Va­le­rie Se­nior y Juan Ca­mi­lo Be­ne­det­ti

Pa­ra es­ta pa­re­ja de “pa­pás mi­llen­nials” la com­pli­ci­dad, el apo­yo mu­tuo y el “ma­du­rar jun­tos” se han con­ver­ti­do en las cla­ves de su re­la­ción.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Da­nie­la Mu­ri­llo Pi­ni­lla @Da­nie­la­mu­ri­llop FO­TOS Or­lan­do Ama­dor Ro­sa­les

Si hay al­go de lo que han apren­di­do la ad­mi­nis­tra­do­ra de em­pre­sas Va­le­rie Se­nior Pé­rez y el chef Juan Ca­mi­lo Be­ne­det­ti es “apro­ve­char, dar gra­cias y acep­tar” lo que se tie­ne en el mo­men­to.

Una no­che de fies­ta fue la “ex­cu­sa ideal” que per­mi­tió que pu­die­ran conocerse seis años atrás. Días an­tes de que Va­le­rie par­tie­ra a un in­ter­cam­bio de es­tu­dios a Es­ta­dos Uni­dos, sus ami­gas le or­ga­ni­za­ron una des­pe­di­da en Car­ta­ge­na, en la que coin­ci­die­ron con un gru­po de ba­rran­qui­lle­ros.

“To­do pa­sa por una ra­zón. Re­cuer­do que cuan­do co­no­cí a Juan Ca­mi­lo, esa no­che no de­ja­mos de bai­lar, aun­que hoy día él no se acuer­da (ri­sas). Al po­co tiem­po me fui a es­tu­diar por fue­ra del país y al ca­bo de dos años nos vol­vi­mos a en­con­trar co­mo co­sa del des­tino en Bogotá y, coin­ci­den­cial­men­te, tam­bién fue bai­lan­do”, con­tó la ba­rran­qui­lle­ra de 26 años.

Por aquel en­ton­ces, am­bos se en­con­tra­ban la­bo­ran­do en la ca­pi­tal del país y, po­co a po­co, fue­ron des­cu­brien­do que te­nían “mu­chos ami­gos en co­mún”. La quí­mi­ca en­tre am­bos em­pe­zó a fluir y le apos­ta­ron a for­ma­li­zar una re­la­ción.

“Tiem­po des­pués de­ci­dí mu­dar­me a Ba­rran­qui­lla pa­ra tra­ba­jar en un nue­vo pro­yec­to la­bo­ral y co­mo Va­le­rie se­guía en Bogotá, ella ve­nía a vi­si­tar­me en nues­tra ciu­dad na­tal to­dos los fi­nes de se­ma­na. Co­mo no­vios, du­ra­mos apro­xi­ma­da­men­te un año”, ex­pli­có Juan Ca­mi­lo.

Aun­que siem­pre se ca­rac­te­ri­za­ron por ser una pa­re­ja só­li­da, ase­gu­ran que no es­pe­ra­ban re­ci­bir tan pron­to una no­ti­cia que cam­bia­ría —pa­ra el bien de am­bos— sus pro­yec­tos de vi­da. Va­le­rie que­dó em­ba­ra­za­da de su pri­me­ra hi­ja, An­to­ne­lla, y jun­tos de­ci­die­ron asu­mir el re­to de con­ver­tir­se en “pa­pás mi­llen­nials”.

“Cuan­do me en­te­ré de mi pri­mer em­ba­ra­zo en el 2014, con­fie­so que sen­tí un po­co de mie­do, por­que por lo ge­ne­ral no es el or­den na­tu­ral de las eta­pas de la vi­da. No sa­bía có­mo iba a afron­tar la lle­ga­da de un be­bé y mu­cho me­nos có­mo con­tar­le a mis pa­pás. Pe­ro Dios sa­be có­mo ha­ce sus co­sas, mis pa­dres me apo­ya­ron en un 100% y fui en­ten­dien­do que aun­que se al­te­ren las eta­pas de la vi­da, no sig­ni­fi­ca que es­té mal”, aña­dió Va­le­rie.

Por su par­te, Juan Ca­mi­lo agre­ga que siem­pre vio la lle­ga­da de un hi­jo “co­mo al­go bueno”. Ma­ni­fies­ta sen­tir­se en desacuer­do con el es­te­reo­ti­po que in­di­ca que “si tie­nes un hi­jo sien­do jo­ven, no ten­drás di­ne­ro”.

“Siem­pre he pensado que la lle­ga­da de un hi­jo lle­ga tam­bién con me­jo­res re­tos la­bo­ra­les, vie­ne con la pros­pe­ri­dad in­clui­da. Vi­vi­mos en una so­cie­dad que te mues­tra la ‘ne­ce­si­dad’ de vi­vir un ma­nual, un su­pues­to pro­to­ti­po de vi­da que hay que te­ner y que cuan­do las co­sas no re­sul­tan co­mo se su­po­ne que de­ben re­sul­tar lle­ga la frus­tra­ción. No­so­tros de­ci­di­mos acep­tar con or­gu­llo nues­tra vi­da, te­ne­mos dos ni­ñas con per­so­na­li­da­des ma­ra­vi­llo­sas y lo más im­por­tan­te, he­mos apren­di­do a ma­du­rar jun­tos co­mo per­so­nas”, ma­ni­fes­tó Juan Ca­mi­lo.

Aun­que an­tes de la no­ti­cia del em­ba­ra­zo Juan Ca­mi­lo ya ha­bía de­ci­di­do que que­ría ca­sar­se con Va­le­rie, fue en un via­je a Car­ta­ge­na, con ella

em­ba­ra­za­da, cuan­do de­ci­dió pe­dir­le for­mal­men­te la mano.

“Re­cuer­do que lle­ga­mos a un res­tau­ran­te. Vi to­do de­co­ra­do y en se­gui­da pen­sé que me iba a pe­dir ma­tri­mo­nio. Pe­ro cam­bié de pa­re­cer cuan­do vi que ter­mi­na­mos de co­mer y no pa­sa­ba na­da. Lo sor­pren­den­te fue cuan­do lle­gó el pos­tre y jun­to a es­te vi un ani­llo con el men­sa­je de “¿Te quie­res ca­sar con­mi­go?” Fue ma­ra­vi­llo­so”, aña­dió Va­le­rie.

Fi­nal­men­te se ca­sa­ron el 17 de enero de 2015 en una ce­re­mo­nia de día a la que asis­tie­ron sus fa­mi­lia­res y ami­gos más cer­ca­nos. Al po­co tiem­po, se le sumó a la fa­mi­lia Mar­ti­na, su hi­ja de un año.

En la ac­tua­li­dad, am­bos se en­cuen­tran con­cen­tra­dos en “sa­car ade­lan­te la fa­mi­lia” y li­de­rar sus pro­pios pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les. Juan Ca­mi­lo es el chef y pro­pie­ta­rio de los res­tau­ran­tes Miu­ra Steak Hou­se y Cen­tral, y Va­le­rie es la ge­ren­te de la IPS que es pro­pie­dad de su fa­mi­lia. Ade­más se desem­pe­ña co­mo in­fluen­cia­do­ra di­gi­tal en te­mas de ma­ter­ni­dad y es­ti­lo de vi­da.

“Nun­ca bus­qué adop­tar es­te rol en re­des so­cia­les. Creo que to­do ini­ció cuan­do co­men­cé a su­bir fo­tos y vi­deos de mis ex­pe­rien­cias con mis hi­jas. Hoy pue­do de­cir que es una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra, por­que he po­di­do co­nec­tar­me con per­so­nas que han pa­sa­do por lo mis­mo que yo, em­ba­ra­zos sor­pre­sas y de­más. No lo veo co­mo un tra­ba­jo, sino co­mo un me­dio pa­ra ayu­dar a quien lo ne­ce­si­ta”, afir­mó Va­le­rie.

Así pues, am­bos con­si­de­ran que jun­tos han en­fren­ta­do gran­des cam­bios.

“Hoy ve­mos bue­nos re­sul­ta­dos fru­tos del em­pe­ño, las ga­nas y el amor”, con­clu­yó Juan Ca­mi­lo. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.