Sil­va­na Ávi­la, Ma­ría Ol­ga Ávi­la y Ro­se­lla Del Vec­chio

Más que fa­mi­lia, es­tas tres mu­je­res son com­pa­ñe­ras de un sue­ño que em­pe­zó ha­ce tres años y hoy se ha con­so­li­da­do co­mo un re­fe­ren­te de la mo­da in­fan­til.

Gente Caribe - - Índice - TEX­TO Carolina Vargas Hor­ma­za @Ca­ro­li­na­var­gash FO­TOS Cé­sar Bo­lí­var

Es­tas tres ba­rran­qui­lle­ras nun­ca pen­sa­ron que el he­cho de con­ver­tir­se en ma­más las iba a unir en un mun­do fue­ra del fa­mi­liar. Ma­ría Ol­ga y Sil­va­na Ávi­la Del Vec­chio son pri­mas her­ma­nas de Ro­se­lla Del Vec­chio Sán­chez, jun­tas crea­ron una mar­ca “100% de la ca­pi­tal del Atlán­ti­co” e ins­pi­ra­da com­ple­ta­men­te en los más pe­que­ños.

La ta­rea de ini­ciar un ne­go­cio que cum­pla con to­das las ex­pec­ta­ti­vas no es fá­cil, pe­ro la pa­sión y las ga­nas por ha­cer reali­dad un pro­yec­to lle­vó a Ma­ría Ol­ga a en­trar en un uni­ver­so lleno de crea­ti­vi­dad, tex­tu­ras y co­lo­res,

al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te a la ca­rre­ra que ini­cial­men­te es­tu­dió, Ne­go­cios In­ter­na­cio­na­les.

“Siem­pre he te­ni­do la pa­sión de la mo­da en mis ve­nas. Me en­can­ta to­do lo que tie­ne que ver con diseño. Con mi uni­ver­si­dad tu­ve la opor­tu­ni­dad de ir a Ma­drid a ha­cer un in­ter­cam­bio y allá ave­ri­güé e hi­ce to­do lo hu­ma­na­men­te po­si­ble pa­ra ha­cer un cur­so de Diseño de Mo­das. Así fue co­mo lle­gué a Ita­lia y allá es­tu­dié en el Is­ti­tu­to di Mo­da Bur­go, en Mi­lán y con mi her­ma­na, Sil­va­na Ávi­la, crea­mos el pri­mer ate­lier de mo­da fe­me­ni­na que se lla­mó Mao”, re­cor­dó Ma­ría Ol­ga Ávi­la.

Es­te ate­lier se creó en el 2008 co­mo un pro­yec­to de mo­da ins­pi­ra­do en la mu­jer. Sin em­bar­go, en el 2010, Sil­va­na con­trae ma­tri­mo­nio y se va a vi­vir a Ve­ne­zue­la, mo­ti­vo que lle­vó a Ma­ría Ol­ga a ce­rrar­lo com­ple­ta­men­te.

“Siem­pre he tra­ba­ja­do es­tos pro­yec­tos en con­jun­to con mi pro­fe­sión, pues tam­bién me apa­sio­na mu­cho mi ca­rre­ra. En ese mo­men­to me que­dó muy di­fí­cil sa­car ade­lan­te el ne­go­cio so­la y tra­ba­jar al mis­mo tiem­po”, afir­mó Ma­ría Ol­ga.

A pe­sar de es­to, su sue­ño no mu­rió allí. En mar­zo del 2015 lle­gó a la vi­da de es­ta ba­rran­qui­lle­ra su pri­mer be­bé y jun­to a él una nue­va vi­da lle­na de re­tos y opor­tu­ni­da­des. Sin pen­sar­lo, Mar­tín, co­mo se lla­ma es­te pe­que­ño que hoy tie­ne tres años, se con­vir­tió en la ins­pi­ra­ción de re­to­mar aquel sue­ño que en el 2010 ha­bía de­ja­do a un la­do. Así lo con­tó Ma­ría Ol­ga.

“La pri­me­ra pin­ta de mi hi­jo fue he­cha y di­se­ña­da por mí y me em­pe­za­ron a pi­ro­pear eso una vez, dos ve­ces y así has­ta que di­je —ten­go que re­to­mar con­tac­tos de nues­tras ope­ra­rias y res­ca­tar las má­qui­nas de co­ser que te­ne­mos em­pol­va­das—. Ha­blé con mi pri­ma Ro­se­lla pa­ra que me apo­ya­ra”.

Pa­ra ese en­ton­ces, Sil­va­na aún vi­vía en Ve­ne­zue­la y des­de allá en­via­ba “su gra­ni­to de are­na” pa­ra cons­truir a Dol­ce Bim­bi, una tien­da de ro­pa in­fan­til que arran­có ven­dien­do 30 pren­das al mes úni­ca­men­te por re­des so­cia­les. Hoy en día lle­gan a las 350 pren­das ven­di­das al mes y cuen­tan con pre­sen­cia en tres pun­tos a ni­vel na­cio­nal (Bogotá, San­ta Mar­ta y Fun­da­ción), a tra­vés de tien­das mul­ti­mar­cas.

“Nun­ca me he des­pren­di­do del mun­do de la mo­da, cuan­do via­jé a Ve­ne­zue­la tam­bién mon­té allá mi pro­pio ate­lier y en el mo­men­to que arran­có Dol­ce Bim­bi, yo les ayu­da­ba des­de allá. Pe­ro fue por muy cor­to tiem­po por­que a los seis me­ses re­gre­sé y de­ci­di­mos se­guir el ne­go­cio las tres jun­tas”, re­me­mo­ró Sil­va­na.

Des­de ese en­ton­ces, exac­ta­men­te en agos­to del 2015, no han parado de crear e in­no­var en la mo­da in­fan­til. Po­co a po­co ca­da una de sus ex­pe­rien­cias co­mo ma­más, las han lle­va­do a agre­gar­le ese va­lor ma­ter­nal a ca­da una de las pren­das.

Co­mo es el ca­so de Ro­se­lla, quien men­cio­nó que es­ta­ba em­ba­ra­za­da cuan­do su pri­ma Ma­ría Ol­ga le pro­pu­so ini­ciar es­ta aven­tu­ra. “En ese mo­men­to to­dos pen­sá­ba­mos que ten­dría un ni­ño. Así que ini­cial­men­te Dol­ce Bim­bi es­tu­vo en­fo­ca­do en ro­pa pa­ra be­bés ni­ños, pe­ro en una úl­ti­ma eco­gra­fía salió que no ten­dría ni­ño sino ni­ña, así que em­pe­za­mos a tra­ba­jar tam­bién pa­ra ellas”.

El 13 de ma­yo de 2017 pa­sa­ron de ven­der úni­ca­men­te por re­des so­cia­les a ma­ne­jar un al­ma­cén don­de los vi­si­tan­tes pue­den te­ner un con­tac­to mu­cho más es­pe­cial con ca­da una de las pren­das. GC

SO­BRE SU NE­GO­CIO... “Bus­ca­mos re­pre­sen­tar la dulzura de un be­bé, pe­ro tam­bién la aven­tu­ra de ser ma­má”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Colombia

© PressReader. All rights reserved.