Un re­co­rri­do por los va­lles de Fue­go y de la Muer­te

Es­tos dos par­ques na­cio­na­les de Es­ta­dos Uni­dos, ubi­ca­dos en los es­ta­dos de Ca­li­for­nia y Ne­va­da, ofre­cen a los vi­si­tan­tes una óp­ti­ca ca­si in­des­crip­ti­ble. Aquí es­tá la ex­pe­rien­cia que vi­vió una ba­rran­qui­lle­ra en am­bos des­ti­nos.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Mi­ma Guao @mi­ma­guao FO­TOS Jai­ro Are­nas

Es­ta­dos Uni­dos es un país que sor­pren­de siem­pre por su gran­de­za, par­tien­do por sus ex­ten­sos te­rri­to­rios y di­ver­sos pai­sa­jes que pro­veen mu­chas aven­tu­ras a quie­nes lo re­co­rren, y es pre­ci­sa­men­te es­ta ex­ten­sión te­rri­to- rial la que per­mi­te en­con­trar múl­ti­ples op­cio­nes a la ho­ra de via­jar, pe­ro ¿quién po­dría creer que el país de in­men­sos ras­ca­cie­los, gi­gan­tes par­ques te­má­ti­cos, exor­bi­tan­tes ca­si­nos y ho­te­les de lu­jo, ex­ce­len­tes pro­duc­cio­nes ci­ne­ma­to­grá­fi­cas y cum­bre de avan­ces tec­no­ló­gi­cos y cien­tí­fi­cos, pu­die­ra tam­bién ofre­cer lu­ga­res que son obra maes­tra de la na­tu­ra­le­za y el tiem­po? Pues sí es po­si­ble, y hoy com­par­to dos des­ti­nos per­fec­tos pa­ra es­ca­par de la co­ti­dia­ni­dad y que a sim­ple vis­ta pue­den trans­por­tar

a sus vi­si­tan­tes a otro pla­ne­ta de­sér­ti­co e in­ha­bi­ta­do.

El Va­lle de la Muer­te o Death Va­lley, es un par­que Na­cio­nal ubi­ca­do en el es­ta­do de Ca­li­for­nia, se ex­tien­de unos 13.500 km2 apró­xi­ma­da­men­te, es un es­ce­na­rio de fe­nó­me­nos at­mos­fé­ri­cos po­co usua­les, una zo­na ári­da con una va­rie­dad de pai­sa­jes y co­lo­res úni­cos que no se pue­den en­con­trar en nin­gún otro lu­gar. Es­te va­lle es una lar­ga y es­tre­cha cuen­ca ubi­ca­da a 86 me­tros por de­ba­jo del ni­vel del mar, sien­do uno de los pun­tos más ba­jos de la tie­rra, lu­gar fa­vo­ri­to de ci­neas­tas y fo­tó­gra­fos que bus­can pa­no­ra­mas ex­tra­te­rres­tres.

Por nues­tra par­te, usa­mos un día en­te­ro pa­ra con­tem­plar los di­ver­sos es­ce­na­rios y tra­tar de lle­var­nos las me­jo­res to­mas con nues­tro len­te fo­to­grá­fi­co. Pun­tos re­co­men­da­dos pa­ra re­co­rrer: Za­bris­kie Point, La cuen­ca Bad­wa­ter, el cam­po de golf del dia­blo y las du­nas de are­na de Mes­qui­te Flat.

EL VA­LLE DE FUE­GO. Es­te es otro des­tino im­per­di­bles si es­tá en Las Ve­gas Ne­va­da o al Sur de Ca­li­for­nia, un lu­gar fas­ci­nan­te por sus co­lo­res ro­ji­zos y co­bri­zos que brin­dan las pie­dras are­nis­cas “Az­te­ca”. El Par­que Es­ta­tal Va­lley of Fi­re con­tie­ne ár­bo­les pe­tri­fi­ca­dos y pe­tro­gli­fos an­ti­guos que da­tan de ha­ce más de 2.000 años. Es­te va­lle ha si­do tam­bién de­sig­na­do mo­nu­men­to na­cio­nal de EEUU, es­tá abier­to to­do el año y cuen­ta con nu­me­ro­sas zo­nas pa­ra acam­par, equi­pa­das con me­sas con som­bra, pa­rri­llas y agua; así co­mo ru­tas en la que el sen­de­ris­mo es la ac­ti­vi­dad pre­di­lec­ta. GC

El fa­mo­so De­vil's Golf Cour­se o ‘Cam­po de Golf del dia­blo’ es una ex­ten­sa zo­na de sa­li­nas y ro­cas que se for­ma­ron ha­ce mi­les de años.

Es­te pun­to del Va­lle del Fue­go se le co­no­ce co­mo ‘La ola de fue­go’. Sus du­nas de are­na pe­tri­fi­ca­da fue­ron crea­das por el vien­to y el agua. Es­te es el ‘Slot Can­yon’, un an­gos­to es­pa­cio tú­nel en­tre ro­cas con al­tu­ras de has­ta 10 me­tros. El lu­gar fa­vo­ri­to...

El mo­men­to per­fec­to pa­ra cap­tar la her­mo­sa vis­ta de las du­nas es al ama­ne­cer o al atar­de­cer, el efec­to de co­lo­res y som­bras es in­creí­ble.

Al Atar­de­cer el co­lor del pai­sa­je se acen­túa, los ma­ti­ces de tono do­ra­do son in­des­crip­ti­bles, des­de el na­ran­ja has­ta el co­lor du­razno ha­cen de ‘Za­bris­kie Point’, el lu­gar más fo­to­gra­fia­do por los vi­si­tan­tes.

Es­ta es una de las áreas más im­pre­sio­nan­tes de Ne­va­da. Es el par­que es­ta­tal más an­ti­guo y gran­de de EEUU.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.