‘Fair Play’ o jue­go lim­pio: tan ne­ce­sa­rio en el fút­bol co­mo en la vi­da

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twit­ter: @ca­la Instagram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

Ca­da cua­tro años el pla­ne­ta se pa­ra­li­za pa­ra dis­fru­tar la Co­pa Mun­dial de la FI­FA. Es­ta ci­ta des­pier­ta di­fe­ren­tes sen­ti­mien­tos: en al­gu­nos exa­cer­ba la com­pe­ti­ti­vi­dad, en otros la so­li­da­ri­dad, el com­pa­ñe­ris­mo y la cer­te­za de que, ba­jo con­di­cio­nes si­mi­la­res, son más las ca­rac­te­rís­ti­cas que nos igua­lan que las que nos se­pa­ran.

¿Has es­cu­cha­do ha­blar so­bre la fi­lo­so­fía del fair play o jue­go lim­pio? Es­to es, el com­pro­mi­so de la FI­FA de ga­ran­ti­zar igual­dad de opor­tu­ni­da­des a los con­trin­can­tes, así co­mo el res­pe­to vo­lun­ta­rio de las re­glas y del ad­ver­sa­rio.

Sin em­bar­go, el con­cep­to de jue­go lim­pio va más allá del me­ro res­pe­to o cum­pli­mien­to de las nor­mas. Sig­ni­fi­ca en­ten­der y su­pe­rar lo que yo lla­mo el «hu­ra­cán de pre­sión so­cial» del en­torno, que en oca­sio­nes nos em­pu­ja a al­can­zar la vic­to­ria a to­da cos­ta, y sin im­por­tar a quién nos lle­va­mos por de­lan­te. Es­te es un ries­go que siem­pre es­ta­rá la­ten­te en un es­pec­tácu­lo de ma­sas co­mo el fút­bol.

En la ba­ja Sa­jo­nia (Ale­ma­nia) han im­ple­men­ta­do la Co­pa Fair Play, co­mo una ma­ne­ra de in­cen­ti­var la cul­tu­ra del jue­go lim­pio en los jó­ve­nes. Es­te tor­neo fun­cio­na con un sis­te­ma de pun­ta­je, vá­li­do pa­ra los 200 equi­pos que par­ti­ci­pan en las di­fe­ren­tes ca­te­go­rías.

Los pun­tos son asig­na­dos du­ran­te las con­ver­sa­cio­nes en los vestuarios de ju­ga­do­res, en­tre­na­do­res y ár­bi­tros, con arreglo a un gru­po de nor­mas. Du­ran­te los par­ti­dos no se ana­li­zan so­la­men­te las ac­cio­nes en el te­rreno, sino que tam­bién se eva­lúa el tra­to en­tre ju­ga­do­res e in­clu­so la con­duc­ta de los es­pec­ta­do­res. Adi­cio­nal­men­te, ca­da equi­po de­be eva­luar tam­bién la im­pre­sión ge­ne­ral que tie­ne de su ad­ver­sa­rio.

Aho­ra bien, ¿qué pa­ra­le­lis­mo po­de­mos plan­tear en­tre el jue­go lim­pio en el fút­bol y nues­tra vi­da dia­ria?

Yo creo que mu­cho. Co­mo co­men­té re­cien­te­men­te a al­gu­nos alum­nos de Ca­la Spea­king Aca­demy, siem­pre ten­dre­mos la op­ción de ape­gar­nos a las re­glas, le­yes o acuer­dos so­cia­les, ase­gu­ran­do la igual­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra to­dos. O de en­ca­rar la vi­da co­mo una en­car­ne­ci­da com­pe­ten­cia, don­de lo úni­co que im­por­ta es ga­nar, sin me­dir los efec­tos de los me­dios que uti­li­ce­mos pa­ra al­can­zar nues­tro ob­je­ti­vo.

Si ade­más in­terio­ri­za­mos que es po­si­ble coope­rar en lu­gar de com­pe­tir, y nos co­mu­ni­ca­mos de for­ma no vio­len- ta pa­ra al­can­zar nues­tros ob­je­ti­vos, la fór­mu­la es­tá com­ple­ta y tendrá ma­yo­res po­si­bi­li­da­des de éxi­to.

¡Apli­ca el jue­go lim­pio en la co­pa de tu vi­da e im­pac­ta po­si­ti­va­men­te a quie­nes te ro­dean!. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.