Te­ner bue­nas re­la­cio­nes

Gente Caribe - - Índice - POR Pa­dre Al­ber­to Li­ne­ro @Pli­ne­ro www.el­ma­nes­ta­vi­vo.com www.yoes­toy­con­ti­go.com

Los ami­gos, com­pa­ñe­ros y fa­mi­lia­res son una ben­di­ción. En ellos Dios nos ma­ni­fies­ta to­do el amor que nos tie­ne y nos en­se­ña mu­cho pa­ra se­guir ade­lan­te. Te­ne­mos que lu­char por te­ner bue­nas re­la­cio­nes. Si lo­gra­mos re­la­cio­nar­nos bien con ellos se­re­mos más fe­li­ces ca­da día. Aho­ra, pa­ra te­ner bue­nas re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les con aque­llos con los que com­par­ti­mos la vi­da es ne­ce­sa­rio te­ner pre­sen­te por lo me­nos cua­tro ac­ti­tu­des:

Es ne­ce­sa­rio co­no­cer y acep­tar a las per­so­nas tal cual son. Los se­res hu­ma­nos so­mos úni­cos e irre­pe­ti­bles y por lo mis­mo no po­de­mos es­pe­rar que to­dos se com­por­ten de la mis­ma ma­ne­ra. Tie­nes que de­jar que ca­da uno se ma­ni­fies­te tal cual es, no tra­tes de com­pa­rar­los ni de ha­cer que se com­por­ten co­mo otros. No los presiones a to­mar pos­tu­ras que no sien­ten y que nos los iden­ti­fi­ca. De­jar fluir a los de­más en su au­ten­ti­ci­dad, es ne­ce­sa­rio pa­ra que ellos tam­bién pue­dan ser fe­li­ces. Tú sé ca­paz de com­pren­der a ca­da uno en su sin­gu­la­ri­dad.

Tra­ba­ja en co­mu­ni­car­te bien con ellos. No hay bue­nas re­la­cio­nes sin bue­na co­mu­ni­ca­ción. Pa­ra ello es muy im­por­tan­te es­tar abier­to a com­pren­der lo que el otro di­ce ver­bal y ges­tual­men­te, hay que sa­ber es­cu­char. Pe­ro cla­ro hay que ser muy aser­ti­vos al co­mu­ni­car­nos con los de­más. Hay que sa­ber de­cir bien las co­sas, sin mie­dos, sin ofen­sas y con to­tal ca­ri­ño. Evi­ta mal­tra­tar a esas per­so­nas que es­tán cer­ca de ti, na­die quie­re ser gri­ta­do, des­pre­cia­do o re­cha­za­do. Mu­chas ve­ces al ha­blar ge­ne­ra­mos he­ri­das en los de­más que ha­cen que las re­la­cio­nes no flu­yan.

Sé solidario y ser­vi­cial. To­dos es­pe­ra­mos que nos ayu­den. Es im­por­tan­te que no es­pe­re­mos a que los otros nos pi­dan ayu­da, sino que to­me­mos la ini­cia­ti­va y co­la­bo­re­mos ge­ne­ro­sa­men­te. To­dos va­lo­ra­mos esas re­la­cio­nes que nos apor­tan y nos ha­cen cre­cer, las re­cor­da­mos y las que­re­mos man­te­ner. No po­de­mos ser “san­gui­jue­las” que le chu­pan la san­gre a los de­más, sino que te­ne­mos que ser se­res ca­pa­ces de ayu­dar y de co­la­bo­rar a los otros. To­dos ne­ce­si­ta­mos una mano que se nos ofrez­ca y nos ayu­de a cre­cer. 4. Creo que la di­men­sión es­pi­ri­tual no de­be fal­tar en las bue­nas re­la­cio­nes. En­ten­der a los otros co­mo don de Dios y sa­ber que en ellos Dios nos lle­na de sus ben­di­cio­nes es muy im­por­tan­te. Al­gu­nos vi­ven ex­pe­rien­cias re­li­gio­sas tan rí­gi­das que los ter­mi­nan apar­tan­do de las per­so­nas que aman. No se pue­de ha­cer de la re­li­gión un mo­ti­vo pa­ra dis­cri­mi­nar y se­ña­lar a los otros, sino una fuen­te de ins­pi­ra­ción pa­ra cons­truir co­mu­ni­dad des­de la in­clu­sión y el re­sul­ta­do. Amar a Dios siem­pre de­be ma­ni­fes­tar­se en amar a to­dos los her­ma­nos re­co­no­cien­do que son cria­tu­ras de Él.

Las re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les no son exi­to­sas por iner­cia ni por ma­gia sino por las bue­nas de­ci­sio­nes que se con­cre­tan en bue­nas ac­cio­nes. Es tu ta­rea ha­cer que las re­la­cio­ne flu­yan de la me­jor ma­ne­ra. No es­pe­res que to­do mar­che bien sino ha­ces el es­fuer­zo de cam­biar de ac­ti­tu­des y com­por­tar­te de la me­jor ma­ne­ra. Es­toy se­gu­ro que las per­so­nas que es­tán a tu la­do me­re­cen tu me­jor ver­sión, y que pue­des dár­se­las. Esa es la ta­rea de to­dos los días. GC

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.