Ama­lín de Haz­bún y su di­nas­tía do­ra­da

EN ES­TA EDI­CIÓN DE­DI­CA­DA A LAS MA­DRES, LA ‘AGU­JA DE ORO DE CO­LOM­BIA’ PO­SÓ EN SU TA­LLER JUN­TO A SU HI­JA JUDY HAZ­BÚN Y A SU NIE­TA MAY­RA AVEN­DA­ÑO, LAS EN­CAR­GA­DAS DE CON­SER­VAR SU LE­GA­DO. ASE­GU­RAN QUE JUN­TAS SON EL “EQUI­PO IDEAL” QUE SE­GUI­RÁ CON­TRI­BU­YEN­DO AL D

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Si de per­so­na­li­dad se tra­ta, las ba­rran­qui­lle­ras Judy Haz­bún y May­ra Aven­da­ño son to­tal­men­te dis­tin­tas. May­ra, nie­ta de Ama­lín, re­fle­ja la unión en­tre “ar­te y es­truc­tu­ra”, es aman­te de los ho­ra­rios, de los mé­to­dos y de ana­li­zar ca­da pro­ce­so de la con­fec­ción. Por su par­te, Judy ha lo­gra­do te­jer un ca­mino don­de la crea­ti­vi­dad y la ins­pi­ra­ción son pro­ta­go­nis­tas, es par­ti­da­ria del sa­ber “crear en el des­or­den”, aun­que con­fie­sa que úl­ti­ma­men­te ha tra­ta­do de po­ner “un or­den a su día a día”.

Pe­se a que desa­rro­llan sus pro­yec­tos de vi­da de una ma­ne­ra di­fe­ren­te, exis­te un rasgo en el que am­bas coin­ci­den: son apa­sio­na­das por la mo­da y el di­se­ño, un gus­to que han he­re­da­do de su ma­dre y abue­la, Ama­lín de Haz­bún. “Cuan­do a mi ma­má la nom­bra­ron ‘Agu­ja de Oro de Co­lom­bia’ yo te­nía 10 años. En ese en­ton­ces, al igual que hoy, sen­tía fas­ci­na­ción por su ca­pa­ci­dad in­na­ta de trans­for­mar las te­las en her­mo­sos di­se­ños, su ta­len­to por ha­cer pa­tro­nes al ins­tan­te y de adop­tar to­do es­to a la silueta de cual­quier mu­jer y ha­cer­la lu­cir de una ma­ne­ra ex­cep­cio­nal. Siem­pre su­pe que es­te co­no­ci­mien­to de­be­ría lle­gar­le a más per­so­nas”, con­tó Judy.

Del mis­mo mo­do, May­ra, hi­ja de Ama­lín ( la ma­yor de los her­ma­nos Haz­bún), guar­da con­si­go re­cuer­dos si­mi­la­res. Fue la pri­me­ra nie­ta de la fa­mi­lia, por lo que ade­más de ser “la con­sen­ti­da”, des­de muy pe­que­ña dis­fru­ta­ba com­par­tir su tiem­po con su abue­la.

“Yo vi­ví has­ta los cua­tro años en la ca­sa de mi abue­la. Des­pués nos mu­da­mos a un apar­ta­men­to mi ma­má y mi her­ma­na, que es un año me­nor que yo. Pe­ro aun así, íba­mos los fi­nes de se­ma­na a vi­si­tar­la y apro­ve­chá­ba­mos pa­ra su­bir a su ta­ller y ha­cer aven­tu­ras. Nos es­con­día­mos en las te­las, nos dis­fra­zá­ba­mos, nos po­nía­mos los ves­ti­dos de las clien­tas sin que na­die su­pie­ra y has­ta usá­ba­mos los ve­los de no­via. No­so­tras cre­ci­mos en­tre las te­las, los bo­to­nes y los hi­los”, aña­dió May­ra.

No obs­tan­te y, a pe­sar de sen­tir es­ta gran afi­ni­dad, May­ra si­guió su pro­pio ca­mino y de­ci­dió es­tu­diar De­re­cho en la Uni­ver­si­dad del Nor­te y, tiem­po des­pués, via­jó a Fran­cia pa­ra rea­li­zar tres maes­trías. Sin em­bar­go, con to­do el éxi­to que lo­gró en es­ta pro­fe­sión ase­gu­ra que no “se sen­tía to­tal­men­te ple­na en aquel tiem­po”.

“En el co­le­gió siem­pre me ca­rac­te­ri­cé por ser una bue­na es­tu­dian­te y por al­gu­na ra­zón en ese en­ton­ces exis­tía la idea de que si te­nías un buen ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, no po­días ser al mis­mo tiem­po crea­ti­vo. Fue por eso que de­ci­dí in­vo­lu­crar­me con el De­re­cho, pe­ro un día, cuan­do es­ta­ba a pun­to de ini­ciar un doc­to­ra­do en Cien­cias Po­lí­ti­cas, me di­je a mí mis­ma que ne­ce­si­ta­ba un cam­bio y que no po­día con­ti­nuar ha­cien­do al­go que no me lle­na­ra co­mo per­so­na”, afir­mó May­ra.

Fue en­ton­ces cuan­do de­ci­dió es­tu­diar Di­se­ño y em­pe­zó a tra­ba­jar con di­se­ña­do­res pe­que­ños, pues su idea siem­pre fue “apren­der de ca­da pro­ce­so, des­de có­mo ha­cer una co­lec­ción has­ta la crea­ción de un plan de ne­go­cios”.

Des­pués pa­só a Nue­va York y allí se in­vo­lu­cró con el tra­ba­jo de di­se­ña­do­res emer­gen­tes y lo­gró re­la­cio­nar­se con per­so­na­jes del mun­do de la mo­da co­mo An­na Win­tour y Ni­na Gar­cía.

“Con es­ta ex­pe­rien­cia, po­co a po­co fui en­ten­dien­do de la im­por­tan­cia de las mar­cas y de sus his­to­rias y co­mo mi in­ten­ción siem­pre ha si­do ha­cer co­sas gran­des, me di cuen­ta que con el tra­ba­jo de mi abue­la te­nía un le­ga­do y una ba­se so­bre la cual se po­día

“Te­ner a una hi­ja y a una nie­ta ha­cien­do lo mis­mo que a ti te gus­ta es al­go ma­ra­vi­llo­so”

“De mi ma­dre ad­mi­ro su pa­sión, dis­ci­pli­na, amor pro­pio y su ma­ne­ra de creer en ella mis­ma” AMA­LÍN Y LA FA­MI­LIA UN PEN­SA­MIEN­TO DE JUDY

cons­truir. De­ci­dí vol­ver a Ba­rran­qui­lla des­pués de mu­chos años de es­tar por fue­ra, pa­ra tra­ba­jar jun­to a ella”, ase­gu­ró May­ra.

LA DI­NAS­TÍA DE ORO. Ya van dos años del re­gre­so de su pri­me­ra nie­ta y Ama­lín de Haz­bún afir­ma que su lle­ga­da ha sig­ni­fi­ca­do pa­ra ella una “ale­gría muy gran­de” en lo per­so­nal y en lo pro­fe­sio­nal.

“Con ella con­for­ma­mos un trío de di­se­ña­do­ras en la fa­mi­lia. Me sien­to muy con­ten­ta por­que sien­to que es un re­ga­lo que Dios me dio. Te­ner a una hi­ja y a una nie­ta ha­cien­do lo mis­mo que a ti te gus­ta es al­go ma­ra­vi­llo­so y aquí es­ta­mos. Judy con su em­pre­sa y May­ra y yo tra­ba­jan­do jun­tas, ella con unas ideas muy fres­cas y yo co­mo siem­pre lo he he­cho ha­ce más de 50 años”, re­sal­tó.

May­ra ase­gu­ra que en el día a día han ido apren­dien­do “có­mo tra­ba­jar exi­to­sa­men­te en equi­po”, pues las dos tie­nen “una ma­ne­ra dis­tin­ta de ha­cer las co­sas”.

“En oca­sio­nes no es fá­cil, por­que he­mos cho­ca­do en al­gu­nas de­ci­sio­nes. Por ejem­plo, ella tie­ne una ha­bi­li­dad im­pre­sio­nan­te pa­ra ha­cer rá­pi­da­men­te mol­des y los pa­tro­nes, los ha­ce por sen­ti­do co­mún y gra­cias a su ex­pe­rien­cia. Mien­tras que a mí me en­se­ña­ron con cier­tas re­glas y nú­me­ros, pe­ro lo im­por­tan­te es que se tra­ta de un tra­ba­jo en el que am­bas apor­ta­mos”, ma­ni­fes­tó May­ra.

Por otro la­do, Judy es­ta­ble­ce que, en los 32 años que lle­va li­de­ran­do su em­pre­sa, no exis­te un so­lo día en el que no ha­ya he­cho un ho­me­na­je a su ma­dre, pues siem­pre le ha ad­mi­ra­do “su pa­sión, dis­ci­pli­na, amor pro­pio y la ma­ne­ra co­mo ella cree en sí mis­ma”.

Así­mis­mo, pa­ra May­ra, su abue­la “so­lo re­pre­sen­ta amor”. Afir­ma que se sien­te pro­fun­da­men­te ma­ra­vi­lla­da por su “ele­gan­cia y te­na­ci­dad” y la for­ma co­mo ella tie­ne la ca­pa­ci­dad de “dis­fru­tar la vi­da al má­xi­mo”.

Y Ama­lín se sien­te sa­tis­fe­cha. Com­par­tir su le­ga­do con su fa­mi­lia se ha con­ver­ti­do en uno los he­chos más im­por­tan­tes de su tra­yec­to­ria co­mo di­se­ña­do­ra de mo­da.

“Mi vi­da siem­pre ha si­do im­pro- vi­sa­da. A mí se me han ido pre­sen­tan­do las co­sas y yo por lo ge­ne­ral pien­so en la im­por­tan­cia de vi­vir el día. Cuan­do me veo con ellas dos yo sien­to, más allá de la ale­gría y de la sa­tis­fac­ción, la tran­qui­li­dad de sa­ber que mi le­ga­do va a que­dar vi­vo. An­tes me da­ba do­lor pen­sar que tan­to es­fuer­zo que he he­cho por es­te pro­yec­to se fue­ra a que­dar en el ai­re. Si ten­go que ir­me al­gún día, y eso que ya ni me preo­cu­pa sa­ber qué día se­rá, es­toy tran­qui­la”, afir­mó Ama­lín.

Por lo pron­to, es­tas mu­je­res del Ca­ri­be ma­ni­fies­tan que con­ti­nua­rán tra­ba­jan­do por se­guir con­tri­bu­yen­do al es­ti­lo de la mu­jer de es­ta tie­rra.

“Yo pue­do te­ner mu­chos años de

ex­pe­rien­cia, pe­ro to­dos los días apren­do al­go nue­vo. Si hay al­go de lo que es­toy se­gu­ra es que la mu­jer ca­ri­be es va­ni­do­sa, co­que­ta e in­quie­ta por na­tu­ra­le­za. Si hay una ten­den­cia que es­tá pre­do­mi­nan­do, a los dos días ya se pue­de ver es­ta mo­da por las ca­lles y en reu­nio­nes”, agre­gó Ama­lín.

De acuer­do con Judy, ese em­pe­ño en lo la­bo­ral se ve re­fle­ja­do tam­bién en su unión co­mo fa­mi­lia. Aña­de que, a pe­sar de los pro­ble­mas que pue­den sur­gir, “to­dos son maes­tros y alum­nos de to­dos”, pues na­die pue­de re­sis­tir­se al amor que los une, “el mo­tor de vi­da de to­do ser hu­mano”.

“Yo siem­pre he di­cho que Dios ha­ce mi­la­gri­tos en mi fa­mi­lia y to­dos los días me sien­to agra­de­ci­da por eso”, con­clu­yó Ama­lín. GC

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Ca­ro­li­na Cruz Mábel Car­ta­ge­na Pao­la Rey Da­nie­lla Do­na­do Na­tas­ha Klauss Ma­ría Elia Abu­chai­be Ma­rilyn Díaz y nues­tros co­la­bo­ra­do­res Is­mael Ca­la y el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.