Jo­sé Car­lo, Jo­sé Ga­briel, Va­len­ti­na La­pei­ra y Leticia Pu­ma­re­jo

Tras he­re­dar de sus abue­los pa­ter­nos el gus­to por la co­ci­na, Jo­sé ‘El Ti­gre’ La­pei­ra le in­cul­có a su nú­cleo fa­mi­liar la im­por­tan­cia de co­mu­ni­car tra­di­ción y unión en un pla­to. Ade­más, el barranquil­lero com­par­tió sus nue­vos pro­yec­tos cu­li­na­rios y la ex­pe­ri

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FOTOS Or­lan­do Amador Ro­sa­les

Con nos­tal­gia y or­gu­llo el barranquil­lero Jo­sé Ga­briel ‘ El Ti­gre’ La­pei­ra to­da­vía re­cuer­da el mo­men­to en el que apren­dió a co­ci­nar su pri­mer pla­to: una ave­na que pre­pa­ró en com­pa­ñía de su abue­lo Ri­car­do. Des­de muy pe­que­ño ase­gu­ra que sin­tió una afi­ni­dad in­des­crip­ti­ble con sus abue­los pa­ter­nos, pues afir­ma que ellos fue­ron

quie­nes lo in­tro­du­je­ron a la co­ci­na, una de sus pa­sio­nes más gran­des.

“Ellos siem­pre es­ta­ban pen­dien­tes de que no­so­tros, sus nie­tos, que­dá­ra­mos sa­tis­fe­chos y que dis­fru­tá­ra­mos de un buen pla­to de co­mi­da. Así co­men­zó mi afi­ción por la cu­li­na­ria, pen­san­do que era una ac­ti­vi­dad que rea­li­zá­ba­mos cómo mí­ni­mo tres ve­ces al día y con la que siem­pre so­ñé in­cul­car­le amor y ca­li­dez a mi fa­mi­lia”, con­tó.

Es por ello que, lue­go de es­tu­diar Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas en Es­ta­dos Uni­dos, vol­vió a Ba­rran­qui­lla pa­ra unir su afi­ción por los ne­go­cios y la co­ci­na en un so­lo pro­yec­to. Su pri­me­ra em­pre­sa fue un res­tau­ran­te en el que em­pe­zó ha­cien­do al­muer­zos, con el pen­sa­mien­to de ofre­cer “una pro­pues­ta in­no­va­do­ra, a la van­guar­dia de las ten­den­cias gas­tro­nó­mi­cas e in­clu­yen­do tec­no­lo­gía de pun­ta”.

De la in­dus­tria res­tau­ran­te­ra pa­só a la rum­ba. Des­de muy jo­ven sin­tió fas­ci­na­ción por el bai­le, por la ma­ne­ra co­mo el barranquil­lero sue­le de­rro­char su ale­gría con la mú­si­ca y por “la ener­gía im­pre­sio­nan­te” que se vi­ve cons­tan­te­men­te en una discoteca. Se aso­ció con unos ami­gos e inau­gu­ró en una ca­sa del ba­rrio Vi­lla Cam­pes­tre “una dis­co con con­cep­to tro­pi­cal, ro­dea­da de pal­me­ras y un am­bien­te ca­sual y re­la­ja­do”. Al po­co tiem­po emi­gró con es­te pro­yec­to pa­ra crear La Quin­ta, una discoteca que se con­vir­tió en el es­ce­na­rio de lan­za­mien­tos de ál­bu­mes mu­si­ca­les de ar­tis­tas de la ta­lla de La fa­mi­lia An­dré, Po­lo Mon­ta­ñez y Sil­ves­tre Dan­gond.

Lue­go de al­gu­nos años y va­rios pro­yec­tos con­quis­ta­dos, Jo­sé Ga­briel tu­vo la ne­ce­si­dad es­pi­ri­tual de res­ca­tar nue­va­men­te ese le­ga­do cu­li­na­rio in­cul­ca­do por sus abue­los pa­ter­nos. Es­ta vez se ins­pi­ró en la co­mi­da ita­lia­na y en las más de 25 sal­sas que ha­bía crea­do con su es­po­sa en ca­sa. Así fue co­mo creó, en com­pa­ñía de otros dos so­cios, el res­tau­ran­te Mia Italy.

“Em­pe­za­mos a ex­pe­ri­men­tar con in­gre­dien­tes, a ob­te­ner sal­sas ri­cas en sa­bor, muy sua­ves y con in­gre­dien­tes fres­cos. Des­de un prin­ci­pio qui­si­mos que fue­ra un res­tau­ran­te sin lu­jos, sin pre­ten­sio­nes, que fue­ra fa­mi­liar y ha­bi­tual. Nues­tra ins­pi­ra­ción es el con­cep­to de co­mi­da di­ver­ti­da, que bá­si­ca­men­te di­ce que un bo­ca­do siem­pre se­rá di­fe­ren­te al si­guien­te. En oc­tu­bre cum­pli­re­mos un año de ha­ber­lo abier­to”, afir­mó.

UN LE­GA­DO POR COM­PAR­TIR. Pe­ro ‘El Ti­gre’ no ha con­quis­ta­do so­lo sus dis­tin­tos triun­fos en la in­dus­tria. Jun­to a él per­ma­ne­cen su es­po­sa, la val­du­pa­ren­se de “co­ra­zón barranquil­lero” Leticia Pu­ma­re­jo, y sus hi­jos Jo­sé Car­lo y Va­len­ti­na.

“Des­de muy pe­que­ños les en­se­ñé el va­lor de la co­ci­na y los pu­se a prac­ti­car re­ce­tas sen­ci­llas con in­gre­dien­tes co­mo el hue­vo. Ellos siem­pre se sen­ta­ban jun­to a mí pa­ra ver aten­ta­men­te cómo co­ci­na­ba. Los La­pei­ra te­ne­mos des­cen­den­cia del Me­di­te­rrá­neo y creo que en par­te esa es la ra­zón de lle­var la gas­tro­no­mía en la san­gre. Pa­ra no­so­tros sa­lir a co­mer siem­pre se­rá un via­je a los sen­ti­dos”, com­par­tió.

Fren­te a es­to, Va­len­ti­na agre­ga que des­de que era pe­que­ña em­pe­zó a in­cur­sio­nar en la di­ná­mi­ca de tra­ba­jar en las co­ci­nas de los res­tau­ran­tes.

“Cuan­do a mi her­mano y a mí nos iba mal en el co­le­gio, co­mo cas­ti­go nues­tros pa­pás nos man­da­ban a tra­ba­jar en un res­tau­ran­te chino que te­nía­mos por aquel en­ton­ces. Mi her­mano era el bar­man y yo era me­se­ra. Lo me­jor de todo es que éra­mos muy fe­li­ces e in­clu­so tiem­po des­pués tu­ve la opor­tu­ni­dad de co­no­cer a Nancy Ca­bre­ra, quien era una de las chef de uno de nues­tros es­ta­ble­ci­mien­tos. De ella apren­dí va­rios as­pec­tos so­bre re­pos­te­ría. En el 2014, creé To­na’s Ba­kery, un em­pren­di­mien­to de ven­ta de pos­tres”, con­tó la ba­rran­qui­lle­ra.

Jo­sé Car­lo no se que­da atrás. Él li­de­ra Si­ko Po­ke, un pro­yec­to de co­mi­da orien­tal y bowls a do­mi­ci­lio con in­gre­dien­tes or­gá­ni­cos, fres­cos y sin fri­tu­ras.

Pe­ro si hay un pla­to que ca­rac­te­ri­za a es­ta fa­mi­lia de co­ci­ne­ros es la tra­di­cio­nal ‘Pae­lla de El Ti­gre La­pei­ra’. Jo­sé Ga­briel ase­gu­ra que el boom con es­te pla­to em­pe­zó lue­go de que una ve­ci­na le die­ra a su pa­pá una “bue­na re­ce­ta”. Tiem­po des­pués se apro­pió de la fór­mu­la de su pa­dre y le agre­gó sus

SO­BRE JO­SÉ GA­BRIEL... “Ad­mi­ro su de­ter­mi­na­ción y la ma­ne­ra cómo con­si­gue ca­da me­ta que se pro­po­ne”. LA CO­CI­NA... “Lle­va­mos la gas­tro­no­mía en la san­gre. Pa­ra no­so­tros sa­lir a co­mer es un via­je a los sen­ti­dos”.

pro­pios in­gre­dien­tes. In­clu­so su es­po­sa, Leticia, la apren­dió a co­ci­nar.

“Un día tu­ve la idea de em­pe­zar a co­mer­cia­li­zar­la y dar­la a co­no­cer por en­car­gos en reunio­nes y de­más. Hoy día he­mos pre­pa­ra­do pae­lla has­ta pa­ra ce­le­bra­cio­nes u oca­sio­nes de 250 pues­tos. Ha­ce­mos la pae­lla va­len­cia­na, pae­lla ne­gra con tin­tes de ca­la­mar y la pae­lla huer­ta­na, sin pro­teí­nas”, ex­pli­có Leticia.

UN HO­ME­NA­JE. Co­mo tra­di­ción, ca­da ce­le­bra­ción del Día del Pa­dre la vi­ven jun­tos co­mo fa­mi­lia. Leticia afir­ma que, en­tre los tres, le pre­pa­ran a Jo­sé Ga­briel su desa­yuno pre­fe­ri­do, lo des­pier­tan con glo­bos y con “un es­cán­da- lo” que or­ga­ni­zan con ollas, cu­cha­ras y de­más uten­si­lios de co­ci­na. En la no­che sue­len or­ga­ni­zar una ce­na pa­ra com­par­tir con va­rios fa­mi­lia­res.

De igual mo­do, en es­te día es­pe­cial, Va­len­ti­na y Jo­sé Car­lo siem­pre apro­ve­chan pa­ra ho­me­na­jear a su pa­pá, re­afir­mar su ca­ri­ño ha­cia él y re­sal­tar la ma­ne­ra co­mo siem­pre “en­cuen­tra una so­lu­ción an­te las ad­ver­si­da­des”.

“Yo ad­mi­ro su de­ter­mi­na­ción y la ma­ne­ra co­mo con­si­gue ca­da me­ta que se pro­po­ne. Se in­ge­nia ma­ne­ras pa­ra lle­var a ca­bo ca­da uno de sus pro­yec­tos. No se can­sa, un día de él tie­ne co­mo 60 ho­ras”, es­ta­ble­ció Va­len­ti­na.

A la ho­ra de de­ci­dir cuál es el pla­to que más les gus­ta de su pa­pá, no lo­gran po­ner­se de acuer­do pues se con­si­de­ran “se­gui­do­res fie­les” de to­dos sus pla­ti­llos, pe­ro des­ta­can el co­chi­ni­llo, el pep­per steak y el pu­ré rús­ti­co.

Por el mo­men­to, Jo­sé Ga­briel ase­gu­ra que es­tán tra­ba­jan­do en un pro­yec­to gas­tro­nó­mi­co que in­vo­lu­cre las for­ta­le­zas en la co­ci­na de ca­da miem­bro de su fa­mi­lia, pues su pro­pó­si­to es ver cre­cer a Ba­rran­qui­lla co­mo una ciu­dad des­ta­ca­da en la in­dus­tria de res­tau­ran­tes.

“Me con­si­de­ro un barranquil­lero 100% ju­nio­ris­ta. Me gus­ta via­jar, pe­ro no pue­do es­tar por fue­ra de mi ciu­dad por más de 15 días. Me en­can­ta ca­mi­nar por sus ca­lles y me gus­ta mu­cho la ca­li­dez de la gen­te”. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.