Gui­llo Es­ca­lan­te, un pa­pá en­tre la tec­no­lo­gía y la pre­sen­ta­ción

El ba­rran­qui­lle­ro com­par­tió de­ta­lles so­bre la re­la­ción que sos­tie­ne con su hi­ja uni­gé­ni­ta y ha­bló so­bre el pro­yec­to te­le­vi­si­vo que en la ac­tua­li­dad pre­sen­ta.

Gente Caribe - - Portada - TEX­TO Lo­rai­ne Obre­gón Do­na­do Ins­ta­gram: @soy­lo­rai­neo FO­TOS Or­lan­do Ama­dor y Jo­se­fi­na Vi­lla­rreal

EL PRESENTADOR E INGENIERO ELEC­TRÓ­NI­CO HA­BLÓ SO­BRE SUS INI­CIOS EN LOS ME­DIOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN Y LA FOR­MA CO­MO SU HI­JA MA­RIA­NA LE AYU­DA EN SU DESA­RRO­LLO PER­SO­NAL Y PRO­FE­SIO­NAL.

El len­te de uno de los fo­tó­gra­fos de EL HERALDO cap­tu­ró los ros­tros del presentador Gui­ller­mo Es­ca­lan­te y su hi­ja Ma­ria­na, de cin­co años, mien­tras las ri­sas de los dos fluían y de­mos­tra­ban que com­par­tir mo­men­tos jun­tos es uno de los pla­nes que más dis­fru­tan ha­cer.

Pre­gun­tar­le qué sig­ni­fi­ca pa­ra él su hi­ja sig­ni­fi­ca ver­lo sus­pi­rar y es­cu­char­le res­pon­der a tra­vés de una ora­ción sen­ti­da: “Ma­ria­na es la ni­ña que yo siem­pre qui­se te­ner”.

“Ver­la cre­cer, son­reír y que me acom­pa­ñe en mu­chos ins­tan­tes es lo más bo­ni­to que me ha po­di­do pa­sar (...) Hoy pue­do de­cir que tra­ba­jo pa­ra ella, con al­tas y ba­jas, pe­ro siem­pre con la

ima­gen de su ros­tro en mi ca­be­za que me re­cuer­da que es ne­ce­sa­rio echar pa­ra ade­lan­te por ella”.

Agre­ga que es su mo­tor, el equi­li­brio que ne­ce­si­ta, la píl­do­ra que cal­ma su can­san­cio y el ba­lan­ce que re­quie­re en su vi­da. Es tam­bién su part­ner en el tra­ba­jo, quien se en­car­ga de pro­bar los pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos pa­ra que él pue­da de­ter­mi­nar si son di­fí­ci­les o fá­ci­les de en­ten­der por las per­so­nas, y lue­go arries­gar­se a mos­trar­los en su pro­gra­ma de te­le­vi­sión lla­ma­do Wa­ca.

“Yo bus­co que ella in­tui­ti­va­men­te co­mien­ce a de­ter­mi­nar las fun­cio­nes de un equi­po, pues si ella es ca­paz de com­pren­der el con­cep­to, en­ton­ces ten­go cla­ro que to­do el mun­do po­drá ha­cer­lo; se tra­ta de lle­var­lo a un ni­vel de sim­pli­ci­dad”, se­ña­la el ba­rran­qui­lle­ro.

En cuan­to a su crian­za, se­ña­la que es ce­ro de li­mi­ta­cio­nes y ca­da día la im­pul­sa a par­ti­ci­par en re­tos men­ta­les y fí­si­cos, mo­ti­ván­do­la con la fra­se sí se pue­de y cer­cio­rán­do­se de que ten­ga la se­gu­ri­dad que ne­ce­si­ta pa­ra cul­mi­nar cual­quier ta­rea y no desis­tir.

Res­pec­to a la tec­no­lo­gía en el cre­ci­mien­to del ni­ño, so­bre si es bue­na o con­tra­pro­du­cen­te, Es­ca­lan­te men­cio­na que es una bue­na he­rra­mien­ta de apren­di­za­je.

“A tra­vés de es­ta pue­den en­con­trar apli­ca­cio­nes di­dác­ti­cas, en las que apren­den de di­ver­si­dad, los im­pul­sa a desa­rro­llar la par­te ar­tís­ti­ca, les en­se­ña so­ni­dos y nú­me­ros, en­tre otros. So­lo es vi­tal que em­pleen un es­pa­cio se­gu­ro di­se­ña­do por las com­pa­ñías de dis­po­si­ti­vos, en el que el pa­dre pue­de en­tre­gar­le el equi­po pa­ra que jue­guen, sin que el ni­ño ten­ga ac­ce­so a otro con­te­ni­do. Eso sí, es ne­ce­sa­rio que siem­pre es­té la su­per­vi­sión del adul­to y la de­li­mi­ta­ción de los tiem­pos en el uso”.

TRAYECTORIA. Gui­ller­mo eli­gió la In­ge­nie­ría Elec­tró­ni­ca y Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, pe­ro el des­tino se en­car­gó de di­rec­cio­nar­lo ha­cia los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. Re­ve­la que to­do ini­ció cuan­do al­ter­na­ba sus es­tu­dios con el tra­ba­jo en ba­res co­mo Dj.

“Un día cual­quie­ra me pu­se a gra­bar un pro­mo­cio­nal de un even­to que rea­li­za­ría una emi­so­ra y du­ran­te los días de rum­ba de una dis­co­te­ca de la ciu­dad, don­de to­ca­ba, lo po­nía pa­ra que lo es­cu­cha­ran. El día que lle­gó la gen­te de la emi­so­ra lo es­cu­chó y pre­gun­ta­ron quién era el de la voz, así que se me acer­ca­ron a de­cir­me lo bien que me es­cu­cha­ba”.

Des­de es­te su­ce­so, Es­ca­lan­te con­fie­sa que re­ci­bió la pro­pues­ta de ha­cer una prue­ba en la emi­so­ra, la cual gus­tó y sir­vió pa­ra que más tar­de tu­vie­ra la opor­tu­ni­dad de rea­li­zar un cas­ting en el que pre­sen­tó cua­tro can­cio­nes al ai­re. A par­tir de allí em­pe­zó a cons­truir su his­to­ria en la ra­dio.

Al cum­plir seis me­ses co­mo lo­cu­tor con­fie­sa que re­ci­bió la pro­pues­ta de pre- sen­tar un pro­gra­ma en Te­le­ca­ri­be, dan­do sus pri­me­ros pi­ni­tos en la TV.

Más tar­de sur­gió el pro­yec­to mu­si­cal ju­ve­nil lla­ma­do Con­tac­to.

“En­tré a pre­sen­tar Con­tac­to y no sa­bía na­da de te­le­vi­sión, así co­mo mu­chas co­sas que me han su­ce­di­do en la vi­da, igual no me dio mie­do y ex­pe­ri­men­té pa­ra ver qué pa­sa­ba; el re­sul­ta­do fue que lle­gó a gus­tar en to­da Co­lom­bia, y gra­cias a es­te éxi­to sur­gie­ron otras pro­pues­tas”.

Re­co­no­ce que al prin­ci­pio, jus­to cuan­do des­cu­bría el te­rreno de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción era po­co lo que sa­bía, in­clu­so, se­ña­la que re­ci­bió fuer­tes crí­ti­cas por par­te de co­mu­ni­ca­do­res so­cia­les, y do­cen­tes de es­ta área.

“Yo siem­pre di­je que no era un ejem­plo a se­guir, por­que den­tro de los cá­no­nes de lo que era ha­cer te­le­vi­sión, yo ha­cía to­do lo que era an­ti­te­le­vi­si­vo, pe­ro sim­ple­men­te era yo, sin te­ner ro­les di­fe­ren­tes a lo que soy co­mo per­so­na”.

Hoy día se sien­te afor­tu­na­do de po­der con­ju­gar sus dos pa­sio­nes en una ac­ti­vi­dad, pues tra­ba­ja en la no­ve­na tem­po­ra­da de su pro­gra­ma de te­le­vi­sión Wa­ca, un pro­duc­to que bus­ca edu­car a las per­so­nas en te­mas de tec­no­lo­gía, emi­ti­do por Te­le­ca­ri­be de lu­nes a vier­nes, a las 5:30 p.m.

“La tec­no­lo­gía avan­za muy rá­pi­do y creo que no ha­bía na­die que se en­car­ga­ra de de­can­tar tan­ta ter­mi­no­lo­gía téc­ni­ca. Así que es lo que ha­go en Wa­ca, que ini­ció en 2007”.

Su tra­ba­jo le ha per­mi­ti­do co­no­cer dis­tin­tas par­tes del mun­do, ade­más de desen­vol­ver­se co­mo di­se­ña­dor grá­fi­co, edi­tor, pro­duc­tor, di­rec­tor y guio­nis­ta. Ex­pli­ca que en re­des so­cia­les del pro­gra­ma se en­car­ga de ge­ne­rar a dia­rio in­for­ma­ción es­pe­cí­fi­ca, di­fe­ren­te a la emi­ti­da al ai­re y, ade­más, en ellas le de­di­ca mí­ni­mo una ho­ra al día a las pre­gun­tas que for­mu­lan las per­so­nas so­bre tec­no­lo­gía, un ejer­ci­cio que ter­mi­na sien­do útil pa­ra ge­ne­rar con­te­ni­do en su pro­gra­ma. GC

“Los hi­jos son quie­nes nos mo­ti­van a se­guir ade­lan­te y es por su fu­tu­ro que al fi­nal tra­ba­ja­mos tan­to”.

SON GEN­TE CA­RI­BE ... Va­le­rie Se­nior Juan Ca­mi­lo Be­ne­det­ti Ma­ría Ol­ga Ávi­la Sil­va­na Ávi­la Ro­se­lla Del Vec­chio y nues­tros co­la­bo­ra­do­res Is­mael Ca­la y el pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.