La re­pos­te­ría es de pa­cien­cia, de pron­to por eso no tan­tos hom­bres se me­ten en es­to”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.