Así no, Mr. Trump

Gente Caribe - - Índice - POR Is­mael Ca­la www.is­mael­ca­la.com Twitter: @ca­la Ins­ta­gram: is­mael­ca­la Fa­ce­book: Is­mael Ca­la

La emi­gra­ción es un te­ma com­ple­jo. Fue el ca­mino que es­co­gi­mos mi­llo­nes de per­so­nas pa­ra ir­nos de nues­tros paí­ses y so­ñar con un fu­tu­ro me­jor. En es­te sen­ti­do, siem­pre hon­ro a las na­cio­nes que me aco­gie­ron con hos­pi­ta­li­dad. He­mos si­do afor­tu­na­dos, por­que otros mi­llo­nes no pue­den cam­biar de geo­gra­fía.

Na­die de­be aban­do­nar el sue­ño de trans­for­mar su des­tino, pe­ro es di­fí­cil que se abran to­das las puer­tas del mun­do. Las puer­tas, ha­blan­do en sen­ti­do li­te­ral, pe­ro tam­bién me­ta­fó­ri­ca­men­te, son ar­te­fac­tos es­tre­chos. Y así fun­cio­nan en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro tam­bién en Mé­xi­co, con la pre­sión mi­gra­to­ria que vie­ne des­de Su­da­mé­ri­ca y Cu­ba; en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na, con los hai­tia­nos; o en Panamá, con los ve­ne­zo­la­nos. To­dos los paí­ses re­gu­lan sus flu­jos mi­gra­to­rios. Yo pre­fe­ri­ría vi­vir en un mun­do sin fron­te­ras, pe­ro me te­mo que es so­lo una uto­pía.

Di­cho es­to, y en­ten­dien­do que la emi­gra­ción des­or­de­na­da siem­pre es fuen­te de con­flic­to, no po­de­mos per­ma­ne­cer in­di­fe­ren­tes an­te el dra­ma que han vi­vi­do mi­les de ni­ños y sus fa­mi­lias en la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y Es­ta­dos Uni­dos.

No po­cos ex­per­tos con­si­de­ran que el pre­si­den­te Trump ha in­ten­ta­do uti­li­zar a los me­no­res pa­ra for­zar la apro­ba­ción de una re­for­ma mi­gra­to­ria a su me­di­da que tam­bién re­duz­ca la emi­gra­ción le­gal. Re­sul­ta­ría in­to­le­ra­ble usar a ni­ños con es­tos fi­nes.

En es­te con­tex­to, tam­bién se­ría desea­ble que las fa­mi­lias se abs­ten­gan de lle­var a sus hi­jos en esas pe­li­gro­sas tra­ve­sías. En el pa­sa­do, mi­les de cu­ba­nos hi­cie­ron lo mis­mo pa­ra huir de la is­la y so­me­tie­ron a sus ni­ños a ver­da­de­ras odi­seas ma­rí­ti­mas, co­mo la que pro­ta­go­ni­zó el bal­se­ri­to Elián Gon­zá­lez.

En cuan­to al dra­ma de las fa­mi­lias se­pa­ra­das, Es­ta­dos Uni­dos de­be­ría bus­car al­ter­na­ti­vas mu­cho más hu­ma­nis­tas, por­que los pri­me­ros sie­te años son tras­cen­den­ta­les en la for­ma­ción de un ni­ño. A esas eda­des, los trau­mas de­jan mar­ca­da la personalidad pa­ra siem­pre. Una se­pa­ra­ción pro­du­ce mie­do, de­sola­ción, an­gus­tia, y es­to les crea un ta­tua­je men­tal de de­s­es­pe­ran­za.

Al de­cir de Al­dous Hux­ley, el mie­do ahu­yen­ta al amor, a la in­te­li­gen­cia y la bon­dad, «y só­lo que­da la de­ses­pe­ra­ción mu­da; y al fi­nal, el mie­do lle­ga a ex­pul­sar del hom­bre la hu­ma­ni­dad mis­ma».

Afor­tu­na­da­men­te, se han al­za­do mu­chas vo­ces que ha­cen la di­fe­ren­cia. Es­ta­dos Uni­dos es una de­mo­cra­cia en la que la opi­nión pú­bli­ca cuen­ta. Y la so­cie­dad hu­ma­nis­ta ha di­cho bien al­to: ¡Así no, Mr. Trump! GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.